1 in 3 young adults are vulnerable to severe coronavirus infections, a new study suggests. Smoking could be to blame.
Pablo Cuadra/Getty Images
  • Uno de cada 3 jóvenes adultos tiene al menos un factor de riesgo que podría resultar en graves afecciones de COVID-19, según un nuevo estudio.
  • Los investigadores han concluido que el tabaquismo es el factor de riesgo predominante para los adolescentes y los veinteañeros.
  • No obstante, otros factores como las enfermedades subyacentes o las diferencias genéticas también podrían poner a los jóvenes en riesgo de una infección grave.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es común asociar a los jóvenes a la población menos vulnerable a infecciones graves por coronavirus.

Los adultos de 18 a 49 años representan cerca del 25% de los pacientes hospitalizados por COVID-19 en marzo, mientras que los mayores de 65 años cerca del 43%, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Así, los adultos de 18 a 44 años conforman sólo el 2% de las muertes de febrero a mayo, mientras que las personas de 65 años y más representan casi el 80%.

Pero algunos factores pueden poner a cualquiera en riesgo de una enfermedad grave, sin importar la edad. Un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de California, San Francisco, EEUU, ha determinado que uno de cada 3 adultos jóvenes de 18 a 25 años es vulnerable a casos graves de COVID-19.

Leer más: Este gráfico muestra las posibilidades de contagio del coronavirus al realizar 15 actividades cotidianas, clasificadas de menos a más riesgo

Hasta ahora, se consideraba que los pacientes eran vulnerables si tenían al menos un factor de riesgo, incluyendo el hábito de fumar o una enfermedad crónica como problemas cardíacos, diabetes, asma, obesidad, trastornos autoinmunes o problemas hepáticos.

Sin embargo, en el presente estudio, los investigadores descubrieron que el tabaquismo era, de lejos, el factor de riesgo más frecuente en los adolescentes y jóvenes de 20 años. De los —aproximadamente— 8.400 jóvenes adultos del estudio, alrededor del 25% declaró haber fumado tabaco, cigarrillos electrónicos o cigarros en los últimos 30 días.

Por el contrario, sólo alrededor del 16% reportó tener una enfermedad crónica. El asma fue con diferencia la más común: alrededor del 9% de los adultos jóvenes reportaron ser asmáticos. Eso se compara con el 12% que dice haber fumado tabaco en los últimos 30 días y el 7% que dice haber usado cigarrillos electrónicos.

"El riesgo de ser vulnerable se reduce a la mitad cuando los fumadores, incluidos los consumidores de cigarrillos electrónicos, son excluidos de la muestra", escriben los expertos. Estos hallaron que apenas uno de cada 6 jóvenes adultos que no fumaban era vulnerable a una afección grave de COVID-19.

Leer más: Los estudios sobre los anticuerpos del coronavirus empiezan a coincidir en que pueden durar solo unos meses

De hecho, los resultados se han hecho públicos pocos días después de que la Organización Mundial de la Salud advirtiera sobre la relación entre el tabaquismo y los casos graves de coronavirus.

"Fumar mata a 8 millones de personas al año, pero si los consumidores necesitan más motivación para dejar el hábito, la pandemia ofrece el incentivo ideal", ha señalado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa este viernes. "Las pruebas revelan que los fumadores son más vulnerables que los no fumadores a desarrollar un caso grave de COVID-19".

Los hábitos de fumar difieren entre hombres y mujeres

Cindy Ord/Getty Images

El estudio de la UCSF ha evidenciado que el riesgo de infecciones graves de coronavirus por fumar o por el uso de cigarrillos electrónicos era más alto entre los hombres jóvenes y blancos de bajos ingresos, que no tenían seguro médico por lo menos durante una parte del año —teniendo en cuenta que están en Estados Unidos—. 

La investigación ha demostrado que los blancos son más propensos a ser fumadores diarios en comparación con otros grupos raciales, aunque los hombres negros se enfrentan a otros factores de riesgo de coronavirus que no se incluyeron en el estudio.

Por ejemplo, los negros e hispanos son más propensos a tener trabajos en la industria de servicios que aumentan su riesgo de exposición al coronavirus.

Leer más: En qué punto están los 17 tratamientos principales contra el coronavirus que se están probando en humanos

Asimismo, los resultados también pueden estar sesgados por el hecho de que el estudio examinó a muchos más adultos blancos (55%) que adultos hispanos (22%) o negros (13%). 

Además, alrededor del 16% de los adultos jóvenes que reportaron fumar en el estudio eran hombres. Sólo el 9% eran mujeres jóvenes. 

Pero las mujeres en el estudio tenían mayores tasas de asma y condiciones autoinmunes como lupus o artritis reumatoide. En general, eso compensa el hecho de que menos mujeres fuman: el 30% de las jóvenes del estudio eran vulnerables a infecciones graves por COVID-19 en comparación con el 33% de los hombres jóvenes.

Los factores genéticos también podrían aumentar el riesgo de infección grave

David Ryder/Reuters

Dado que el coronavirus ataca primero al sistema respiratorio, los pacientes que ya sufren de daños pulmonares o inflamación relacionados con el tabaco podrían desarrollar problemas respiratorios más graves como resultado de la infección con COVID-19.

Y otros estudios estiman que los fumadores tienen mayores niveles de receptores ACE-2, los receptores celulares que el coronavirus utiliza para adherirse a las células humanas, en sus vías respiratorias. Por ende, las personas con más receptores ACE2 parecen tener un mayor riesgo de infección severa por COVID-19.

Pero incluso los pacientes jóvenes sin hábito de fumar o condiciones de salud subyacentes podrían estar en riesgo de un caso grave de COVID-19.

Las personas de 18 a 29 años de edad representan más del cuádruple de las hospitalizaciones por coronavirus que hace unos meses: alrededor de 38 hospitalizaciones por cada 100.000 personas al 4 de julio, en comparación con 9 hospitalizaciones por cada 100.000 personas el 18 de abril en Estados Unidos. De hecho, en España, el 70% de los nuevos casos son menores de 40 años. 

Leer más: 5 preguntas y riesgos que debes conocer sobre la propagación por el aire del nuevo coronavirus

Algunos pacientes jóvenes y sanos también han informado de que se han sentido enfermos durante varios meses, con síntomas duraderos como dolor en el pecho y dificultad para respirar. Esto podría ser el resultado de diferencias genéticas que dan lugar a una mayor expresión de los receptores ACE2 o que desencadenan una respuesta inmunológica más agresiva.

Pero a diferencia de muchos factores de riesgo o genéticos, fumar es algo que se puede prevenir.

"Los esfuerzos para reducir el tabaquismo y el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes adultos probablemente reducirían su vulnerabilidad a enfermedades graves", apuntan los investigadores de la UCSF. Sus hallazgos subrayan "la importancia de la prevención y mitigación del tabaquismo".

LEER TAMBIÉN: Roger Solé, el español que lidera la estrategia de marketing de WeWork, cree que "los costes de la anterior gestión eran insostenibles" y defiende que la compañía "no es un caso perdido"

LEER TAMBIÉN: La inversión en startups se concentrará en pocos sectores por el impacto del coronavirus y, aunque se espera un "septiembre caliente", la normalidad no volverá hasta 2021

LEER TAMBIÉN: Así cambian las compras tras el coronavirus: prima el precio, la seguridad y una experiencia online sencilla

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus