Pasar al contenido principal

Varios estudios demuestran que las personas con sangre de tipo O son algo menos propensas a contraer el coronavirus

Bolsas que contienen sangre B positiva.
Bolsas que contienen sangre B positiva. Reuters/Chor Sokunthea

  • Investigaciones preliminares han revelado un posible vínculo entre el tipo de sangre de los individuos y su riesgo de contraer el coronavirus.
  • Varios de estos estudios han evidenciado que las personas con sangre del tipo O tienen un menor riesgo de contagiarse con el SARS-CoV-2, o bien, menos probabilidades de desarrollar una infección grave en caso de contraerlo.
  • Pero este vínculo es débil y no debería utilizarse para juzgar el riesgo de un paciente: "Nadie debe pensar que está protegido", señala un experto.
  • Hasta el momento, las investigaciones están divididas en función de los tipos de sangre que se asocian con un mayor o menor riesgo de infección por coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Varios estudios preliminares han descubierto que las personas con el tipo de sangre O pueden tener una ligera ventaja durante la pandemia de COVID-19.

De hecho, este mismo fin de semana, una nueva investigación ha evidenciado que los pacientes con el tipo O tenían menos probabilidades de dar positivo en la prueba de COVID-19 que los pacientes con sangre de tipo A, B o AB. 

En abril, otro de estos estudios encontró una tendencia similar: el análisis, que no ha sido revisado por pares, trató 1.559 pacientes con coronavirus en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, y halló que la proporción de pacientes con sangre de tipo O era menor. 

Leer más: Podría existir un vínculo entre los grupos sanguíneos y el riesgo de sufrir una infección grave por coronavirus, según ha revelado un nuevo estudio

Otras investigaciones han reportado una relación entre el tipo de sangre de los pacientes y la gravedad de sus infecciones, pero ninguno de estos 2 lo hicieron. En general, aún no se sabe si el tipo de sangre afecta al riesgo de contraer el coronavirus de forma significativa.

"Nadie debe pensar que está protegido", ha recalcado Nicholas Tatonetti, el autor principal del estudio de abril, a The New York Times

El tipo de sangre O se asocia "con menos riesgo de dar positivo"

El estudio más reciente sobre los diferentes tipos de sangre incluye en su muestra a casi 1.300 pacientes con coronavirus admitidos en 5 hospitales de Massachusetts, EEUU, en marzo y abril.

Los resultados muestran que el tipo de sangre O "se asocia con un menor riesgo de dar positivo", señalan los investigadores, mientras que los tipos B y AB tienen más probabilidades. Y la sangre tipo A no tenía relación con la posibilidad de un diagnóstico positivo para el paciente. 

Un empleado del hospital con equipo de protección muestra un bastoncillo de algodón de una muestra de prueba de coronavirus.
Un empleado del hospital con equipo de protección muestra un bastoncillo de algodón de una muestra de prueba de coronavirus. Miguel Medina/AFP vía Getty

La investigación coincide con los hallazgos anteriores.

En marzo, un estudio de 2.173 pacientes de coronavirus en 3 hospitales de Wuhan y Shenzhen (China) también descubrió que las personas con el tipo de sangre O tenían un menor riesgo de infección.

Y otro de los publicados el mes pasado en la revista New England Journal of Medicine reveló un vínculo aún más significativo: los pacientes en Italia y España con el tipo de sangre O tenían un 50% menos de riesgo de infección severa (casos que requieren ventilación u oxígeno suplementario) en comparación con los pacientes con otros tipos de sangre.

Más específicamente, los autores determinaron que una parte del genoma de los participantes que ayuda a codificar el tipo de sangre estaba vinculada a las posibilidades de que el paciente desarrollara síntomas graves.

Las investigaciones están divididas en cuanto a si algún tipo de sangre está asociado con un mayor riesgo

Viales con muestras de sangre.
Viales con muestras de sangre. Phil Noble/Reuters

El tipo de sangre más común es el O. Alrededor del 48% de los estadounidenses tienen sangre tipo O, según el Instituto de Sangre de Oklahoma. Casi el mismo porcentaje que en España, que data cerca del 45%.

En general, el tipo de sangre depende de la presencia o ausencia de proteínas llamadas antígenos A y B en la superficie de los glóbulos rojos. Las personas con sangre O no tienen ningún antígeno, un rasgo genético que se hereda de los padres.

El estudio de New England Journal of Medicine evidencia que las personas con antígenos A tenían un 50% más de probabilidades de desarrollar síntomas graves de COVID-19, como la insuficiencia respiratoria.

Leer más: Hay una idea errónea generalizada de cómo son los casos leves de COVID-19: así es como progresan los síntomas de un paciente típico con coronavirus

Sin embargo, las investigaciones sobre si las personas con sangre de tipo A corren un mayor riesgo de infectarse no aclaran la situación.

Las indagaciones que se llevaron a cabo en China encontró que los pacientes con el tipo de sangre A tenían un mayor riesgo de infección en comparación con las personas de otros tipos de sangre. Y, en abril, también reconocieron otros expertos que una mayor proporción de los pacientes infectados estudiados tenían el tipo de sangre A. Pero el último de los publicados rectifica que son los tipos B y AB quienes parecían "mayores probabilidades de dar positivo". 

Una prueba de anticuerpos de coronavirus.
Una prueba de anticuerpos de coronavirus. Robin Utretcht/SOPA Images/LightRocket vía Getty Images

En lo que sí están de acuerdo la mayoría de los investigadores es en que es demasiado pronto para saber si existe una relación fuerte entre el tipo de sangre y el riesgo de infección

El doctor Eric Topol, director del Instituto Translacional de Investigación Scripps, afirmó a Associated Press el mes pasado que la evidencia es "tentativa... pero no es suficiente señal para estar seguros"

El vínculo es tan débil, de hecho, que el tipo de sangre no debería ser uno de los factores que se usan para evaluar el riesgo, dicen los expertos. 

"Yo ni siquiera lo mencionaría", sostiene Anahita Dua, coautora del nuevo estudio, a The New York Times

Y además