Pasar al contenido principal

"Magia con mensaje": cuando el coaching y la magia se dan la mano para lograr lo que las empresas no pueden

  • A algunos les parecerá que en el terreno del coaching no hay mucho donde innovar, pero para otros se trata de un campo en el que todavía se puede hacer más.
  • Proyectos como Magia con mensaje nos demuestran dos cosas: que las empresas todavía pelean por mantener la motivación de sus empleados y que los emprendedores cada vez nos sorprenden más a la hora de innovar.
  • Magia con mensaje nace de la unión de un mago y un antropólogo con la firme convicción de que se puede innovar en el aprendizaje a través de la magia.
  • Borjo Meyer y José Luis Santamaría forman parte de Magia con Mensaje, una manera diferente de afrontar el coaching para empresas o eventos.

Hoy en día las empresas tienen el reto de plantear el coaching como algo que vaya más allá del desarrollo profesional y personal de sus empleados dentro del ámbito laboral, se trata de ofrecer un aprendizaje distinto que involucre a todas las partes, tiene que ser algo mucho más diferente. ¿Qué tal la magia?

Ahí es donde entran iniciativas como Magia con mensaje, nacen de la conjunción casi casual entre un mago y entretenedor personal, y un ingeniero y antropólogo. No se trata del inicio de un chiste ni de una historia épica, se trata del comienzo de una aventura tan sorprendente como instructora. “Llevo años trabajando en multinacionales y se nos ocurrió un día […], el por qué no conjugar los dos aspectos”, nos explica José Luis Santamaría, mitad de la dupla, “el aprendizaje a través del coaching, y el entretenimiento a través de la magia como vehículo para todos esos aprendizajes”.

A simple vista puede parecer un concepto un poco confuso, y sentimos la necesidad de preguntarle a la parte más artística del dúo, Borjo Meyer, cómo consiguen armonizar dos conceptos a priori tan alejados: “José establece toda la estrategia, se pone en contacto con la empresa y cuando tiene todo ese contenido me lo pasa a mí, y yo a lo que me dedico es a encajarlo dentro de la biblioteca mágica que tengo en casa”.

Por lo general, las sesiones de coaching se suelen traducir en largas horas frente al formador de turno, con apenas interacción con él. Con Magia con Mensaje, sucede todo lo contrario: “Junto con Borja, coordinamos determinados elementos, juegos y trucos de magia que ayudan a aplicarle un valor o un ámbito de entretenimiento que hace el aprendizaje más liviano, mucho más ligero y sobre todo más potente”, nos explica José Luis Santamaría.

Leer más: 11 señales de que estás haciendo bien tu trabajo... aunque no lo parezca

El proceso es el siguiente, la empresa en cuestión se pone en contacto con el dúo, trasladando sus peticiones en cuanto a contenidos o puntos de impacto sobre los que quieren incidir en la sesión. Tanto Meyer como Santamaría estudian el caso para determinar dos aspectos fundamentales: cuántas sesiones harán falta y qué clase de juegos o actividades serán los más adecuadas para el tipo de empresa y de empleados. Todos tienen que sentirse implicados.

“El aprendizaje se basa en tres niveles: el aprendizaje intelectual, el emocional y el vivencial, y a través de la magia conseguimos llegar hasta el aprendizaje intelectual”, nos dicen. Lo que realmente hace única a esta manera de entender el coaching, es que es totalmente a medida: “Se hace completamente a medida en cada caso, con un alcance, una duración y un propósito determinados”, nos decía José Luis Santamaría, “a nosotros nos encanta, siempre estamos haciendo cosas distintas”.

Y es que, durante las sesiones puedes estar trabajando conceptos como la productividad, el liderazgo, el equipo o la creatividad sin ni siquiera darte cuenta que ese es el verdadero objetivo. Mantienes la constante sensación de estar viviendo un espectáculo de improvisación y clown. Todo sea por alejarse de la rutinaria presentación y el cartelito con tu nombre.

“La simple idea de utilizar la magia con un mensaje es un modo transgresor de combinar y de transmitir conocimientos”. Es una prueba más de que no todo está inventado.

Y además