El COVID-19 puede generar una pérdida a largo plazo de tejido cerebral que podría estar relacionada con la falta del gusto y el olfato a causa del virus, según un estudio

Cerebro.
gorodenkoff

Getty Images

  • Un nuevo análisis de Reino Unido examinó el efecto potencial de una infección por coronavirus en el sistema nervioso.
  • "El estudio sugiere que podría haber una pérdida a largo plazo de tejido cerebral a causa del CCOVID-19, y eso tendría algunas consecuencias a largo plazo", afirmó en CNBC el doctor Scott Gottlieb, miembro de la junta directiva de Pfizer.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando ya se empieza a ver la luz sobre el posible final de la pandemia, aún se siguen conociendo nuevos datos sobre cómo la enfermedad que ha causado más de 177,1 millones contagios y  más de 3,8 millones de fallecidos en todo el mundo afecta al organismo.

Un nuevo estudio elaborado en Reino Unido ha evidenciado una pérdida cerebral asociada con la infección de COVID-19.

El análisis evaluó los efectos potenciales del COVID19 en el sistema nervioso basándose en escáneres cerebrales y encontrando un "impacto significativo" en ciertas partes del cerebro.

Los investigadores se basaron en el biobanco de datos de Reino Unidos (que cuenta con escáneres cerebrales de hasta 40.000 personas previos a la pandemia) para volver a fotografiar a parte de estos pacientes en 2021 y comparar resultados.

De esta forma estudiaron los efectos de la enfermedad en el cerebro utilizando datos multimodales de 782 participantes. En total  394 de ellos dieron positivo en la prueba de infección por SARSCoV-2 entre ambas exploraciones. 

Seguidamente utilizaron escáneres cerebrales para comprobar el antes y el después de la enfermedad con el objetivo de comparar cambios cerebrales longitudinales entre estos 394 pacientes COVID19 y 388 pacientes del grupo de control, agrupados por edad, sexo, etnia e intervalo entre pruebas.

"Identificamos efectos significativos de COVID-19 en el cerebro con una pérdida de materia gris en la circunvolución parahipocampal izquierda, la corteza orbitofrontal lateral izquierda y la ínsula izquierda", escriben los autores del estudio.

"Al observar toda la superficie cortical, estos resultados se extendieron a la corteza cingulada anterior, la circunvolución supramarginal y el polo temporal", añaden.

Lo cual, según los científicos parece explicar la anosmia, uno de los síntomas frecuetes de la infección.

"Por lo tanto, nuestros hallazgos se relacionan consistentemente con la pérdida de materia gris en áreas corticales límbicas directamente relacionadas con el primario sistema olfativo y gustativo", añaden. 

Esta pérdida de tejido cerebral podría tener causas a largo plazo

"La disminución en la cantidad de tejido cortical ocurrió en regiones del cerebro que están cerca de los lugares responsables del olfato. Lo que sugiere es que el olor, la pérdida del olfato, es solo un efecto de un proceso más primario que está en marcha, y ese proceso en realidad está reduciendo el tejido cortical", comentó este jueves en CNBC el exdirector de la Federación de Medicamentos y Alimentos de EEUU (FDA) y actual miembro de la junta directiva de Pfizer a cerca de la investigación británica.

"En resumen, el estudio sugiere que podría haber una pérdida a largo plazo de tejido cerebral por COVID-19, y eso tendría algunas consecuencias a largo plazo", ha señalado.

"Podrías compensar esto con el tiempo, por lo que los síntomas pueden desaparecer, pero nunca recuperarás el tejido si, de hecho, está siendo destruido como resultado del virus".

Otros artículos interesantes:

La situación de las variantes en España: qué se espera obtener de la inmunidad de rebaño en verano y de la cepa Delta

7 datos que ya se conocen de las vacunas de refuerzo que se suministrarían en 2022

La otra pandemia: la saturación del sistema sanitario español ha retrasado diagnósticos, operaciones y tratamientos de enfermedades graves, y los médicos alertan de las consecuencias a futuro

Te recomendamos

Y además