Pasar al contenido principal

Cuál es el riesgo de contraer COVID-19 en las piscinas, las playas y las barbacoas sin renunciar a la diversión

ocu pide retirar dos cremas solares infantiles
Leo Rivas/Unplash
  • Avanza la desescalada y también se asoma el verano y todavía existen muchas preguntas acerca de lo peligroso que puede ser el coronavirus en piscinas, playas y demás eventos estivales.

  • A pesar de que ninguna actividad está exenta de riesgos, algunas implican más exposición que otras.

  • A continuación encontrarás cuáles son las claves para conseguir que estas actividades sean más seguras.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Avanza la desescalada y, mientras que comienzan a verse atisbos de la nueva normalidad en España, también se asoma el verano.

A pesar de que ninguna actividad está exenta de riesgos, algunas implican más exposición que otras. 

De hecho, no todas las actividades han recibido luz verde y, en algunos territorios, ya hay más libertades que en otros. 

Sin embargo, es importante recordar el papel que juega la responsabilidad individual en la pandemia. 

"Aquí es donde la responsabilidad personal entra en juego. Aunque no creas que estás afectado y no te importe si te infectas, sigues teniendo la responsabilidad de no infectar a otros", dijo el Dr. David Hardy, profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, que se especializa en enfermedades infecciosas. 

Según recoge la CNBC, existe un mayor riesgo de contraer COVID-19 en ciertas actividades comunes de verano.

No obstante, los expertos proponen algunas claves para conseguir que estas actividades sean más seguras.

Asimismo, mantener el distanciamiento social y cumplir con las recomendaciones de las autoridades sanitarias continúa siendo fundamental. 

Si quieres ir a la playa o a la piscina evita los fines de semana

Una mujer con mascarilla en la playa de Las Canteras de Gran Canaria
Playa de Las Canteras, Gran Canaria. Reuters

En este caso, el riesgo de contraer el COVID-19 dependerá, principalmente, del ambiente que haya fuera del agua.

Y es que, según los expertos, estar dentro del agua no es un riesgo.

Sin embargo, eso podría cambiar dependiendo de la capacidad de alguien para mantener la distancia con respecto a otros nadadores, especialmente si no lleva puesta una mascarilla.

Probablemente los días con mayor cantidad de gente serán los fines de semana. Así, los expertos recomiendan acudir, preferiblemente, los días de semana, bien ya sea por la mañana o a última hora del día.

El riesgo que plantean los campamentos de verano una vez que los niños vuelvan a casa

pasear ninos coronavirus

Depositphotos

Una de las dudas más frecuentes entre las familias con hijos pequeños tiene que ver con la apertura de escuelas y campamentos de verano: cuándo van a estar disponibles y qué medidas se van a tomar para proteger a los niños y que se eviten nuevos contagios.

Según los expertos, las escuelas y los campamentos de verano pueden ser de alto riesgo para la propagación del COVID-19 una vez que los niños regresen a sus hogares.

Leer más: Escuelas y campamentos de verano: así es el plan de desescalada en el ocio educativo juvenil

Y es que, mantener el distanciamiento social en los campamentos en los que se suelen fomentar las actividades en grupo es muy complicado.

Así, los expertos proponen que los campistas sean examinados antes de ingresar para detectar posibles síntomas. 

Además, reducir el número de visitantes durante los días de campamento será fundamental. 

Sin embargo, las familias deben estar conscientes del riesgo que representa enviar a sus hijos a escuelas o campamentos de verano.

Los expertos desconocen el nivel de seguridad en los aeropuertos

Viajeras aeropuerto
REUTERS/Willy Kurniawan

Si bien es cierto que los precios de los billetes de avión han bajado considerablemente, es una actividad que se considera de alto riesgo. 

Así, las aerolíneas tendrán que mantener las medidas de distanciamiento para reducir el riesgo.

De hecho, los expertos recomiendan no hacer ningún tipo de viaje al menos que sea de carácter obligatorio. 

Además, las autoridades sanitarias todavía no saben con certeza qué tan seguros serán los aeropuertos. 

Asimismo, evitar el transporte público y viajar en coche, siempre que sea posible, puede ayudar a disminuir las posibilidades de contagio.

Leer más: Piscinas en fase 1, visitas a residencias en fase 2 y gimnasios en fase 3: todos los cambios en la desescalada a partir del lunes

Las actividades al aire libre son las más recomendadas

Mujer tomando agua después de correr.
Getty Images

Las actividades al aire libre conllevan menos riesgo que aquellas que se realizan en espacios cerrados. 

Y es que, mientras exista un mayor flujo del aire, la posibilidad de contraer COVID-19 disminuye notablemente. 

Sin embargo, existen actividades en espacios abiertos que reúnen a un gran número de personas.

Así, evitarlas constituye un punto clave para reducir el riesgo de contagio. 

Eventos como desfiles, competiciones deportivas, festivales y conciertos todavía se consideran de alto riesgo. 

Además, los deportes que requieren de contacto cercano como pueden ser el fútbol o el baloncesto también deben evitarse. 

No obstante, el tenis o el golf son deportes en los que mantener una distancia de 2 metros no es tarea difícil. Entonces, se consideran actividades de bajo riesgo. 

Leer más: Los niveles de riesgo de actividades cotidianas como salir a cenar, ir al gimnasio o cortarse el pelo, según una experta en enfermedades infecciosas

Las cenas y barbacoas mejor en el patio trasero de casa

Barbacoa
Pixabay

Cuando se trata de reuniones con familiares y amigos al aire libre, lo más recomendable es invitar al menor número de gente. 

Así, los expertos recomiendan la separación en unidades familiares para evitar la interacción física. 

Según CNBC, en lugar de quitarte la mascarilla a la hora de comer, lo mejor será almorzar o cenar en casa para luego reunirte con tus amigos y familiares.

Antes de asistir a una reunión, considera todos los posibles escenarios en los que la gente podría interactuar e intenta evitarlos con antelación.

Y además