Pasar al contenido principal

Odio trabajar desde casa pero mi empresa me obliga a hacerlo por el coronavirus: así lo estoy consiguiendo

Compared to my desk at work, this workspace is actually fairly clean and organized.
En comparación con mi escritorio en el trabajo, este espacio es bastante limpio y organizado. Graham Rapier / Business Insider
  • Estoy atrapado en casa esta semana teletrabajando a raíz de la política de mi empresa por el brote del coronavirus.
  • La semana pasada volví de unas vacaciones en Japón justo cuando los casos allí (y en Estados Unidos) comenzaron a extenderse rápidamente.
  • Teletrabajar es lo peor, pero estoy decidido a aprovechar al máximo la semana.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ha pasado un día y ya me estoy volviendo un poco loco.

La semana pasada un responsable me explicó que los empleados de Business Insider que hubieran viajado recientemente a países afectados por la rápida propagación del coronavirus (Japón en mi caso) debían trabajar desde su casa durante dos semanas a partir del día de su regreso. Eso significaba hasta el 9 de marzo en mi caso, a pesar de haber estado en la oficina durante tres días tras mi viaje.

Algunos de mis compañeros se mostraron celosos por mi situación, pero yo odio teletrabajar. Existen muchas distracciones, estoy completamente solo y no tengo café gratis. Además existen algunas herramientas, como el terminal de Bloomberg, a las que es imposible acceder de forma remota.

Dejando a un lado las quejas, decidí aprovechar al máximo la semana. Al fin y al cabo unos 24,8 millones de estadounidenses trabajan desde casa al día, según cifras de 2018 de la Oficina de Estadísticas Laborales. En España la situación es más modesta: tan sólo el 1,3% trabaja ocasionalmente a distancia según datos del INE.

Así que pregunté a mis seguidores en Twitter para que me dieran consejo. Recibí respuestas de lo más variado: me invitaban a establecer una rutina, evitar los pantalones elásticos o ponerme un podcast. Alguno de los consejos fue incluso un paso más allá: adopta un perro.

Para ser claro: esta "cuarentena" ha sido por simple precaución de mis jefes. Ninguna autoridad nacional, estatal o local había implementado regla oficial alguna para los viajeros que regresaran de Japón en el momento de mi vuelta.  Aún así, mi compañero de piso se vio en una extraña situación en la que se preguntaba "¿qué se supone que debo hacer si de verdad tienes el coronavirus?"

Aquí está mi plan de supervivencia para este exilio:

Crear un espacio de trabajo.

Establish a workspace.
Bienvenidos a mi pequeño y caro apartamento en Brooklyn. Graham Rapier / Business Insider

Mi escritorio en el trabajo es caótico. No obstante, es un espacio que tiene una única función: el trabajo. Tiene dos monitores, una mesa y una silla cómoda y agradable.

En casa, todo lo que tengo es esta silla, así que tuve que utilizar la mesa de la cocina (lo siento, compañero de piso). Afortunadamente, hay más luz natural aquí que en mi trabajo, situado en el Bajo Manhattan, y puede que el wifi sea incluso más rápido. Por otro lado, este espacio de trabajo está a solo unos metros de mi cama, además de otras distracciones.

Sal a la calle.

Go outside.
Graham Rapier / Business Inisder

Ha hecho muy buen tiempo últimamente, lo que resultó positivo para mi salud mental. Que los días sean más largos no es una molestia en absoluto. A la hora de comer el primer día, di un paseo rápido por el parque y quedé con algunos patos. No digo que se les dé mejor escuchar que a mis compañeros de trabajo, pero fueron una buena compañía.

Tener suficiente comida en casa.

Food.
Estos aperitivos dicen más sobre mi vida de lo que probablemente ponga en Internet. Graham Rapier / Business Insider

Parece algo obvio, pero me di cuenta de que en otras ocasiones en las que he teletrabajado, mi despensa no estaba preparada para ello.

Así que el domingo fui a la tienda local y compré para el desayuno, refrigerios y demás. También tenía a mano una sopa casera por una cirugía de muelas del juicio, pero esto es para contarlo en otro tipo de artículo.

Distracciones, pero de las buenas.

Distractions — but the good kind
Spotify

La estancia en casa puede llegar a ser tan monótona como lo son a veces los presentadores de la CNBC, o tan ruidosa como Jim Cramer. Cuando necesitaba concentrarme de verdad, y ahogar los ruidos de obras de mis vecinos, mis auriculares aislantes fueron muy útiles (también recomiendo esta lista de reproducción de Spotify "minimalismo").

¿Funcionará esto?

Will this work?
¿Una distracción total o una compañía bienvenida? Sólo el tiempo lo dirá. Graham Rapier / Business Insider

Mi corazonada en ese momento, era que la cuarentena no saldría bien. Mientras escribía este artículo basado en mi segundo día de teletrabajo, el futuro me resultaba sombrío. De no haber sido por una primicia en la que estuve trabajando el día anterior, no habría tenido ninguna motivación.

 

Y además