España podría entrar en recesión en 2023: BBVA Research prevé una contracción de la economía y estancamiento del empleo y Bruselas anticipa más inflación de la esperada

Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía.
Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía.

España logrará salvar los muebles en 2022 gracias al empujón de un verano histórico, pero se avecina un invierno complicado.

España podría entrar en recesión en 2023. El servicio de Estudios de BBVA prevé dos contracciones seguidas de la economía española, una en el último trimestre de este año y otra en el primero del que viene. 

En teoría económica, cuando se dan dos trimestres seguidos de crecimiento negativo de PIB, se considera una recesión técnica.

"Esperamos una desaceleración intensa entre el cuarto trimestre y el primer trimestre de 2023", ha pronosticado Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research. 

Una vez se esfume el efecto verano, llegará la ralentización. La inflación seguirá restando poder adquisitivo a los hogares, que después de un gasto récord en vacaciones, decidirán apretarse el cinturón. 

Como resultado, España sufriría una contracción acumulada de 0,5 puntos entre ambos trimestres, cayendo 3 décimas a finales de este año, y 2 a principios del que viene. Aun así, "se trata de una de las contracciones más suaves en la historia económica de los últimos 40-50 años", ha matizado Cardoso.

"Veremos un consumo estancado entre el último trimestre de este año y el primero del que viene", ha coincidido Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de BBVA. 

Además del agotamiento del consumo interno, el elevado riesgo de que otras grandes economías europeas entren en recesión también afectará a España.

A las puertas de la recesión: estos son los países que podrían sufrir una contracción económica en los próximos meses

En 2023, de hecho, la mayoría del recorte vendrá por un menor crecimiento de las exportaciones derivado de la peor evolución de las economías de la eurozona, lo que reducirá el PIB de España en 1,2 puntos porcentuales en 2023, respecto a las previsiones iniciales.

"Va a haber una contracción de la actividad como resultado del incremento de la inflación y del impacto que ello puede tener en el poder adquisitivo de las familias", ha explicado Cardoso. 

También habrá, ha continuado, "un agotamiento del impacto positivo en gasto que han tenido la vacuna y la eliminación de restricciones, y conforme se acerque el invierno habrá una elevada incertidumbre acerca de la disponibilidad de gas en algunos países de Europa, que también afectará".

Y hay más riesgos al alza, como la incertidumbre respecto a si los últimos cambios en la política monetaria, de la mano de la subida de tipos del Banco Central Europeo, ayudarán a frenar la inflación sin llegar a caer en una fuerte contracción económica.

"La idea a trasladar es que muy probablemente no se van a poder replicar las tasas de crecimiento de meses anteriores", ha avanzado Cardoso. 

Esta es la razón por la que BBVA Research ha recortado drásticamente sus previsiones de crecimiento para la economía española en 2023. Aunque el pronóstico de un avance del PIB del 4,1% este año se mantiene, en 2023 España crecerá sólo un 1,8%, lejos del 3,3% estimado inicialmente.

La debilidad del crecimiento afectará a la evolución del empleo. "No esperamos que se destruya tanto empleo como uno supondría en situaciones previas de crisis", ha añadido Cardoso. Sin embargo, el organismo sí prevé "un estancamiento del empleo entre finales de año y principios del que viene".

También hoy la Comisión Europea ha actualizado sus previsiones de crecimiento para España y el resto de países miembros. En el caso de España, mantiene su previsión de crecimiento en el 4%, sin embargo ha pronosticado una inflación mucho más elevada en 2022, del 8,1%, frente al 6,3% previsto en mayo.

Para 2023, Bruselas estima un repunte del PIB de España del 2,1%, hasta 1,3 puntos porcentuales menos de lo previsto en primavera y un 2,3% menos respecto a las previsiones de inicio de año. La cifra se sitúa, en todo caso, por encima del 1,5% de crecimiento previsto en 2023 para la media comunitaria y del 1,4% de la zona euro.

Otros artículos interesantes:

A las puertas de la recesión: estos son los países que podrían sufrir una contracción económica en los próximos meses

Qué va a pasar con la economía en el segundo semestre: las ganas de vivir un verano histórico impulsan el crecimiento, pero se avecina un invierno complicado

La paradoja de la inflación en vacaciones: España se encamina hacia un verano histórico en gasto a pesar de las alertas de recesión

Te recomendamos