Por qué crees que te va a tocar la lotería de Navidad y por qué te ilusiona más que cualquier otro sorteo, según los expertos

- Actualizado:
Ganadores de lotería lo celebran
  • El gordo de la lotería de Navidad pone en marcha 4 millones de euros por serie.
  • Jugar a la lotería de Navidad tiene un componente social importante, según afirma una psicóloga.

Tienes más probabilidades de que te toque el primer premio de la lotería de Navidad, una entre 100.000, que de cualquier otro gran sorteo como el Euromillón, la Primitiva o la Bonoloto, que son de 1 entre 13 millones. Además, dada la magnitud de premios que se ofertan, hay un 5% de probabilidades de que te toque algo, aunque sea la pedrea.

Quizá por eso, cada Navidad, se es indulgente con el gasto en el juego y se adquiere unos 3 décimos por persona. En concreto, cada español se gastó 65 euros en el Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad de 2021, una cifra similar a la de años anteriores. 

Aún así, con las matemáticas delante, las posibilidades de llevarse el primer premio siguen siendo escasas. ¿Por qué entonces existe esa sensación de que este año te tocará?

La razón se encuentra en cómo funciona nuestro cerebro. Existen importantes conectores entre las emociones que provoca el juego y, en particular, la lotería de Navidad. Estas son las claves. según expertos en psicología y juegos de azar:

Divierte profundamente

A pesar de que la estadística indica que es igual de probable ganar el gordo de la lotería de Navidad que recibir una descarga eléctrica por un rayo, no piensas que esto último vaya a ocurrir. 

"Apostar tiene su parte divertida, aunque haya pocas posibilidades de ganar", según señala a Business Insider Juana María Breton López, profesora titular y terapeuta del Servicio de Asistencia Psicológica de la UJI.

"El precio del décimo es el que se paga por la diversión de compartirlo y esperar a saber si ha sido premiado o no, sabiendo que probablemente lo pierdas", explica Bretón.

En general esa diversión fundamenta el juego. Sin embargo, en el caso del "juego patológico o problemático", sí pueden tener peso pensamientos irracionales que distorsionen las posibilidades de perder/ganar", señala.

 

Goza de un amplio consenso social

Jugar a la lotería de Navidad, es parte de una celebración y cuenta con un "componente social importante", explica Bretón. Para la mayoría de los compradores es una actividad inocua, pero algunas personas llegan a invertir miles de euros en décimos.

"Para los que tienen un juego problemático o patológico, esta popularidad social puede enmascarar las razones reales por las que juegan y estas suelen ser que apostar se convierte en una necesidad", afirma.

Si alguno tiene dudas, Bretón señala que las 2 principales señales de que no se está jugando de forma saludable son: pensar en el juego constantemente o tener síndrome de abstinencia si no podemos seguir apostando.  

La publicidad de la lotería de Navidad solo representa a la clase obrera

La forma en la que percibimos la lotería también influye en las emociones que nos despierta. Según el estudio de La Psicología en el juego, de los psicólogos Griffiths & Richard Wood (2001), los esperados comerciales de la lotería de Navidad son historias basadas en la solidaridad.

A menudo, sus protagonistas cuentan con trabajos nocturnos precarios o jubilados con escasa pensión que van a un bar de muerte a pasar solos estas fechas tan señaladas. 

Tal y como reflejan los psicologos, cualquier modalidad de juego de azar va dirigida especialmente a un grupo poblacional humilde, por ser el que más juega y el que más anhela un cambio de vida económico. En este sentido, la lotería de Navidad no es una excepción.

Con todos los datos en la mano, ya sabes por qué te hace tanta ilusión guardar ese décimo en la cartera. Y si no toca, poco después viene la lotería del Niño.

Las probabilidades que que te toque el primer premio de la lotería de Navidad son idénticas a que te toque el primer premio de la Lotería del Niño. No obstante, dada la mayor cantidad de Premios del sorteo de enero, tienes un 2% más de probabilidades de que te toque algún premio, de cualquier valor, en la segunda. Mucha suerte.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.