Cuáles son las comisiones ocultas de un fondo de inversión y cómo estimar su impacto

Leonardo DiCaprio en El Lobo de Wall Street.
Leonardo DiCaprio en El Lobo de Wall Street.
Imdb
  • Las comisiones de gestión, custodia, suscripción y reembolso están reguladas por ley.
  • Hay otras comisiones que tienen que ver con la operativa del fondo que no lo están.
  • La rotación de cartera o turnover es uno de los costes ocultos de un fondo más importante.
  • El turnover suma las comisiones de corretaje, cánones de bolsa  y la horquilla de compra-venta, entre otras cosas.
  • El aumento del ratio de turnover afecta directamente a la rentabilidad del fondo según diferentes estudios.
  • A esto se suma el cash drag, que vendría dado por la posición de liquidez del fondo.
  • Cualquier comisión tendrá un impacto negativo en la rentabilidad del fondo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿En qué deberías fijarte antes de contratar un fondo de inversión? La rentabilidad es un buen punto de partida, pero no es el único ratio que debes valorar. Hay otros elementos clave que debes vigilar, empezando por las comisiones.

Las comisiones son inherentes a la inversión y en el caso de los fondos de inversión se traducen en cuatro comisiones que todos los fondos incluyen y que son públicas.

Comisión de gestión. Es lo que cobra la gestora por hacer su trabajo, por gestionar el fondo de inversión y nunca puede superar el máximo legal del 2,25%. Dependiendo del tipo de fondo y del tipo de gestión, esta comisión será mayor o menor.

  • Comisión por suscripción. Es un dinero que hay que pagar por contratar el fondo. Desde la Fintech Micappital explican que “las utilizan muchas veces los fondos cuando no quieren recibir más dinero, ya que sino el fondo no es gestionable” y recomiendan no pagar nunca el 5% de comisión máxima y típica por entrar en un fondo.
  • Comisión de reembolso. Es una de las más extendidas y supone un porcentaje del valor liquidativo que hay que pagar al retirar el dinero. Como en el caso anterior, puede llegar al 5%.
  • Comisión de depósito. Se lo lleva la entidad encargada de custodiar los valores en los que invierte el fondo y nunca puede superar el 0,2% anual.

Todas estas comisiones se pueden consultar en el folleto del fondo de inversión o en páginas especializadas que recogen información sobre fondos. Son las comisiones oficiales, pero no son las únicas.

Jorge Sieiro, co-fundador del gestor automatizado Fintup, explica que existen otros costes ocultos, no explícitos, y que conviene no perder de vista.

Leer más: Cómo afectan las comisiones a la rentabilidad a largo plazo de una inversión

Comisiones y costes ocultos de los fondos de inversión

Toda inversión conlleva una serie de gastos, son “los costes adiciones que todos los inversores deben pagar para poder acceder al mercado”, resume Martin Huete, Fundador del programa En Espiral y profesional con dilata experiencia en el ámbito de la gestión de fondos. Lo que ocurre es que mayoría de las personas “desconoce en mayor o menor medida cuáles son”, si bien todos “disminuyen el valor liquidativo del fondo”.

Estos costes ocultos están formados por los gastos de la inversión que deben soportar los fondos de inversión. Al igual que el inversor particular paga una serie de comisiones al broker al comprar y vender acciones, los fondos también las pagan al operar. El problema llega cuando estos son más elevados sin motivo aparente o no están debidamente justificados por la operativa del fondo. En otras palabas, se usan para inflar las cuentas del bróker de turbo.

Una de estas comisiones ocultas de los fondos es el coste estimado por la rotación de cartera o turnover que “es una medida del nivel de actividad o trading de un fondo”, desvela Sieiro. “Representan lo a menudo que un gestor compra o vende el valor agregado de la cartera”, indica. Por ejemplo, un equipo gestor de un fondo con 1000 millones de activos bajo gestión y un turnover del 100% en un año estaría haciendo operaciones de compra venta en el año por valor de 1000 millones. Todas estas operaciones tienen su coste concreto para el fondo y “a diferencia de los gastos explícitos, los costes asociados al turnover no aparecen por ningún lado”.

Leer más: Estos 4 ratios te dirán si aporta valor el gestor al fondo de inversión

Hay varios elementos que afectan al coste de rotación de la cartera del fondo de inversión. Los cuatro más importantes son:

  • Horquilla de compra-venta o bid-ask spread. Es la diferencia entre el precio máximo de compra al que el comprador está dispuesto a llegar (ask) y el precio mínimo de venta al que el vendedor hará la operación. El spread mide la diferencia entre ambos y “en muchas ocasiones encubre la comisión de los brókeres, que inflan el spread, haciendo que el inversión venda más caro o compre más barato, llevándose después la diferencia entre éste y el verdadero spread de mercado”, precisa Huete.
  • Comisión de compra- venta, cánones de bolsa, corretajes… Son costes varios muy difíciles de estimar porque dependen del tamaño de la operación o el tipo de activo que se negocie, entre otras cosas.
  • Impacto de mercado o splippage. “Cuando un gestor quiere comprar o vender una posición muy grande, es posible que la operación tenga impacto en el mercado haciendo” resalta Sieiro. Este impacto suele ser negativo para quien realiza la operación porque si vende muchas acciones, el precio de los títulos caerá según vaya colocando sus órdenes o subirá según vaya comprando.
  • Impuestos. Con inversor pagas impuestos por las ganancias que vas generando y lo mismo ocurre con las gestoras. Así “cuanto más frecuente sea la actividad del gestor y asumiendo que las operaciones generen ganancias más impacto tendrá el pago de impuestos”, indica el experto de Fintup.

Este turnover ratio ha ido aumentando con el tiempo. John Bogle, el padre de la gestión pasiva, resalta en su libro Cómo invertir en fondos de inversión con sentido común: Nuevos imperativos para el inversor inteligente que la rotación de los fondos en Estados Unidos se ha multiplicado del 17% de 1940 al 105% registrado en 2009, con todo lo que eso implica a nivel de comisiones implícitas de los fondos. 


Esta dato varía en la actualidad según la fuente de referencia. Así, Michael Laske, research manager at Morningstar, acerca la media para los fondos de renta variable americana a un 63%, en tanto que Bogle lo eleva hasta el 100%.

A estos costes ocultos de los fondos de inversión se completan con el cash drag, que es un gasto que surge cuando el fondo mantiene una importante posición de liquidez. En ese caso si “asumimos que la renta variable tiene una rentabilidad extra sobre el cash del 6% en el largo plazo un fondo que mantuviera un 5% en cash tendría un 'sobrecoste' del 0,3% en el largo plazo”, según Sieiro.

El impacto real de las comisiones ocultas de los fondos en su rentabilidad

Medir el impacto de estas comisiones y costes ocultos de los fondos no es fácil, coinciden tanto Huete como Sieiro. Hay algunos cuyo impacto es casi imposible de cuantificar. En lo que ambos convienen es que su efecto no es positivo. A fin de cuentas, cualquier comisión se paga con una disminución de la rentabilidad.

En este sentido, hay estudios como On persistence in mutual fund performance de Mark Carhart que apuntan a que por cada 100 puntos de incremento del turover, la rentabilidad del fondo cae un 0,95% (datos entre 1962 y 1993). “El autor interpretó este dato sería una medida del coste neto de las operaciones de compra-venta del fondo”, dice Sieiro.

El de Carhart no es el único estudio sobre la materia que recuerda Sieiro. Bogle cuantifica el coste del turnover en un 1,2% por cada 100% de turover en su libro Bogle on Mutual Funds, en tanto el estudio Investigatint underperformance by mutual fund porttolios de la Universidad de Texas en Dallas señala que por cada 1% de incremento del turover, la rentabilidad ajusta a riesgo caía un 0,0,75%.

El aumento del número de operaciones afecta canto a los fondos de renta fija como a los de renta variable. Los profesores Richard Dowen y Thomas Mann descubrieron que los gestores de renta variable que mas operaban tenían peores resultados, al contrario de lo que ocurría con los de renta fija, aunque en ambos casos esa sobreoperativa hacía caer la rentabilidad.

Como resumen, un estudio de The Pensions Insitute precisa que los costes visibles de los fondos apenas suponen un 18% del coste total por el 82% de los ocultos.

¿Se pueden averiguar estos costes ocultos?

La forma tradicional de averiguar el coste de un fondo es acudir a su TER o Total Expense Ratio, que suma la comisión de gestión y de depositario, así como los gastos administrativos, impuestos y costes de servicios externos como la auditoría. Lo que no todos incluyen en este ratio es la comisión de compra-venta.

La posición financiera de un fondo y su liquidez se puede consultar en páginas especializadas como Morningstar.

LEER TAMBIÉN: 8 factores que tendrás que tener en cuenta para construir una cartera de inversión en 2020, según esta gestora de fondos de 300.000 millones bajo gestión

LEER TAMBIÉN: Qué está realmente garantizado en un fondo de inversión garantizado

LEER TAMBIÉN: Cómo invertir 100 euros al mes de forma automática y lograr beneficios

VER AHORA: Clubhouse desata la guerra de los audios: todas las claves de la exclusiva aplicación que te permite conversar con famosos y expertos