Pasar al contenido principal

La crisis comercial de la FIFA: el Mundial de Rusia 2018 generará un 11% menos de ingresos que Brasil 2014

Gianni Infantino, presidente de la FIFA
Gianni Infantino, presidente de la FIFA Flickr / Doha Stadium Plus Qatar

Un Mundial de fútbol suele ser un acontecimiento mediático sin parangón: cada cuatro años, miles de millones de personas alrededor de todo el planeta siguen la competición más importante a nivel de selecciones nacionales, la cual también atrae a patrocinadores millonarios. Sin embargo, durante Rusia 2018, la FIFA contará con menos ingresos comerciales que en Brasil 2014, concretamente un 11% menos.

Según numerosos estudios, la FIFA ingresará 179 millones de dólares ─unos 151 millones de euros─ menos de sus patrocinadores durante el Mundial de Rusia 2018, respecto a la anterior cita mundialista.

Entre las principales causas, la mermada reputación del organismo tras el FIFAgate ─el escándalo en el seno de la organización que destapó en 2015 sobornos entre directivos y empresarios a cambio de derechos de televisión y de marketing─ ha sido uno de los factores más decisivos.

Leer más: Guía Mundial Rusia 2018: todo lo que debes saber de las 32 selecciones

No es que la diferencia sea excesiva, pero es reseñable desde el punto de vista de la evolución histórica de los patrocinios en las Copas del Mundo: en Brasil 2014, los ingresos comerciales ascendieron a 1.629 millones de dólares, la cantidad más alta registrada por un campeonato organizado por la FIFA, mientras que en Rusia 2018, esta cantidad descenderá hasta los 1.450 millones.

Para hacerse una idea, en el Mundial de Sudáfrica de 2010 que ganó España, los ingresos comerciales fueron de en torno a 1.300 millones de dólares, lo que supone que en Rusia 2018 se produce un retroceso considerable, teniendo en cuenta que la tendencia histórica cada cuatro años siempre ha sido al alza.

Patrocinadores históricos que no han renovado

Pero el problema no es tanto la cantidad ingresada como la pérdida de patrocinadores históricos, que para el Mundial de Rusia 2018 han optado por no participar, como era costumbre hasta ahora.

Aunque ninguno de ellos ha explicado los motivos de este cese en su patrocinio, lo cierto es que suponen una pérdida importante tanto para el Mundial como para la FIFA.

Hay hasta 12 marcas que estuvieron en Brasil 2014 y que no han renovado para esta ocasión. Además de los seis patrocinadores brasileños que, por lejanía, no estarán en Rusia 2018, Emirates, Sony, Castrol, Continental, Johnson&Johnson y Yingli Solar han decidido no continuar con el patrocinio.

Leer más: Quién va a ganar el Mundial de Rusia 2018 y qué hará España, según la inteligencia artificial

Es cierto que, a cambio, han entrado otros patrocinadores de primer nivel, como Qatar Airways, Gazprom y Wanda, pero también lo es que ni siquiera las marcas locales están interesadas en el evento que organiza la FIFA: el único patrocinador regional será Alfa Bank.

Además, el de Rusia será un Mundial en el que no participarán sectores tradicionalmente ligados a los torneos de la FIFA: no habrá casas de apuestas, compañías de seguros ni empresas de telecomunicaciones entre los partners de Rusia 2018.

En cualquier caso, los ingresos de la FIFA están tan diversificados que aún es imposible saber si Rusia 2018 será más rentable que Brasil 2014 en términos globales: además de los ingresos estrictamente comerciales, buena parte de lo que gana el organismo proviene de la venta de derechos de retransmisión, el merchandising oficial y las entradas. En Brasil logró un beneficio neto cercano a los 5.000 millones de dólares.

Te puede interesar