Pasar al contenido principal

Investigadores descubren que los cuásares pueden producir tsunamis radiactivos capaces de impedir la formación de estrellas

Agujero negro
Getty
  • La mayoría de las galaxias poseen un agujero negro supermasivo en su centro como ocurre en la Vía Láctea.
  • Estos se alimentan de grandes cantidades de materia y terminan emitiendo una fuerte radiación en forma de tsunami que da lugar a los cuásares.
  • Un equipo de investigadores ha descubierto que este fenómeno puede dificultar el proceso de formación de estrellas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Algunos fenómenos del universo aún no se han logrado entender por completo. Es el caso de los cuásares, grupo de cuerpos celestes altamente brillantes relacionados con algunas galaxias realmente activas y blazares.

Estas galaxias, que emiten grandes cantidades de energía, contienen agujeros negros supermasivos en su centro que se alimentan de porciones considerables de materia. Al absorber tanta materia, esos agujeros negros, que terminan rodeados de gas caliente, emiten una fuerte radiación en forma de tsunami que da lugar al cuásar.

Leer más: Así ha evolucionado la industria aeroespacial en los últimos 10 años

"Estas eyecciones son cruciales para comprender la formación de galaxias", ha dicho Nahum Avav, profesor del Departamento de Física del Colegio de Ciencia de Virginia Tech y principal investigador del este hallazgo publicado en Astrophysical Journal Supplement. "Están empujando cientos de masas solares de material cada año. La cantidad de energía mecánica que llevan estos flujos de salida es hasta varios cientos de veces mayor que la luminosidad de toda la Vía Láctea".

Arav y su equipo han estudiado las observaciones recogidas por el Telescopio Hubble de 13 cuásares conocidos. A medida que los tsunamis espaciales generados por los cuásares chocan con el gas interestelar, su temperatura aumenta miles de millones de grados, y esa energía es emitida en forma de luz a través del espectro electromagnético, según ha publicado ScienceAlert en un artículo.

Leer más: Las misiones espaciales más ambiciosas de las próximas décadas

Los datos obtenidos han permitido medir los 3 cuásares más potentes hasta la fecha. Estos habían emitido tanta energía como para producir la retroalimentación necesaria para el enfriamiento galáctico.

Esta investigación también ha mostrado una explicación sobre por qué el tamaño de las galaxias está relacionado con el agujero negro que poseen. Si este expulsa material, no solo dificulta la creación de nuevas estrellas, sino que limita los elementos de los que puede alimentarse haciendo que no crezca en demasía.

"Las observaciones ultravioletas del Hubble nos permiten seguir todo el rango de producción de energía de los cuásares, desde el gas más frío hasta el más caliente y altamente ionizado en los vientos más masivos", ha dicho el astrónomo Gerard Kriss del Space Science Institute. "Estos flujos de salida pueden proporcionar nuevas ideas sobre el vínculo entre el crecimiento de un agujero negro supermasivo central y el desarrollo de toda su galaxia anfitriona".

Y además