Pasar al contenido principal

Cuál es el futuro inmediato de la computación cuántica, según uno de los embajadores españoles de esta tecnología en IBM

IBM Q System One

IBM

  • El español Juan Luis Sánchez Toural, embajador de IBM Q -la división de computación cuántica del Gigante Azul- está convencido del potencial de esta tecnología, aún en pañales. 
  • Para este experto, la capacidad de la computación cuántica se duplica con tan solo añadir un cúbit más: "Estamos hablando de un millón de estados que pueden manipularse simultáneamente".
  • Pero por delante hay muchos retos: "Todavía no hay control de errores, hay mucho ruido. Además, todos los operadores estamos trabajando con una tecnología, que es la de los cúbits semiconductores, que no es escalable".

La computación cuántica es una de las grandes promesas de la arena digital de cara a los próximos años. Gracias a esta tecnología de vanguardia, aún en pañales, se nos promete un futuro en el que los sistemas informáticos serán capaces de alcanzar rendimientos nunca antes vistos en la historia de la técnica. Imaginen sus implicaciones a nivel de cálculos científicos, análisis de datos masivos o ciberseguridad.

La teoría subyacente a la computación clásica es más o menos sencilla: estos equipos pueden incorporar los distintos estados de los fotones o electrones (las partículas esenciales que se usan en lugar de chips) para operar mediante mecanismos de superposición (esto es, cuando dos cúbits -la unidad de medida en este nuevo mundo presentan el mismo estado, multiplicando su capacidad de procesamiento) y de entrelazamiento (de modo que dos o más cúbits estén conectados entre sí). 

Leer más: IBM presenta el primer ordenador cuántico del mundo que las empresas podrán usar para resolver problemas hasta ahora imposibles

Entre las distintas compañías que están trabajando en esta materia, hay una que sobresale por encima de las demás, en tanto que ya ofrece el acceso a su ordenador cuántico de manera comercial, principalmente a investigadores y académicos que quieren comprobar las utilidades de esta tecnología. Esa es IBM, firma que ya anticipó otras muchas olas digitales y que ahora está haciendo hincapié en todo lo que nos aguarda con la llegada de lo cuántico a nuestras vidas.

Así lo cree el español Juan Luis Sánchez Toural, embajador de IBM Q -la división de computación cuántica del Gigante Azul-. "Estamos hablando de un nuevo paradigma de computación que va a impactar en todas las industrias, que nos va a permitir tratar problemas intratables, de carácter exponencial, pero haciéndolo desde una perspectiva polinómica". 

En opinión de este experto, el reto es mayúsculo, pero mayor es la ambición del tejido industrial por conseguir alcanzar estas metas. "Nos hemos impuesto un crecimiento exponencial igual que lo fue la Ley de Moore con la computación clásica. Hay que tener en cuenta que ahora mismo tenemos un ordenador comercial -el IBM Q System One- de un volumen cuántico de 16, pero su capacidad se duplica con tan solo añadir un cúbit más. Estamos hablando de un millón de estados que pueden manipularse simultáneamente".

El camino para seguir progresando en estas lides no está, sin embargo, exento de problemas. "Todavía no hay control de errores, hay mucho ruido. No nos permiten hacer casi nada prácticamente útil todavía", admite Juan Luis Sánchez Toural. "Además, todos los operadores estamos trabajando con una tecnología, que es la de los cúbits semiconductores, que no es escalable. Hay otras alternativas basadas en fotones, iones, etc., pero todavía no hemos dado con ninguna tecnología que nos permita escalar".

Finalmente, y como defiende el embajador de IBM Q, este es el momento en que debemos hacer pasar "la computación cuántica del laboratorio al tejido empresarial". Por lo pronto, la multinacional norteamericana ya está colaborando con una decena de hubs científicos y de investigación en todo el mundo con el fin de explorar los límites de esta tecnología. Entre ellos, el CSIC español, lo cual abre "un enorme campo de oportunidades para la ciencia española" en materia de computación cuántica.

Y además