Pasar al contenido principal
ceca magan

Cuándo y qué tipo de mensajes pueden enviarte los partidos políticos con la nueva ley comunitaria de protección de datos

Business Insider para Ceca Magán

Qué mensajes te pueden mandar los partidos políticos
Steinar Engeland / Unsplash
  • La propaganda podrá llegar al móvil (Whatsapp o SMS), por correo electrónico o a través de las redes sociales, pero con ciertos límites.
  • El ciudadano tiene derecho de oposición a recibir mensajes políticos, que deben circunscribirse a un proceso electoral legítimo.
  • Noemí Brito, socia del área de tecnología en el despacho de abogados Ceca Magán, analiza el Reglamento General de Protección de Datos de la UE.

La tecnología avanza a tal velocidad que resulta sencillo que deje atrás la legislación que debe regularla. Claro ejemplo de ello es cómo ha evolucionado la privacidad en Internet y, muy especialmente, en las redes sociales. De hecho, produce un cierto respeto -hasta vértigo en ocasiones- comprobar la cantidad y diversidad de datos nuestros que están colgados en la Red. Unos subidos por nosotros mismos, otros facilitados por empresas, por buscadores como Google u otras herramientas digitales y hasta por la propia Administración.

Protección de datos: de la LOPD española al RGPD comunitario

Precisamente con el propósito de dar respuesta a ese escenario fue aprobada la nueva normativa comunitaria al respecto: el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea (UE). Éste provoca el desplazamiento normativo de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). En muchos sentidos, el RGPD endurece, amplía y adapta a la actual realidad la protección de datos, ofreciendo mayor cobertura al ciudadano. Pero esa extensión de derechos no alcanza a todas las esferas o, cuanto menos, no queda del todo claro cómo y hasta qué punto se da una efectiva protección de los datos de los ciudadanos. En ese contexto, se plantea cuándo y qué tipo de mensajes pueden enviarte los partidos políticos con la nueva ley comunitaria de protección de datos.

¿Propaganda electoral en el móvil?

Es este caso, para que te hagas una idea, podrías llegar a recibir mensajes políticos en el móvil (Whatsapp o SMS), por correo electrónico o a través de las redes sociales sin tu consentimiento. De la misma manera, por ejemplo, en que es enviada la publicidad por parte de las empresas. De hecho, según algunos expertos, las formaciones políticas podrían llegar a aprovechar la información contenida en nuestras redes sociales, en las distintas publicaciones, para, rastreándolas, trazar perfiles ideológicos. Como era de esperar, el asunto ha levantado mucha polémica. Con la RGPD en la mano, ¿tienen los partidos políticos derecho a usar esa información virtual para hacernos llegar sus mensajes, su propaganda electoral?

"Es importante que la gente tome el control de su información personal y esta nueva ley nos da herramientas para controlar mejor nuestros derechos. Todas estas entidades o sujetos responsables no pueden hacer cualquier cosa con nuestros datos", apunta Noemí Brito, socia del área de tecnología en el despacho de abogados Ceca Magán.

Falta de claridad en el RGPD

Sin embargo, la propia experta reconoce que, a pesar de que el RGPD que no permite trazar perfiles ideológicos con la información contenida en redes o más allá de éstas, "está por ver que se haga". En ese sentido destaca, además, que ciertas partes del RGPD "son muy mejorables desde el punto de vista de la redacción porque deja abiertos algunos aspectos vinculados con la captación de datos a través de páginas web, no queda muy claro qué son o no fuentes accesibles al público", señala la experta.

"El RGPD no habilita en modo alguno que los partidos políticos hagan esos perfilados ideológicos. Que lo hagan es una situación que debería valorarse por parte de la autoridad de control pertinente. De hecho, en la nueva normativa los partidos políticos son, entre otros, sujetos responsables directamente mencionados. Ellos mismos deberán tomar las medidas y las precauciones adecuadas para no vulnerar los derechos de los ciudadanos. No es una barra libre para poder hacer cualquier cosa con los datos en el marco de los procesos electorales", asegura esta socia del área tecnológica en el despacho de abogados Ceca Magán.

La propaganda, en los procesos electorales

No hay que olvidar, tal y como recalca Noemí Brito, que "con independencia del soporte, la propaganda debe hacerse en el marco de un proceso electoral legítimo, conforme a la normativa correspondiente, no puede ser de cualquier manera ni para otros fines asociados como los perfilados ideológicos".

El derecho de oposición debe aparecer en cada comunicación

"El perfilado ideológico existe en los envíos electorales postales. De ahí que nos llegue propaganda de unos partidos y no de otros. Lo que ahora nos preocupa es que como, por regla general, tenemos expuesta nuestra vida en Internet, el tratamiento de la automatización de la información es mucho más preciso. Es un temor fundado de los ciudadanos, pero hay garantías. En la propaganda electoral debe indicarse que es propaganda electoral. Además, el ciudadano puede ejercer derecho de oposición, que es un elemento nuevo. Podemos oponernos a recibir esa información en cada comunicación electrónica: debe figurar esa opción en cada una de ellas", especifica la especialista.

"La gente tiene que ejercitar su espíritu crítico. Nos creemos prácticamente todo lo que fluye por Internet. Todos marcamos nuestra identidad, nuestra reputación en línea, cada vez que le damos a un 'me gusta', compartimos o publicamos. La normativa establece garantías para que los sujetos responsables no hagan lo que quieran con los datos, pero evidentemente el mayor protector de esos datos es el propio interesado", asevera Noemí Brito.

Fomentar el debate, sí; perfilados ideológicos, no

"La propaganda debe darse en un marco electoral legítimo, pero se ha abierto a las nuevas tecnologías, a la nueva era digital, la posibilidad de hacer llegar un mensaje, no en el sentido del perfilado ideológico, sino en el sentido de haya un mayor debate, una mayor configuración de la elección política que desee el ciudadano", concluye esta socia del despacho Ceca Magán.