Pasar al contenido principal

Los grandes bancos españoles logran ganancias millonarias en el primer semestre pero sus beneficios caen un 11%: esto es una muestra de cómo les afecta la llegada de los robots y la política monetaria europea

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. Reuters
  • Los grandes bancos españoles acaban de presentar resultados del primer semestre del año.
  • Si se suman los beneficios de Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankia y Bankinter acumulan una ganancia de 7.536 millones de euros, un 11,22% menos que el mismo periodo de hace un año. 
  • Los recortes de empleo de Caixabank y Santander suponen un gasto de 1.578 millones de euros, que pesa en las cuentas totales de la banca en el primer semestre dentro de la estrategia de digitalización de los bancos. 
  • El entorno de tipos de interés al mínimo marcado por el Banco Central Europeo estrangula el negocio tradicional de la banca de tomar depósitos y prestar dinero. 
  • La entrada de nuevos jugadores en el mercado puede marcar también el futuro del sector con la llegada de empresas tecnológicas y neobancos que rebajan los precios por servicios en mercados maduros. 

La gran banca acaba de presentar resultados de los seis primeros meses de 2019. Las seis grandes entidades han alcanzado en este primer semestre del año unos beneficios de 7.536 millones de euros si se suman las ganancias de Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankia y Bankinter. 

Estas cifras suponen una caída del 11% frente a los datos de hace un año cuando la suma de los beneficios de estas seis entidades alcanzaron los 8.415 millones de euros. 

Los resultados del primer semestre de este año están marcados por dos grandes ajustes de empleo en Caixabank y Santander y en un entorno donde los tipos de interés al mínimo estrangulan el negocio tradicional de la banca. 

La banca sigue con su recorte de plantillas y oficinas después de haber reducido más 85.000 empleos en los últimos diez años y esto tiene un coste. Los recortes de empleo de Caixabank y Santander suponen un gasto de 1.578 millones de euros en el semestre. 

Si al comienzo de la crisis, el ajuste de personal fue en gran parte por la caída de las cajas de ahorro que acabaron en su mayoría dentro de grandes bancos; ahora el recorte de personal viene en gran parte por la digitalización, con la automatización de muchos de los procesos, y los nuevos hábitos de los clientes que cada vez acuden menos a las sucursales físicas. 

Leer más: Los bancos españoles han prescindido de 85.000 empleados en la última década y la tendencia no parece que vaya a cambiar ante la inminente revolución de los robots

La innovación por un lado conlleva una fuerte inversión en las nuevas tecnologías como machine learning o inteligencia artificial tanto para tratar de reducir costes en los procesos internos del banco como para hacer más eficiente el servicio al cliente. Pero además en esa transición los bancos están reduciendo sus plantillas a base de EREs y prejubilaciones lo que conlleva un fuerte gasto en sus balances por el pago de indemnizaciones. 

A esto se suma el nuevo escenario creado por el Banco Central Europeo que sigue manteniendo una política monetaria de tipos de interés al mínimo. Si a comienzos de año parecía que esto podría cambiar, tras la última intervención de Draghi todo apunta a que los tipos de interés seguirán bajos durante muchos meses, e incluso, pueden llegar a bajar. 

Este "nuevo paradigma"como se refirió a él el consejero delegado de Sabadell, Jaime Guardiola— penaliza el negocio tradicional de los bancos que se basa en captar depósitos para luego prestarlos y ganar así el interés que esto genera. Las entidades tratan de compensarlo aumentando el negocio, por ejemplo, incrementado los préstamos tanto hipotecarios, como de consumo o a empresas. 

Esta situación ha generado además una creciente competencia de los bancos por arañar negocio en aquellas áreas donde se puede conseguir un mayor beneficio, sobre todo, a base de comisiones para tratar de compensar el escenario actual. Aunque la entrada de nuevos actores, como neobancos y fintech, tampoco lo están poniendo sencillo para esto. 

Cómo evoluciona el margen de intereses

Por otro lado, si se observa el margen de intereses de estos grandes bancos en general se observa una tendencia al alza en la mayoría de entidades, o por lo menos se mantiene. Aunque hay que tener en cuenta que las grandes entidades como Santander o BBVA tienen una fuerte presencia en otros mercados fuera de Europa como México o Brasil. 

Por ejemplo, Santander aumenta el margen de intereses hasta los 17.636 millones de euros frente a los 16.931 de hace un año. En el caso de BBVA se produce un repunte de casi 400 millones de euros en este dato.

Sabadell mantiene prácticamente estable este dato con un margen de intereses de 1.806 millones de euros frente a los 1.810 millones de hace un año. Bankia sí que reduce algo más esta cifra hasta los 1.018 millones de euros frente a los 1.042 millones de hace un año, una caía del 2,3%. 

Estos han sido los resultados de los grandes bancos en el primer semestre de 2019. 

Y además