La búsqueda de gangas y la inoperancia de la OPEP anticipan precios más altos del petróleo: los expertos creen que si la crisis de Afganistán se extiende la volatilidad puede aumentar

Un trabajador en una refinería de petróleo.
Reuters
  • Los precios del petróleo vuelven a recuperar la senda alcista, tras descontar que la OPEP y sus aliados no alcanzarán un acuerdo pronto.
  • La búsqueda de gangas y el temor a una extensión más allá de las fronteras de las fronteras de Afganistán del conflicto, también pueden alimentar al oro negro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uno de los activos que se sigue más de cerca en los mercados es el precio del petróleo.

Ya no solo por el impacto en el dinamismo de las economías de los principales países, ya que es uno de los recursos del planeta más importantes, sino porque también repercute directamente en los bolsillos de los usuarios al afectar en derivados como la gasolina

Parece que el oro negro no cesa en su escalada, a pesar de tomar algunos altos en el camino. 

Los precios del petróleo suben nuevamente al recuperarse de las recientes pérdidas, debido a que los inversores buscaron gangas al mismo tiempo que las expectativas de que los principales productores no aumenten la oferta pronto siguen vigentes. Eso sí, los temores de una mayor debilidad en la demanda mundial en medio de una pandemia creciente limitan los movimientos al alza.

El barril de crudo Brent merodea ya los 70 dólares, mientras que el WTI, de referencia en Estados Unidos, supera con creces los 67 dólares. Una dinámica que sigue generando las dudas sobre dónde se puede encontrar el techo. 

El repunte se produce después de que la OPEP y sus aliados, incluida Rusia, se estén manifestando claramente a favor de que los mercados petroleros no necesitan más crudo que suministrar de que ya habían planeado en los próximos meses, a pesar de la presión de Estados Unidos para que aumentase la oferta y así controlar el aumento del precio del petróleo.

La semana pasada, la administración del presidente estadounidense Joe Biden instó al grupo de productores a impulsar la producción de petróleo para hacer frente al aumento de los precios de la gasolina que ven como una amenaza para la recuperación económica mundial.

“El WTI tiene un soporte de alrededor de los 65 dólares y los inversores tienden a buscar gangas cada vez que el índice de referencia se acerca al nivel que vimos en los últimos días”, asegura Toshitaka Tazawa, analista de Fujitomi Securities, en una reciente nota.

“El mercado se encogió de hombros ante la creciente producción de petróleo de esquisto de Estados Unidos”, añade.

Se espera que la producción de petróleo de esquisto estadounidense aumente a 8,1 millones de barriles por día (bpd) en septiembre, el nivel más alto desde mayo del 2020, según el informe mensual de productividad de perforación de la Administración de Información de la Energía.

“Pero cualquier aumento en los precios del petróleo probablemente será limitado, ya que un aumento en las infecciones de la variante delta del coronavirus en todo el mundo alimentó las preocupaciones sobre la desaceleración de la demanda mundial en el combustible", expone Tazawa.

Otros factores que los expertos siguen de cerca para ver la evolución próxima del precio del petróleo

Las preocupaciones por una demanda más débil en China, el mayor importador de petróleo del mundo también se avivó después de que el procesamiento diario de crudo del gigante asiático el mes pasado cayera a su nivel más bajo desde mayo del pasado ejercicio. Una situación que generó que las plantas independientes recortasen la producción cuando las cuotas estaban más ajustadas, los inventarios eran elevados y había debilitamiento de los beneficios.

La producción manufacturera china y el crecimiento de las ventas minoristas también se desaceleraron drásticamente y no cumplieron con las expectativas en julio, como consecuencia de los nuevos brotes del COVID-19 y de las inundaciones en el país, que interrumpieron las operaciones comerciales, lo que se suma a las señales de que la recuperación económica está perdiendo impulso.

En este contexto, los hedge funds se abrieron cortos en petróleo la semana pasada por sexta vez en 8 semanas, ya que el resurgimiento de las infecciones por coronavirus en China, Europa y Norteamérica redujo las esperanzas de una rápida reanudación del transporte de pasajeros en aviones de larga distancia.

Al oro negro no paran de salirle catalizadores que pueden empujar su precio hasta cotas más altas. Algunos expertos siguen manejando los 80 y 100 dólares como un objetivo plausible. 

“El petróleo aún va a seguir teniendo desequilibrios entre oferta y demanda con este escenario tan incierto y convulso”, apuntan los expertos de Atlantic Capital en una nota reciente.

A ello hay que sumarle la actual situación de tensión en Afganistán, que no solo afecta al planeta en términos geopolíticos, sino que también genera cuestiones sobre su impacto en el mercado energético. Aunque de momento, no se ha notado en términos negativos. 

“La debacle en Afganistán ha atraído mucha atención últimamente, pero no ha habido un impacto visible en el mercado del petróleo”, señala Marios Hadjikyriacos, analista senior de inversiones de XM, en una nota.

“Los precios del petróleo, en cambio, cotizan a la baja, ya que los temores sobre una desaceleración de la demanda asiática superaron las esperanzas de interrupciones en el suministro en caso de que la inestabilidad en Afganistán se extienda más allá de sus fronteras”, comenta el analista.

Otros artículos interesantes:

5 estrategias que te ayudarán a asegurar ganancias invirtiendo en bolsa

El renacimiento de bitcoin y ethereum de las últimas semanas ya inquieta a los expertos: cuál es el horizonte que les espera a las criptomonedas más demandadas

La revolución telemedicina también anima a los inversores: por qué es una temática de largo recorrido y qué empresas tienen en el radar los expertos