Pasar al contenido principal

Cuánto debe ahorrar más una mujer para jubilarse con la misma pensión media que un hombre

Pensionistas
GettyImages
  • Las mujeres cobran, de media, una pensión de jubilación que es un 37% inferior a la de un hombre.
  • Además, viven de media 5 años y medio más, de modo que tienen que ahorrar bastante más para obtener una pensión equivalente.
  • Hay diferentes alternativas para lograrlo, y dejar el dinero debajo del colchón no debería ser una de ellas por los efectos negativos de la inflación.

La brecha de género continúa siendo uno de los mayores problemas de desigualdad entre hombres y mujeres en España. Según datos del sindicato UGT, las mujeres cobran un 23,25% menos que los hombres, casi 6.000 euros menos al año. Una situación que está lejos de resolverse; según el informe anual sobre la brecha de género del Foro Económico Mundial, la brecha de género tardará más de 100 años en cerrarse.

Un problema que no solo tiene un impacto negativo a nivel laboral, sino también en relación con su pensión de jubilación. Menos salario implica menos cotizaciones a la Seguridad Social y, por tanto, menos pensión de jubilación. La pensión de jubilación que reciben los hombres es de 1.200 euros mensuales, frente a los 760 euros de una mujer, un 34% menos, según los datos recopilados en un informe del Instituto BBVA de pensiones. 

La brecha salarial también se debe a que las mujeres tienen mayor presencia en los sectores más con sueldos más bajos, mientras que están infrarrepresentadas en los que tiene sueldos más elevados.

"Las mujeres representan el 70% de la población asalariada con ingresos inferiores al salario mínimo interprofesional, mientras que solo representan el 28% de las personas que ganan más de ocho veces este salario mínimo interprofesional", recogía un informe de CCOO titulado La brecha salarial, factor de quiebra democrática.

"La presencia de las mujeres en la jornada a tiempo parcial certifica que es un elemento estructural en la vida laboral de las mujeres", señala el informe de CCOO. 

Por eso mismo, el esfuerzo que tiene que realizar una mujer para obtener la misma jubilación que un hombre es mucho mayor.

Cuánto tiene que ahorrar de más 

Además de tener una pensión más baja, las mujeres viven, de media, unos 5,5 años más que un hombre. Es decir, para alcanzar la pensión de un hombre no solo hay que tener en cuenta esos 440 euros de diferencia, sino también su mayor esperanza de vida.

Pero vayamos a los cálculos. Suponiendo que los trabajadores se jubilan por igual a los 65 años de edad (lo cual no siempre es así), que los hombres viven hasta los 80 años y 7 meses (esperanza de vida media para los hombres) y que no han obtenido ninguna renta adicional, en total habrán obtenido una renta de 224.000 euros en términos corrientes (sin tener en cuenta la inflación).

Hasta ese mismo momento, una mujer habrá obtenido 142.120 euros, es decir, 81.880 euros menos. Pero si le añadimos la mayor esperanza de vida, en realidad, la cantidad que debería ahorrar para obtener una renta equivalente a la de un hombre debería ser 110.920 euros, una cantidad nada desdeñable.

Cómo ahorrar para nuestra jubilación

Pero, ¿cómo podemos alcanzar esta cifra? ¿Es factible llegar a ella simplemente ahorrando?

Hagamos los cálculos. Suponiendo que empezamos a trabajar a los 25 años y nos jubilamos a los 65, es decir, 40 años trabajando, necesitaríamos ahorrar unos 230 euros al mes para alcanzar la misma cifra de jubilación que la de un hombre.

Teniendo en cuenta que, además, el sueldo medio en términos brutos y anuales para una mujer es de 20.131 euros según el INE, o lo que es lo mismo, un salario neto de unos 1.160 euros al mes, significa que tenemos que apartar un 20% de nuestros ingresos solo para equiparar nuestra pensión a la de un hombre.

Pero no acaba aquí la cosa, porque nos dejamos un elemento importante: la inflación. Y es que 230 euros ahorrados hace 40 años no tienen el mismo poder de compra que 230 euros en la actualidad. De hecho, asumiendo una inflación del 2% anual en 40 años, necesitaremos haber ahorrado casi el doble de dinero para mantener el mismo poder adquisitivo.

En palabras más sencillas, en realidad tendremos que haber ahorrado casi 400 euros al mes para obtener una renta equivalente a la de un hombre.

Opciones de inversión para alcanzar la cifra

La solución es relativamente sencilla: poner a nuestro dinero a trabajar para nosotros. Y cuanto antes mejor.

Si empezamos justo después de jubilarnos aportando 100 euros al mes, y asumiendo una rentabilidad anualizada del 6% para un producto de renta variable (bastante razonable teniendo en cuenta la rentabilidad actual del mercado), obtendremos 116.486,48 euros en términos constantes, es decir, ya descontando los efectos de la inflación.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que no todas las inversiones están pensadas para todos los públicos. Sin embargo, incluso pensando únicamente en productos de renta fija que a priori son más seguros, el esfuerzo ahorrador será siempre mucho menor.

Y, eso sí, cuanto antes empieces, antes podrás beneficiarte de todas las ventajas del interés compuesto.

Y además