Pasar al contenido principal

Cuánto dinero necesitas exactamente para jubilarte a los 55 años y vivir de tus inversiones hasta los 90 años

Dos jubilados celebran su retiro brindando a bordo de un velero
Getty Images
  • Poder disfrutar de la vida sin muchas complicaciones sin perder el nivel comprador que tenemos es lo complicado: sobre todo, si pensamos en dejar de trabajar a los 55 años.
  • Lo primero que has de hacer, opinan la mayoría de los expertos en gestión patrimonial, es que calcules el tiempo que has cotizado trabajando y el porcentaje de pensión pública que se te quedaría.
  • La cuestión es que, para llegar a los 90 años con ese nivel de vida, quiere decir que debemos disponer de una liquidez de 252.000 euros sobre el supuesto del cobro de una pensión pública con jubilación anticipada de 1.200 euros en 14 pagas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Jubilarse de manera anticipada es un sueño que muchos se plantean. Poder disfrutar de la vida sin muchas complicaciones sin perder el nivel comprador que tenemos es lo complicado. Sobre todo, si pensamos en dejar de trabajar a los 55 años. ¿Es posible retirarnos pronto y vivir con las comodidades actuales?

Hay que partir de la base que es una misión imposible, aunque quizá sí se puede conseguir en el caso de que nuestros ingresos se encuentren en la media y si hemos realizado las inversiones adecuadas hasta alcanzar esa edad. ¿Cuáles son los pasos que podríamos seguir? Efectivamente, como te puedes imaginar, no es para nada sencillo. La jubilación no está exenta de riesgos.

Lo primero que has de hacer, opinan la mayoría de los expertos en gestión patrimonial, es que calcules el tiempo que has cotizado trabajando y el porcentaje de pensión pública que se te quedaría. Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank, señala que habría que establecer un “modelo tipo” con el que ir jugando. Dicho de otro modo, dar con la estrategia y los trucos adecuados.

Supongamos que por jubilarnos anticipadamente cobramos unos 1.200 mensuales con 14 pagas, teniendo en cuenta que hubiéramos tenido derecho al cobro de 2.000 euros, aproximadamente, en el caso de haber agotado nuestra vida laboral. Eso quiere decir que “necesitaríamos tener 600 euros mensuales adicionales (7.200 euros anuales), para mantener el nivel de vida que teníamos antes de habernos retirado”, calculando los datos netos prorrateados.

Por tanto, añade Torre, una posibilidad es invertir previamente y de manera correcta en los años en los que estamos trabajando, para percibir esas “cantidades adicionales”. La cuestión es que, para llegar a los 90 años con ese nivel de vida, quiere decir que debemos disponer de una liquidez de 252.000 euros sobre el supuesto del cobro de una pensión pública con jubilación anticipada de 1.200 euros en 14 pagas

Leer más: Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

¿Es posible alcanzar esas cifras si invertimos? La repuesta es que sí, según estos expertos, aunque “no será sencillo”. En primer lugar, porque “existe el factor inflación”, al que hay que intentar batir año a año. Torre asegura que la mejor alternativa es “invertir en planes de pensiones y, paralelamente, hacerlo en fondos de inversión”

La estrategia más adecuada para alcanzar esa meta dice Castelo, es “diversificar lo máximo posible, fundamentalmente a través de fondos globales”, e ir invirtiendo con más riesgo a menor edad y menor riesgo a medida que nos vayamos haciendo mayores, con el objetivo de intentar tener entre un 4% y un 5% anual

Necesidad de constancia en el largo plazo

Dos personas planificando su jubilación
Getty Images

Estos especialistas en gestión patrimonial apuestan por invertir, durante los primeros años en los que se pueden tomar posturas más arriesgadas, el 70% de la suma global en acciones y el 30% en bonos, lo que se considera una asignación de activos de “crecimiento” debido a la edad del inversor.

Ese porcentaje ha de ir moderándose “a medida que vayamos cumplando años”, resalta Torre, hasta llegar a los 55 años. El objetivo es que nuestro método contemple una asignación de activo mayoritaria en renta fija cuando tengamos que disponer del dinero que hemos ido invirtiendo. En torno a un 75% de renta fija y activos de menor riesgo y el resto en renta variable.

Siguiendo estos parámetros, los expertos recomiendan una inversión mensual de, por lo menos, 200 euros para alcanzar los objetivos durante los primeros años de la vida laboral e ir incrementando esas cantidades, al ser posible, un 5% cada año. Es decir, unas cifras que cuesta alcanzar teniendo en cuenta la situación salarial a nivel español. 

Con todo, con la debida disciplina se pueden conseguir “ingresos recurrentes una vez que nos jubilemos”, destaca Castelo. Se necesita una gran perseverancia y una “planificación financiera orientada al largo plazo”. 

Y además