El sistema inmunológico podría no olvidar nunca el COVID-19 leve incluso después de la recuperación, según un estudio

El sistema inmunológico podría no olvidar nunca el Covid-19 leve incluso después de la recuperación, según un estudio de Nature.
El sistema inmunológico podría no olvidar nunca el Covid-19 leve incluso después de la recuperación, según un estudio de Nature.
reuters
  • Un estudio publicado en Nature apunta a que el organismo es capaz de generar inmunidad de largo recorrido tras una infección leve por COVID-19.
  • El equipo científico apunta a que el secreto se escondería en la médula ósea. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tras el contagio por coronavirus, el sistema inmune genera una oleada de anticuerpos que ejercen de protectores para el organismo ante un potencial reinfección. De ahí que, por ejemplo, las personas que han pasado la enfermedad reciban una única dosis frente a quienes no han generado esos anticuerpos.

 Según un reciente estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, publicado este lunes en la revista Nature, esas células inmunes que permanecen en la médula ósea a la espera de un nuevo ataque del Covid-19, en cualquiera de sus variantes, permanecen varios meses después de superada la patología. 

Es más, según el autor principal de dicho estudio, Ali Ellebedy, profesor asociado de patología e inmunología, de la medicina y de la microbiología molecular, estas células podrían permanecer en el organismo durante toda la vida. 

De este modo, se vendría a refutar la idea de que los casos leves de Covid-19 deja en el paciente una inmunidad temporal. El investigador explica que el hecho de registrar una bajada de anticuerpos tras un proceso de infección aguda es una pauta normal, y matiza que con el tiempo tiende a estabilizarse. 

Según el estudio publicado, los científicos han hallado anticuerpos protectores en personas después de 11 meses tras presentar los primeros síntomas de la enfermedad, lo que les anima a hablar de una primera evidencia de inmunidad duradera. 

Sin embargo, la investigación se ha centrado exclusivamente en casos leves de contagio, por lo que aún queda estudiar qué ocurre en los casos moderados y los graves de infección por coronavirus

La clave de la inmunidad para ex pacientes Covid-19 reside en la médula ósea

Como en cualquier infección de origen viral, las células inmunitarias que se generan para responder al ataque externo hacen que los anticuerpos se multipliquen rápidamente y comiencen a circular en la sangre. En consecuencia, su nivel en sangre aumenta. 

Cuando éstos 'machacan' a la infección, la mayoría de estas células de defensa muere, reduciendo así el nivel de anticuerpos en la sangre. Pero hay una pequeña proporción de ellas, las denominadas células plasmáticas de vida larga, que se establecen en la médula ósea desde donde emiten de forma continua bajos niveles de anticuerpo para la sangre a modo de barrera protectora.

Los asintomáticos también podrían tener anticuerpos de larga duración

Ellebedy apunta en sus declaraciones a Nature que existe la posibilidad de que los asintomáticos también posean estas células guardianas en la médula ósea, pero reconoce que aún no lo ha investigado por lo que carece de pruebas científicas que lo avalen. El objetivo del equipo pasa por replicar el estudio en pacientes que han sufrido una infección por Covid-19 más grave y saber hasta qué punto estos pacientes pueden autoprotegerse de un futuro brote. 

Otros artículos interesantes:

Singapur aprueba un test de aliento para el COVID-19 que solo conlleva soplar y ofrece el resultado en un minuto

17 actividades al aire libre que pueden darle la vuelta a tu verano en medio del coronavirus

5 razones por las que es casi imposible alcanzar la inmunidad de rebaño, según los científicos