Pasar al contenido principal

No hay evidencias de que el coronavirus pueda propagarse a través de la comida, según los expertos

Mercado de carne de Pekín,China.
Mercado de carne de Pekín,China. REUTERS/Tingshu Wang

  • No hay evidencias de la transmisión del SARS-CoV-2 por contacto o ingestión de alimentos contaminados, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. 
  • Las sospechas iniciales se han incrementado tras detectarse el nuevo coronavirus en tablas de cortar salmón y sellado en bolsas de alimentos congelados. 
  • De hecho, según las investigaciones de los orígenes del nuevo brote, la cepa que han encontrado en Pekín es anterior a la que se propaga por Europa actualmente. 
  • Pero algunos creen que su capacidad de supervivencia no es suficiente para viajar e infectar después de tanto tiempo, mientras insisten en la investigación sobre la propagación zoonótica. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El rebrote identificado en Pekín, China, ha incrementado las sospechas sobre la transmisión del SARS-CoV-2 a través de alimentos

El virus ha sido identificado, además de los casos reportados del mercado de alimentos de Xinfadi, en tablas de cortar y sellado en alimentos congelados

De hecho, la cepa del coronavirus que encontraron en dichas bolsas era anterior a la que circula por Europa actualmente. Parte de la investigación que intenta dar con los orígenes del rebrote apunta a que esta no ha mutado en el transporte —sin descartar que una persona infectada pueda haber exhalado partículas con SARS-CoV-2 y haberlo propagado dentro del mercado, que es la principal vía de contagio—. 

Aun así, los expertos insisten en que no hay evidencias de la transmisión de COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, a través de la ingesta de alimentos. 

Leer más: Las 14 grandes empresas que prevén despedir a más de 100.000 trabajadores en Europa a causa del coronavirus

"Actualmente no hay evidencia para apoyar la transmisión de COVID-19 asociada con alimentos", explicitan los CDC de Estados Unidos, añadiendo que, ante otras posibles vías de contagio, antes de preparar o comer alimentos es importante lavarse las manos con agua y jabón durante, al menos, 20 segundos. Según detallan, se debe a su poca capacidad de supervivencia en superficies, por lo que el riesgo de propagación de productos alimenticios o envases es muy bajo

Este miércoles, las instituciones relacionadas estadounidenses volvieron a recalcar este hecho dado que importan enormes volúmenes de alimentos al país. "El sistema de seguridad alimentaria de EEUU, supervisado por nuestras agencias, es el líder mundial en garantizar la seguridad de nuestros productos alimenticios, incluido el producto para exportación", ha sostenido Sonny Perdue, secretario de Agricultura de Estados Unidos, según South China Morning Post.

Asimismo, Benjamin Cowling, profesor de epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, ha subrayado al mismo medio que era muy poco probable que pudiera viajar en carne u otros productos alimenticios y causar una infección después de tanto tiempo.

"No creo que la vigilancia de los productos alimenticios o el empaque de los alimentos pueda prevenir la transmisión de COVID-19", sostiene.

Los expertos en epidemiología insisten en la investigación sobre la infección y propagación de los animales

A pesar de los datos existentes, China ha decretado el cierre de los mercados mayoristas de Pekín, Xinfadi y Jingshen, de carne y marisco respectivamente. Y, para entonces, la venta de salmón —producto que importa alrededor de 80.000 toneladas cada año de Chile, Noruega, las Islas Feroe, Australia y Canadá—.

Según SCMP, también suspendió las importaciones de carne de cerdo de Alemania y un procesador de pollo en Estados Unidos, mientras, Brasil y Reino Unido suspenden las exportaciones voluntariamente. 

"Lo que hay que tener en cuenta es el ganado antes de que se coseche, ¿hay alguna evidencia del virus en el ganado?", ha señalado al medio otros de los expertos, el epidemiólogo y profesor de la Univeraidad de Duke, Gregory Gray. 

Leer más: 5 formas de transmisión del coronavirus: desde las gotas respiratorias hasta el semen, según el riesgo de contagio

"Todas estas enfermedades infecciosas emergentes deberían despertar a todos ante la necesidad de tener una visión de 30.000 pies [unos 9.100 metros]: tienes un nuevo virus, piensas en el medio ambiente, a dónde puede llegar, cuáles son todos los posibles anfitriones que puede ayudar a la propagación del virus... Es un error: ¿a dónde va, qué hace, cómo se propaga y cómo podemos detenerlo?", insiste Tracey McNamara, profesora de patología en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Ciencias de la Salud de California. 

De hecho, tal y como alertan la Organización Mundial de la Salud y la Organización de Naciones Unidas, las pandemias son el resultado de la destrucción de la naturaleza y entre el 60% y el 70% de las enfermedades que han tenido lugar en los últimos 30 años tenían un origen zoonótico.

Lo que, de ser relevante en la investigación sobre la propagación del coronavirus, coincidiría con las experiencias de pandemias y epidemias anteriores o explicaría cómo pudo pasar de murciélagos a humanos.

Y además