Pasar al contenido principal

Los cuatro protagonistas del intento de investidura de Puigdemont

Vídeo de Carles Puigdemont en los Premios Gaudí.
Vídeo de Carles Puigdemont en los Premios Gaudí, el pasado domingo. Marta Pérez/EFE
  • Esta mañana, el presidente del parlamento de Cataluña, Roger Torrent, se reunirá con la Mesa y tendrá que decidir el formato del pleno de investidura, previsto para la tarde, que está impugnado por el Constitucional.
  • El candidato Carles Puigdemont dejó entrever ayer por la tarde que tenía intención de volver a España, aunque el Gobierno se ha movilizado para impedirlo.
  • A mediodía debe reunirse de urgencia el Tribunal Constitucional, para decidir sobre las alegaciones presentadas por los independentistas.

Esta tarde está previsto que se celebre el pleno de investidura del parlamento de Cataluña del que, previsiblemente, las fuerzas independentistas tratarán de salir con Carles Puigdemont nombrado presidente de nuevo.

Hasta entonces, sin embargo, aún debe reunirse la Mesa del parlamento —que es quien organiza el proceso de investidura— y decidir si sigue adelante, después de haber sido advertida por el Tribunal Constitucional el pasado sábado de que de hacerlo podría incurrir en consecuencias penales.

El otro punto de atención estará en el propio Tribunal, que se reúne a las 13 horas de urgencia para estudiar las alegaciones presentadas por el partido de Puigdemont, Junts per Catalunya, ante el pleno de la tarde.

Candidato, presidente del parlamento y del propio Tribunal son los protagonistas del día, pero aún hay un cuarto y fundamental en todo el proceso: el ministro del Interior, que tiene el encargo de impedir que Puigdemont logre entrar en España y llegue al parlamento.

Carles Puigdemont, el hombre más buscado

Ha llegado el día del pleno de investidura en el parlamento de Cataluña y, a pocas horas de que se celebre, aún quedan muchas incógnitas por resolver.

La primera y esencial es si Carles Puigdemont, líder del partido independentista Junts per Catalunya y único candidato a ser presidente de la región, se presentará. En caso de que lo haga sería detenido, como ya advirtió el Tribunal Supremo. En caso de no hacerlo, el Tribunal Constitucional prohíbe que se le vote.

La duda, por tanto, es si ha entrado o ha intentado entrar en España. En la tarde de ayer, colgó en su cuenta de Instagram una fotografía de una calle de Barcelona cercana al parlamento, dejando entrever su intención de personarse en el pleno.

Mensaje de Instagram de Carles Puigdemont, de una calle de Barcelona.
Mensaje de Instagram de Carles Puigdemont, de una calle de Barcelona cercana al parlamento, publicada ayer por la tarde. EFE

Puigdemont, periodista de profesión, ex alcalde de Gerona, sucesor de Artur Mas y nombrado presidente de la Generalitat in extremis en enero de 2016, pilotó la declaración unilateral de independencia de la región en octubre del año pasado, motivo por el que pesa una orden de detención e ingreso en prisión contra él en territorio español.

Por eso lleva desde entonces fugado en Bélgica y ha intentado, hasta el último momento, que se le permitiese optar de nuevo a la presidencia de Cataluña desde el extranjero. El Tribunal Constitucional lo ha impedido y el Supremo, también: Puigdemont, que es el único candidato propuesto, ha logrado así que todo el peso de las decisiones que hoy se tomen radique en la Mesa del parlamento, que preside el independentista Roger Torrent y que se expone, por tanto, a incurrir en los mismos ilícitos penales que ya pesan sobre su antecesora, Carme Forcadell.

Roger Torrent, entre la ley y la rebelión

Roger Torrent anuncia la candidatura de Carles Puigdemont a la presidencia de la Generalitat
Roger Torrent, presidente del Parlamento de Cataluña y miembro del partido independentista ERC, propuso a Carles Puigdemont para presidir la región el pasado lunes 22 de enero. Alberto Estévez/EFE

Torrent ha sido el último protagonista en entrar en escena. Diputado por Esquerra Republicana de Catalunya en las tres últimas legislaturas, y nacido en 1979, es el presidente del parlamento catalán más joven de su historia. También el que se enfrenta a una de sus situaciones más complicadas.

Tras reunirse con Puigdemont en Bruselas la semana pasada, ha perfilado una estrategia para sortear la prohibición del Constitucional que pasa por distribuir la culpa: además de Puigdemont, otros cuatro diputados electos se encuentran en Bélgica y no podían votar, lo cual planteaba que los partidos independentistas estuvieran empatados en escaños con los constitucionalistas.

En las últimas horas, sin embargo, tres de ellos han renunciado a sus actas, de modo que ahora han pasado a otros tres diputados que sí se encuentran en España y pueden votar. Así, queda garantizado que cualquier propuesta de Torrent contará con un respaldo suficiente en la cámara.

Si esta mañana decide, por tanto, seguir adelante con el pleno, las consecuencias penales podrían recaer en los 68 parlamentarios independentistas que está previsto voten a favor.

Juan José González Rivas, el Constitucional ante la urgencia

Juan José González Rivas
Juan José González Rivas, presidente del Tribunal Constitucional Wikimedia Commons

Un actor esencial: Rivas es el presidente del Tribunal Constitucional, cuyos magistrados (once de los doce que lo componen, con ausencia por enfermedad de Andrés Ollero) tuvieron que pronunciarse el sábado de urgencia sobre el recurso presentado por el gobierno central dos días antes.

El Gobierno pretendía desbaratar por completo el intento de investidura antes de que se produjese. El Constitucional, en una decisión salomónica, se decantó únicamente por exigir que Puigdemont estuviese —previa autorización judicial, que le ha sido denegada— físicamente en el parlamento.

Ante la decisión, el partido de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya, presentó un recurso, y sobre él debe pronunciarse el Constitucional de urgencia hoy mismo. Está previsto que el pleno se reúna a la una del mediodía, apenas un par de horas antes de la hora a la que está convocado el pleno.

Juan José González Rivas es el presidente del Constitucional desde marzo del año pasado, tras haber pertenecido al alto tribunal desde cinco años antes y haber desarrollado una larga carrera en el Supremo. No solo le ha tocado la necesidad de lidiar con la delicada e inédita aplicación del artículo 155 de la Constitución, que el Gobierno central invocó para destituir al de Cataluña y convocar las elecciones del 21 de diciembre, sino que ahora debe pronunciarse sobre cuestiones tan complejas como el pleno de investidura y hacerlo en tiempo récord.

Juan Ignacio Zoido, "todo vigilado"

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido en San Sebastián.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido en San Sebastián el pasado fin de semana, durante un homenaje a Gregorio Ordóñez. Juan Herrero/EFE

El cuarto hombre sobre el que pesan todas las miradas es el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Ex alcalde de Sevilla, Mariano Rajoy lo eligió casi por sorpresa como ministro del Interior en 2016.

Suya ha sido la responsabilidad del polémico operativo policial del 1 de octubre en Cataluña, con el que el Gobierno pretendía evitar la votación de independencia con la que se desencadenó la actual crisis. Ahora, tiene el mandato de evitar por todos los medios que Puigdemont pueda entrar en España y presentarse en el parlamento.

Lo dejó claro la semana pasada, cuando admitió que su departamento tiene un enorme despliegue para evitar la entrada por tierra, mar o aire de Puigdemont, incluidos caminos de monte del Pirineo o incluso cruces de la frontera en helicóptero. 

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que de él dependen tienen, además, blindado el parlamento para evitar por cualquier medio que Puigdemont logre acceder.

Te puede interesar