Pasar al contenido principal

Cuidado este verano en las piscinas: estas son las enfermedades que puedes coger

Una piscina pública de Madrid, durante la pandemia del coronavirus
REUTERS/Susana Vera

  • El COVID-19 no se propaga a través del agua, sobre todo si tiene cloro, ya que desactiva la capacidad de contagio del virus.
  • Pese a eso, no se debe olvidar que sí que hay otras enfermedades que soy muy frecuentes por el uso de piscinas y algunas fácilmente evitables.
  • Entre las más comunes está la dermatitis, el 'pie de atleta' o las infecciones de oído.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es normal preguntarse si existe riesgo de contagio de coronavirus en las piscinas, ya que acaban de abrir, y qué medidas se pueden tomar para reducir al máximo el peligro de ser contagiado por el COVID-19.

La realidad es que el COVID-19 no se propaga a través del agua, sobre todo si tiene cloro, ya que desactiva la capacidad de contagio del virus.

Tampoco hay datos que afirmen que el coronavirus sobrevive en el agua salada.

Leer más: Escuelas y campamentos de verano: así es el plan de desescalada en el ocio educativo juvenil

Debes tener en cuenta que el virus se transmite a través de las gotas de saliva que vuelan por el aire, lo que imposibilita su contagio a través del agua.

Pese a eso, no se debe olvidar que sí que hay otras enfermedades que soy muy frecuentes por el uso de piscinas y a las que hay que prestar especial atención, ya que muchas se pueden prevenir.

El doctor Juan Jurado Moreno, responsable del Grupo de Trabajo de Dermatología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha hablado con Infosalus sobre cuáles son las 5 afecciones más comunes de adquirir en piscinas.

Diarrea

De todas las enfermedades, esta es la más común, ya que muchos gérmenes pueden resistir perfectamente al cloro del agua de las piscinas.

Entre los que más suelen padecerla se encuentran los niños, las embarazadas y las personas con un sistema inmunitario bajo.

Para evitarlo, es importante tener una buena higiene personal y ser responsable en las piscinas.

Dermatitis

La dermatitis aparece, sobre todo, cuando se ha estado demasiado tiempo dentro del agua.

Se manifiesta como inflamaciones de la piel tras el baño en forma de ronchas o de habones muy pruriginosos, erupciones generalizadas, o lesiones ampollosas o purulentas a nivel de los folículos ('foliculitis del jacuzzi').

Son lesiones que, por lo general, desaparecen solas, y solo necesitan tratamiento en algunas casos.

Para evitarlo, es recomendable hacer hincapié en la ducha antes y después del baño, además de quitarse el bañador húmedo y secarse muy bien

Infecciones de oído

Otra afección causada por la humedad son las infecciones de oído, ya que facilita la entrada de gérmenes. Ejemplo de ello son las otitis externas, que se producen a consecuencia de que haya mucha presencia de humedad en el conducto auditivo.

Esta infección se manifiesta por picor o dolor en el oído, el cual aumenta al presionar sobre la oreja, e incluso a veces pueden llegar a supurar.

Para prevenirla, se aconseja el uso de gorros o tapones, sobre todo en pacientes con alguna patología del oído previa. Si se te ha metido agua en el oído, lo mejor es inclinar la cabeza hasta que esta salga y no introducir nunca bastoncillos. 

Irritaciones respiratorias o irritaciones oculares

Ambos tipos de irritaciones se producen en su mayoría debido a la formación de cloraminas que, al evaporarse, provocan irritación de mucosas (respiratorias, nasales, oculares).

Ocurren más frecuentemente en piscinas cubiertas y con excesiva contaminación (orina, heces, sudor, productos de higiene personal) por un mal mantenimiento de la misma. 

Otras infecciones cutáneas

  •  El 'pie de atleta': es una infección por hongos que afecta a los espacios entre los dedos de los pies, produciendo grietas dolorosas. Suele ocurrir por andar descalzos en suelos húmedos y contaminados. Esta infección requiere de una higiene especial y un tratamiento.    
  • El molusco contagioso: son lesiones sobreelevadas blanquecinas múltiples en tronco y extremidades, muy contagiosas, producidas por un tipo de virus. Esta infección necesita de tratamiento especializado.    
  • Verrugas comunes víricas: también conocidas como 'papilomas plantares'. Son lesiones verrugosas de origen vírico, muy duraderas y molestas, que se adquieren por andar descalzos. Los papilomas necesitan de tratamiento específico.

Con el fin de prevenirlas, es necesario utilizar chanclas y secarse bien los pies antes de ponerse de nuevo los zapatos.

Y además