Pasar al contenido principal

SpaceX y Blue Origin se han asociado con la NASA para enviar grandes cargas a la Luna que ayuden a futuras misiones espaciales

Starship

SpaceX

  • La NASA ha incorporado cinco nuevas compañías aeroespaciales para la nueva iniciativa en la que está trabajando.
  • El objetivo es enviar una mayor carga y, posteriormente también personas, a la superficie lunar en los próximos años.
  • Estas empresas aún no han lanzado sus naves pero se han comprometido a tenerlas listas en el tiempo establecido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La NASA ha anunciado la incorporación de cinco nuevas compañías aeroespaciales, entre las que destacan SpaceX y Blue Origin, a su iniciativa Servicios Comerciales de Carga Lunar (Commercial Lunar Payload Services o CLPS, en inglés) que está llevando a cabo la agencia en un intento de enviar grandes cargas y, posteriormente también personas, a la superficie lunar.

Estas compañías se han unido a un grupo ya formado por otras nueve empresas cuyo objetivo común es poder transportar instrumentos científicos y carga a la Luna. Además, la NASA pretende enviar personas a la superficie lunar en 2024 con su programa Artemis.

"Compañías aeroespaciales estadounidenses de todos los tamaños se están uniendo al programa Artemis", ha dicho Jim Bridenstine, administrador de la NASA. "La expansión del grupo de compañías que son aptas para ofertar el envío de cargas a la superficie de la Luna impulsa la innovación y reduce los costos para la NASA y los contribuyentes estadounidenses".

Leer más: La NASA está ayudando a SpaceX a explorar estos 9 lugares de Marte para el aterrizaje de las primeras misiones con su nave Starship

Aunque todas estas empresas han sido elegidas para ser parte del programa CLPS, esto no las garantiza el poder enviar una nave espacial propia al satélite, pero la agencia estadounidense las tendrá en cuenta a la hora de establecer qué cargas mandar, según ha explicado The Verge en un artículo.

La NASA seleccionó tres compañías en mayo para transportar aterrizadores robóticos a la Luna a comienzos de la próxima década. Sin embargo, Orbit Beyond, una de ellas, no se vio capacitada para desarrollar su parte del trabajo en el tiempo establecido. Esto ha desembocado en que actualmente solo dos de esas empresas continúen trabajando hacia ese objetivo.

La reciente incorporación de estas cinco nuevas compañías —SpaceX, Blue Origin, Sierra Nevada Corporation, Yyvak Nano-Satellite Systems Inc. y Ceres Robotics— aumenta la posibilidad de transportar cargas mucho más pesadas de lo que el resto de empresas prometía.

Leer más: Dos astrónomos han ideado un ascensor que podría conectar la Tierra y la Luna a través de un cable, pero la Agencia Espacial Europea no está convencida

"Tenemos una demanda y vimos la necesidad de traer algunos proveedores que hayan mejorado las capacidades de aterrizaje", ha dicho Steve Clarke, administrador adjunto para la exploración en la Dirección de Misión Científica de la NASA, durante una conferencia en la que se anunciaron a estos nuevos participantes.

Las nuevas empresas en incorporarse ya han presentado sus ofertas a la agencia estadounidense. Por un lado, Blue Origin ha propuesto el Blue Moon, un módulo de aterrizaje que desveló en mayo. SpaceX ha ofrecido su próxima nave espacial Starship que promete poder cargar hasta 100 toneladas hasta la superficie lunar.

A pesar de comprometerse a cumplir los plazos de tiempo que la NASA ha puesto sobre la mesa y que cada una de estas empresas ha aceptado, ninguna de las nuevas incorporaciones ha lanzado sus respectivas naves, por lo que, se sospecha que podría haber retrasos en los plazos.

Además, aún está en el aire qué cohetes serán los que formen parte del proyecto que la agencia estadounidense está llevando a cabo. La NASA también ha enfocado su atención hacia propuestas sobre módulos de aterrizaje que puedan llevar a seres humanos a la superficie lunar.

Y además