De la crisis de las 'puntocom' al largo invierno de las criptomonedas: diferencias y similitudes de ambas crisis

CRIPTOESTALLIDO
Getty

La llegada del siglo XXI puso fin a lo que se conoció entonces como "una era de exuberancia irracional". Este término, popularizado por el presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos en ese momento, Alan Greenspan, hace referencia al entusiasmo de los inversores que se lanzaron en la década de los años 90 a financiar cualquier idea de base tecnológica. 

El desarrollo de Internet fue el pistoletazo de salida hacia un nuevo mundo. Sin embargo, la euforia duró apenas una década. El NASDAQ cayó un 75% entre marzo de 2000 y octubre de 2002, y la burbuja de las puntocom terminó por pincharse.

Miles de trabajadores del sector tecnológico perdieron sus empleos y otros miles de empresas desaparecieron. Algo similar a lo que pasó entonces, está sucediendo hoy en día, especialmente en el mundo cripto.

Hoy, el sector tecnológico entero tirita sobre el parqué y las noticias de despidos en las empresas se suceden a diario. El NASDAQ ha caído un 28% en lo que llevamos de 2022, tras haber tocado máximos históricos hace apenas 12 meses, y por primera vez en 20 años, el euro vuelve a estar a la par con el dólar. 

La comunidad cripto ha visto como el Bitcoin se desplomaba en apenas unos meses y pasaba de los 60.000 dólares a los actuales 20.000, en lo que se conoce como criptoinvierno que ha hecho que miles de personas pierdan cientos de miles de dólares tras el descalabro de divisas digitales como Terra o Luna.

En mayo, tras el desplome de estas 2 criptomonedas, el sector perdió 500.000 millones solo en una semana. 

50 conceptos relacionados con las criptomonedas que deberías conocer antes de invertir

Las similitudes entre la crisis de las puntocom y las critpomonedas son varias. El director global de inversiones de Guggenheim Partners, Scott Minerd, señalaba hace unas semanas a MarketWatch en una entrevista que efectivamente "esto se parece mucho al colapso de la burbuja de Internet".

Una de las principales diferencias es que la situación actual que viven las criptomonedas y el sector tecnológico en general viene marcada por el contexto macroeconómico. 

La guerra en Ucrania, la inflación disparada, el encarecimiento de la energía y los hidrocarburos, la subida de los tipos de interés de la Reserva Federal, son factores que afectan a un sector que en el 2021 vivió un momento muy dulce.

La quiebra de las puntocom hizo desaparecer unos 5 trillones de dólares en inversiones (lo que equivale a unos 5 billones de euros al cambio actual), mucho más que los 2 trillones de dólares (casi 2 billones de euros actuales) perdidos en el valor total de mercado de las criptodivisas en los últimos 7 meses.

Ahora, las voces críticas han alzado la voz y cuestionan la tecnología blockchain, las criptomonedas y los NFT. 

"The next big thing" a debate

En el último año, la palabra de moda ha sido blokchain. Y aunque se escucha en todas partes, poca gente conoce realmente en qué consiste o cuáles son sus aplicaciones reales. 

Informes, seminarios, paneles de expertos, miles de posts en redes sociales, hablan del futuro de la tecnología gracias al blockchain y la web3 como la próxima gran revolución. Algo similar a lo que pasó en los 90 con la llegada de Internet.

Así explicaba Bill Gates en 1995 en el show de David Letterman lo que era esta nueva tecnología.

"Un lugar donde la gente puede publicar información. Pueden tener su propia página web, las empresas están allí, la información más reciente". Aunque Letterman no terminaba de verlo.

"Me enteré de que se podía ver un partido de béisbol en directo por Internet y me dije: ¿te suena la radio?", le contesta el presentador. Y Gates replica que Internet permitiría a los usuarios ver un partido de béisbol cuando quisieran en lugar de en directo.

″[¿Te suenan] las grabadoras?", ironiza Letterman.

El tiempo ha acabado por dar la razón a Gates. Ahora, algo similar prometen los fervientes defensores de las criptomonedas que hablan de un sistema financiero descentralizado y libre de los Bancos Centrales. 

Sin embargo, una de las principales críticas al mundo cripto es que se ha convertido más en un activo con el que especular que en un método de pago alternativo al dinero tradicional. Además de que los primeros indicios ya apuntan a que unas pocas plataformas controlarán el futuro Internet de la web3, como terminó sucediendo con el actual Internet y gigantes como Google o Meta.

El pasado mes de junio, un grupo de 1.500 científicos de la computación, informáticos, ingenieros de software y tecnólogos de todo el mundo, firmaban una carta dirigida al Congreso de EEUU para instarle a regular el mundo cripto desde una posición crítica.

Tim Berners-Lee dice que el internet descentralizado al que aspira no necesitará tecnología blockchain, como defienden muchos gurús del metaverso

En dicha carta recogen algunos argumentos como los siguientes para, lo que según estos expertos señalan, resistir a la presión de los financieros, los lobbies y los promotores de la industria de los activos digitales.

"La tecnología de blockchain facilita pocos usos, o ninguno, en la economía real. Por otra parte, los criptoactivos subyacentes han sido el vehículo para esquemas de inversión especulativos poco sólidos y altamente volátiles que se están promoviendo activamente a los inversores minoristas que pueden ser incapaces de entender su naturaleza y riesgo", alertan.

"Otras externalidades importantes son las amenazas a la seguridad nacional a través del blanqueo de dinero y los ataques de ransomware, los riesgos para la estabilidad financiera derivados de la alta volatilidad de los precios, la especulación y la susceptibilidad al riesgo de ejecución, las emisiones climáticas masivas, y el riesgo para los inversores derivado de las estafas a gran escala y otras actividades financieras delictivas", recogen.

El propio Bill Gates criticaba el mes pasado duramente a las criptomonedas y aseguraba que a él le gusta invertir en cosas que tienen una producción valiosa. 

"El valor de las empresas se basa en que hacen grandes productos. El valor de las criptomonedas es solamente lo que otra persona decide que alguien pagará por ellas, por lo que no aportan nada a la sociedad como otras inversiones", dijo entonces el multimillonario.

Los defensores de las criptomonedas no tiran la toalla. En una reciente entrevista con Business Insider, el fundador de Binance, Chengpang Zhao, una de las personas que más dinero ha perdido con el desplome del sector no perdía el optimismo; "los mercados atraviesan ciclos. Este no es el primero y tampoco será el último". 

Otros artículos interesantes:

¿Es la caída de las criptomonedas una advertencia sobre los problemas de seguridad de la blockchain y la Web 3.0?

La UE avanza contra el blanqueo de capitales con criptomonedas: "Estamos poniendo fin al salvaje Oeste"

Así es la propuesta de Hacienda para declarar las criptomonedas en el extranjero con el modelo 721

Te recomendamos