Crean una sala donde todos los dispositivos se cargan de forma inalámbrica

Sala de carga inalámbrica

Universidad de Michigan

  • En este espacio los dispositivos electrónicos se cargan automáticamente a través del aire, un logro construido por investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Tokio.
  • La electricidad se envía de forma segura solamente utilizando campos magnéticos.
  • El sistema podría transformar edificios enteros en estaciones de carga inalámbrica.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Es posible que en el futuro entres en tu salón y tu teléfono móvil se cargue automáticamente, sin necesidad de utilizar cables ni enchufes. Un grupo de científicos ha creado una sala donde los aparatos electrónicos reciben batería a través del aire, sentando las bases para transformar edificios enteros en estaciones de carga inalámbrica.

Los responsables de esta innovadora tecnología son investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Tokio, cuyo estudio ha sido publicado en la revista Nature. Su sistema envía electricidad de forma segura a través del aire, entregando 50 vatios de potencia utilizando solo campos magnéticos

Pero la pionera invención no solo podría liberar de cables a los portátiles, los teléfonos inteligentes o las tabletas, sino alimentar implantes médicos como los de corazón y abrir las puertas a una nueva era de robótica móvil, domótica y fabricación. 

"Permite aumentar el poder del omnipresente mundo de la computación: ya no hay que preocuparse por cargar o enchufar", afirma Alanson Sample, profesor de ciencias de la computación e ingeniería de la Universidad de Michigan.

En la práctica pudo demostrarse la eficacia del sistema: en la Universidad de Tokio se construyó una sala de pruebas de aluminio especialmente diseñada que pudo alimentar de forma inalámbrica desde lámparas y ventiladores a smartphones. 

Los aparatos pudieron extraer corriente de cualquier lugar de la habitación, independientemente de la ubicación de las personas y los muebles.

La sala de carga inalámbrica en construcción en la Universidad de Tokio.
La sala de carga inalámbrica en construcción en la Universidad de Tokio.

Universidad de Tokio

El avance es notable respecto a experimentos anteriores, que requerían plataformas de carga inalámbrica o que usaban radiación de microondas potencialmente dañina.

En cambio, el nuevo sistema se sirve de superficies conductoras en las paredes y un respectivo polo conductor para generar campos magnéticos. Los dispositivos electrónicos se ayudan de bovinas de alambre para recibir la carga. 

La innovación inalámbrica no se aplicaría únicamente a habitaciones concretas u hogares, sino que podría extenderse a fábricas o almacenes sin dejar de cumplir con las pautas de seguridad existentes para la exposición a campos electromagnéticos, según recalcan los investigadores. 

"Es fácil de implementar en nuevas construcciones, pero las modificaciones también serán posibles", apunta dijo Takuya Sasatani, investigador de la Universidad de Tokio y autor del estudio. En edificios comerciales que ya cuentan con postes de soporte metálicos se podría rociar una superficie conductora en las paredes. 

Por su parte,  Alanson Sample recalca que para que el sistema funcione es clave una estructura resonante capaz de entregar un campo magnético del tamaño de una habitación mientras confina los campos eléctricos dañinos, que pueden calentar los tejidos biológicos.

Para lograrlo los científicos utilizaron condensadores agrupados, que superan la limitación de los sistemas anteriores, relegados a brindar grandes cantidades de energía en unos pocos milímetros o cantidades muy pequeñas de energía en largas distancias.

Condensadores agrupados colocados en cavidades de pared en la sala de carga inalámbrica.
Condensadores agrupados colocados en cavidades de pared en la sala de carga inalámbrica.

Universidad de Tokio

El otro gran obstáculo que sortearon fue generar un campo magnético que llegue a todos los rincones de la habitación, ya que estos sigue patrones circulares, creando puntos muertos en las estancias cuadradas. 

"Dibujar energía en el aire con una bobina es muy parecido a atrapar mariposas con una red", explica Sample en el comunicado oficial

"El truco consiste en tener tantas mariposas como sea posible dando vueltas por la habitación en tantas direcciones como sea posible. Así las atraparás sin importar dónde esté tu red o en qué dirección apunte". 

La tecnología crea por separado dos campos magnéticos 3D: uno de ellos viaja en círculo y el otro gira en las esquinas, eliminando los puntos muertos y permitiendo a los aparatos obtener carga en cualquier lugar de la sala. 

Aunque en las pruebas con maniquíes anatómicos el sistema fue capaz de proporcionar 50 vatios de potencia a cualquier lugar de la habitación sin exceder los límites de exposición a energía electromagnética, en un futuro la tecnología podría refinarse y ser todavía más potente sin implicar peligros para la salud. 

Según Interesting Engineering, otras empresas también trabajan en métodos para cargar dispositivos de forma inalámbrica con tecnología infrarroja. Algunas de las más destacadas son Wi-Charge, Energous y Ossia. 

Otros artículos interesantes:

La camiseta que sabe si tienes el corazón contento: convierten prendas normales en monitores cardiacos inteligentes usando fibras de nanotubos de carbono

Un instituto público de una localidad gallega de 14.000 habitantes se convierte en centro de pruebas del cargador de Wallbox que permite suministrar energía desde un coche eléctrico

Esta batería se carga gracias al sudor de las personas y está llamada a revolucionar el mercado de los wearables, según los científicos que la han desarrollado