Pasar al contenido principal

El coronavirus ha supuesto un espaldarazo definitivo para el teletrabajo: apenas un 5% de los españoles trabajaba desde casa en 2019, frente al 34% que asegura hacerlo en la actualidad

Trabajando en casa
Trabajando en casa Reuters
  • Menos de un 5% de los ocupados trabajaba desde casa en 2019, frente al 34% que asegura hacerlo en la actualidad.
  • Las posibilidades potenciales para poder teletrabajar ya eran considerables el pasado año, siendo esta opción técnicamente posible para más del 22% de los empleados, pero no se apostaba por ella.
  • El coronavirus supone el espaldarazo definitivo para el teletrabajo, que nunca antes había sido tan alto y que ha venido para quedarse.
  • Esta modalidad de empleo ayuda tanto a evitar o reducir los contagios por COVID-19 como a continuar trabajando, librando al empleado de un ERTE o de un despido definitivo.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

España se situaba entre los países europeos que menos recurrían al teletrabajo. Hasta hace bien poco, solo unos meses. Quizá por mentalidad, por una cuestión cultural.

Puede que despertase cierto recelo entre los empleadores por temor a que esta modalidad de empleo pudiese repercutir en la producción o sobre la productividad.

Hasta que estalló la pandemia y, más allá del drama humano y sanitario, el teletrabajo se posicionó como un salvavidas frente al coronavirus tanto para empresas como para trabajadores.

El teletrabajo en España

Considerando otras opciones, tales como recortes de plantilla, despidos definitivos o expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), bienvenido sea el teletrabajo.

No obstante, a pesar del estímulo que supuso la irrupción del Covid-19, puede sorprender que antes fueran tan pocos y ahora sean tantos los empleados que realizan su labor profesional en casa.

¿Cuántas personas pueden realmente teletrabajar en España?

Así que cabe preguntarse cuántos son los que de verdad, por el tipo de desempeño laboral que llevan a cabo, pueden encajar en esta modalidad de empleo.

Pues bien, frente a los números ofrecidos en la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE) referida a 2019, que indicaba que sólo un 4,8% de los empleados trabajaba normalmente desde casa, en la actualidad la cifra es casi siete veces mayor.

Un tercio de los empleados ya teletrabaja

De este modo, el 34% de los consultados afirmaba estar teletrabajando en la encuesta sobre el impacto del Covid-19 elaborada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) a finales de marzo y principios de abril.

Leer más: ¿Cuáles serán las principales obligaciones de las empresas acogidas a un ERTE cuando concluya el estado de alarma?

"La incorporación del teletrabajo de forma sobrevenida y sin preparación previa impide que, de momento, logre los niveles de eficacia, eficiencia y productividad que podría alcanzar, aunque también ha permitido continuar trabajando y evitar contagios en esta situación excepcional", explican desde este organismo dependiente de la Generalitat valenciana.

El coronavirus, el empujón definitivo para el teletrabajo

Resulta obvio colegir que pasar de un porcentaje inferior al 5% en teletrabajo a un 34% se debe al dramático efecto del coronavirus. Siendo así, existe otra clave que arroja luz sobre este crecimiento: las posibilidades potenciales para poder teletrabajar ya eran considerables el pasado año, pero no se apostaba por esta modalidad.

Leer más: Teletrabajo, higiene, sanidad, investigación y educación, las 5 lecciones que nos está dejando la crisis del coronavirus y que cuestionan nuestro modelo de sociedad

Prueba de ello es que el porcentaje de empleados que disponía entonces de la opción técnica de teletrabajar se elevaba al 22,3%, según datos del INE recogidos por Randstad. En números redondos, significa que hasta 4.405.320 personas tenían la posibilidad de teletrabajar sobre el total de población ocupada, que en el ejercicio precedente ascendió a 19.779.300 individuos.

"Frente a los datos de teletrabajo efectivo en 2019 y los de las posibilidades de desarrollarlo, las necesidades impuestas por el coronavirus parecen haber impulsado esta modalidad de trabajo", señalan desde el IVIE.

El teletrabajo ha venido para quedarse

Por su parte, Valentín Bote, director de Randstad Research, añade que "el teletrabajo es sin duda una opción muy positiva tanto para trabajadores como empleados", explica.

Además, "al profesional le permite seguir llevando a cabo su actividad laboral habitual mientras ahorra tiempo improductivo que le permite conciliar su vida personal con la profesional y, a su vez, la empresa contribuye a la satisfacción del empleado, lo que sin duda redunda en una mayor eficacia y, en consecuencia, en resultados de negocio más positivos", concluye Bote.

Y además