¿Cuánto te cuesta al año fumar? Este es todo el dinero que te puedes ahorrar si decides dejarlo

Vapear un cigarro electrónico.
Getty/licsiren
  • Fumar, además de conllevar riesgos para la salud, tiene costes económicos anuales importantes.
  • Sigue leyendo para ver cuánto dinero cuesta fumar al año y qué nivel de ahorro puedes tener si decides dejarlo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uno de los hábitos que puede trastocar el ahorro con tus finanzas personales y alterar la planificación que te hayas trazado es el de fumar. 

Además de ser una rutina insana puede ser bastante perjudicial para tu dinero. Hacer un presupuesto asumiendo estos costes puede limar los objetivos anuales que se suelen colocar en el horizonte. De hecho, suele ser uno de los gastos hormiga que los asesores patrimoniales tienden a recomendar reducir lo máximo posible.

Es cierto que no es fácil salir de la espiral, pero resulta muy interesante poner todo en perspectiva para saber cuánto ahorro puede suponer si decides aparcar los cigarrillos, ya que el coste al mes y, sobre todo al año, puede llegar a ser muy elevado. Hay que saber poner todo en perspectiva para no asumir un gasto elevado y que no se comprometan los objetivos que se han planteado. 

Llegados a este punto la cuestión es clara: ¿Cuánto cuesta fumar? Su coste exacto varía en función a la marca de tabaco y a la cantidad de cigarrillos que se fume diariamente. Si se asume que un fumador consume un paquete al día (20 cigarrillos) y que el precio medio es de 5 euros por paquete, un consumidor gastará en fumar 35 euros a la semana.

Esto, básicamente, se traduce en una media de 150 euros al mes o, lo que es lo mismo, 1.825 euros al año. Imagínate lo que puedes hacer con esas cantidades: desde ahorrar, pasando por invertir, hasta emplearlo en algún viaje que siempre has pensado hacer.

No obstante, el coste financiero de fumar no es solamente lo que nos gastes, sino el coste de oportunidad de lo que podrías hacer con ese dinero.

Este coste de oportunidad muchas veces es calculado como la rentabilidad que se obtendrían si invirtieras ese dinero. Pero lo cierto es que las personas que dejan de fumar (o las que no fuman) no se dedican a invertir ese dinero.

Con todo, resulta obvio que ese coste de oportunidad existe porque la realidad es que el fumador, por muy mal que ande económicamente, se las apaña para comprar su paquete de cigarros, aunque sea gastando menos dinero en su propia alimentación.

Otros costes directos de fumar que tienes que tener en cuenta

Tal y como se evidenció en un estudio realizado por la Reserva Federal de Atlanta los fumadores ganan hasta un 20% menos dinero que los no fumadores. No se entiende muy bien el mecanismo por el que ocurre esto, pero la realidad es que hay otros estudios que confirman ese esquema.

Asimismo, otro coste que normalmente no es considerado, pero que es muy evidente, es el coste de las primas de los seguros de salud, que es mayor en caso de ser fumador. En países como España donde existe una sanidad gratuita, este coste no lo sufre el individuo que fuma sino que es distribuido entre toda la sociedad a través de los impuestos. 

No obstante, si no existe esa sanidad gratuita o, si aun existiendo, el fumador desea tener un seguro privado, verá como las primas de seguro son mayores que si no consumiese tabaco.

De igual modo, tiene sentido que sea así, ya que es más probable que los fumadores desarrollen ciertas enfermedades y tengan que acudir al médico con mucha más frecuencia. Son conceptos que hay que tener en cuenta.

Cuáles son los costes indirectos de fumar

Y a todo esto hay que sumarle que existen asociados al tabaco que no son tan evidentes y que sufren los fumadores habitualmente.

Un claro ejemplo es que los fumadores puedan quemar alguna prenda de ropa, por lo que tenderán a gastar más en su reemplazo. 

También, tienen que lavar la ropa más a menudo, ya que, al final del día, el olor a tabaco que desprende la ropa es muy fuerte.

Es posible probable que gasten más en ambientadores para disimular el olor (o en higiene bucal por el mismo motivo). Y tienen que gastarse dinero en ceniceros. O airear la casa más a menudo en invierno o en verano (con lo que eso implique en gasto extra de calefacción y/o aire acondicionado). También, es probable que tengan que pintar su casa de vez en cuando para disimular el tono amarillento que han ido adquiriendo las paredes.

El tabaco de liar y los vapeadores son más económicos

Mientras, el coste del tabaco de liar, unos 5,10 euros de media los 30 gramos es mucho menos caro que los cigarrillos tradicionales, pero dejar el hábito de fumar puede suponer también un ahorro importante para tu bolsillo. Lo equivalente a 20 cigarrillos diarios (lo que sería una cajetilla) cuesta del orden de 28,5 euros al mes. Llevado al coste anual serían más de 14,2 euros semanales. Es decir, casi 60 euros al mes y 685 euros al año.

Por su parte, un consumidor de cigarrillo electrónico, más conocido como vapeador, no gasta al año ni la quinta parte que un fumador de tabaco normal. La Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) destaca a través de un estudio que el consumo medio en España de este dispositivo cuesta anualmente unos 325 euros.

Otros artículos interesantes:

Ahorro programado: en qué consiste y cómo puedes aplicarlo con tu dinero

6 formas de saber que ya ganas el dinero suficiente en la actualidad

Cuánto dinero cuesta una reforma integral de tu casa en función de los metros cuadrados que tenga la vivienda

Te recomendamos