Síntomas del resfriado en bebés: cómo aliviarlos y cuándo acudir al médico

bebé enfermo, niños llorar

Una nariz congestionada suele ser la primera señal del resfriado común en un bebé. Se trata de una infección vírica muy corriente a todas las edades, también durante los primeros meses de vida.

Al nacer un ser humano cuenta con la denominada inmunidad innata que protege contra una gran variedad de gérmenes. Además, existe la inmunidad pasiva, —como anticuerpos que la madre transmite a su bebé mediante la lactancia—.

A pesar de ello, los bebés tienden a resfriarse con cierta facilidad al no haber estado expuestos a la mayoría de los virus de estas afecciones comunes, por lo que no han generado la resistencia necesaria. Durante el primer año de vida tendrán entre 6 y 8 resfriados, incluso más si están en guarderías, según la Clínica Mayo.

El tratamiento para el resfriado común en bebés consiste en aliviar los síntomas, ayudando a mantener las fosas nasales despejadas o asegurar el líquido necesario. 

Aunque en la mayoría de los casos se trate de un malestar generalizado que remitirá por sí solo, en ocasiones puede evolucionar a  casos graves. Especial atención merecen los bebés de menos de 3 meses que presenten fiebre. En estos casos lo adecuado es acudir al médico al comienzo de la enfermedad para evitar que la enfermedad pueda progresar.

Síntomas del resfriado en bebés

Bebé con fiebre

El resfriado común es una infección viral de la nariz y la garganta del bebé por lo que las primeras señales suelen ser un goteo de la nariz. Este puede ser claro al inicio y espesarse volviéndose amarillo o verde con el tiempo.

Los estornudos serán una prueba más que evidente de la presencia de la enfermedad si se vuelven recurrentes.

Otros signos y síntomas de un resfriado común en un bebé, según la Clínica Mayo incluyen:

  • Fiebre
  • Tos
  • Disminución del apetito
  • Irritabilidad
  • Dificultad para dormir
  • Problemas para amamantar o tomar el biberón debido a la congestión nasal

¿Qué se considera fiebre para un niño? Bebés y niños tienen fiebre cuando su temperatura está en o por encima de 38 °C si se mide en las nalgas (rectal), 37.5 °C si se mide en la boca (oral) o 37.2 °C si se mide bajo el brazo (axilar)

Como bajar la fiebre en bebes y niños: síntomas, tratamiento y cuándo debes acudir al médico

Es posible que por el malestar general el pequeño se encuentre más irritable de lo normal, llore con facilidad o pida estar en brazos. 

Cuándo acudir al médico

Los síntomas de resfriado, gripe y COVID- 19 son superponibles, por lo que, ante síntomas catarrales, podemos tener dudas de si deberíamos acudir al médico.

Además la afección puede provocar otras infecciones, como neumonía, bronquiolitis y laringitis, que deben ser tratadas por un pediatra.

Entre las complicaciones más comunes del resfriado en bebés se incluye la infección aguda del oído (otitis media), o de los senos paranasales (sinusitis) así como sibilancias.

COVID-19, alergia y resfriado: cómo distinguirlos ahora que los síntomas son más leves y pueden confundirse con facilidad

Se recomienda acudir al médico ante primeros síntomas de resfriado si el pequeño tiene menos de 3 meses, para reducir riesgos.

Si tu bebé tiene 3 meses o más, consulta con tu médico si:

  • No moja tantos pañales como de costumbre
  • Tiene una temperatura superior a 38 °C
  • Parece tener dolor de oído o está inusualmente irritable
  • Tiene los ojos rojos o presenta una secreción amarillenta o verdosa en los ojos
  • Presenta dificultad para respirar o sibilancia
  • Tiene una tos persistente
  • Tiene una secreción nasal espesa y verde durante varios días
  • Tiene otros signos o síntomas que te preocupan, como un llanto inusual o alarmante o no se despierta para comer

Busca ayuda médica inmediatamente si tu bebé se niega a tomar líquidos, tiene dificultad para respirar, está inusualmente bajo de energía o la tos le ha provocado vómitos.

Cómo aliviar el resfriado en bebés

La mejor manera de ayudar a tu bebé a tratar con los síntomas catarrales en asegurar una correcta hidratación, aliviar la congestión y vigilar la evolución de los síntomas.

Una buena higiene nasal con suero fisiológico le ayudará a respirar mejor. También es conveniente favorecer el ambiente húmedo y ofrecerle líquidos frecuentemente.

En caso de tener fiebre o dolores de garganta, se pueden administrar antitérmicos, siempre que su pediatra se los haya recomendado previamente. Por ejemplo el ibuprofeno no se recomienda antes de los 6 meses.

Otros artículos interesantes:

¿El confinamiento y la mascarilla ha debilitado el sistema inmune de los niños? Así lo ven los expertos

Las 6 frases más importantes que deberías enseñarle a tu hijo desde pequeño

10 accesorios muy extendidos para recién nacidos que los pediatras no usan para criar a sus bebés

Te recomendamos