Los cultivadores de árboles de Navidad se sobreponen al coronavirus: prevén unas ventas similares e incluso mayores que las del año pasado

Hombre colocando árbol de Navidad

REUTERS/Caitlin Ochs

  • El coronavirus no ha perjudicado al negocio de los árboles de Navidad en España. Los cultivadores están registrando cifras de ventas iguales o incluso mayores que las del año pasado.
  • La zona del Montseny-Guilleries, en Girona, es la principal área de cultivo de abetos del sur de Europa.
  • Los árboles de plástico, por su parte, se producen casi en su mayoría en la ciudad china de Yiwu, que da el año por perdido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Se acerca la Navidad y, con ella, la decoración típica de esta época: las luces, el espumillón y los belenes ocupan las casas y calles de España, aunque aún más comunes son los árboles de Navidad. Están por todas partes y de muchas maneras distintas: abetos de verdad, de plástico, con luces, cubiertos con adornos...

Pero, ¿alguna vez has pensado en el dinero que mueve este negocio cada año?

En 2020, el coronavirus ha dañado muchos sectores de la economía, pero no afectará a las ventas de árboles de Navidad en España, que espera mantener el nivel de otros años. Además, la producción de abetos de 2020 es "excelente", según fuentes del sector, gracias a las lluvias de primavera.

“Será una Navidad de quedarse en casa y el árbol es la estrella del hogar estos días”, afirma el presidente de la asociación de Cultivadors d’Arbres de Nadal Associats de Catalunya (Canac), Albert Gallifa, en declaraciones a La Vanguardia. A finales de noviembre, Gallifa, que tiene un vivero, reconocía al mismo medio que había vendido un 10% más que otros años a empresas de jardinería.

Así es como empezó la tradición del árbol de Navidad

La principal área de cultivo de abetos del sur de Europa se encuentra en España, en la zona del Montseny-Guilleries, donde se suele celebrar la feria de Espinelves, que este año ha sido cancelada por la pandemia.

Situado a 750 metros de altitud, Espinelves es un pueblo rodeado de bosques que recibe cada año entre 60.000 y 90.000 visitantes a su Feria del Abeto, una tradición que se remonta a 1981 y donde se exponen las diferentes variedades del árbol que se cultivan en la zona.

La que sí se está celebrando es la Feria de Santa Lucía, en Barcelona. Según su página web, han contratado a 8 personas que se suman a los 5 agentes cívicos que les cede el Ayuntamiento de la Ciudad Condal. Asimismo, han establecido 2 entradas y 2 salidas para controlar el aforo, que estará al 30% de su capacidad y han reducido de 282 a 121 el número de paradas. 

Fuentes de la Feria han asegurado a Business Insider España que la gente sigue yendo pese a la situación sanitaria y que la demanda es más o menos la misma que el año pasado. 

Y es que el coronavirus no ha detenido a los cultivadores: muchos han decidido empezar a venderlos por internet. Es el caso de Narcís Vidal, un emprendedor de Girona que ha creado una plataforma especializada en la venta telemática y envío a domicilio de los abetos procedentes del macizo Montseny-Guilleries: Avet Solidari.

Vidal decidió emprender durante el confinamiento. "Es un proyecto bonito, que era lo que estaba buscando", explica en una entrevista con Business Insider España.

El objetivo inicial era vender 500 árboles, pero ya van por los 700 y prevé alcanzar los 800 a final de la temporada. Al igual que los responsables de la Feria de Santa Lucía, Vidal no cree que el coronavirus haya enfriado la demanda, sino todo lo contrario.

"Han subido las ventas a nivel general. No solo en mi caso, que ha ido bastante bien, sino que todo el sector está contento", afirma el fundador. "Es un hecho contradictorio porque se han cancelado varias ferias".

Avet Solidari compra los abetos a diferentes viveros de la zona del Montseny. El precio de los árboles depende de la especie que sea y oscilan entre los 39 y los 79 euros.

La sostenibilidad es uno de los valores más importantes de la compañía, que entrega los árboles con tierra para que puedan ser trasplantados cuando acabe la Navidad. "Normalmente, se venden muertos", cuenta Vidal. "En el norte de Europa, por ejemplo, es muy típico vender directamente el árbol con un pie de madera".

Además, optimizan las rutas para contaminar lo menos posible.

Este proyecto donará el 5% de los ingresos al Marató de TV3, que recauda fondos para la investigación del COVID-19.

Los árboles artificiales, la opción menos sostenible

La alternativa a los árboles de Navidad de verdad son los artificiales, que en su mayoría están hechos de plástico. Los primeros aparecieron en el siglo XIX y estaban hechos de metal pero, en la década de 1930, empezaron a fabricarse con plástico, principalmente PVC.

La primera compañía que los comercializó fue Addis Brush Company, que utilizaba el mismo material que sus escobillas de baño. Sus árboles de Navidad artificiales, patentados en 1950, estaban diseñados para tener una fuente de luz debajo y geles de colores que cambiasen a medida que el árbol iba girando, según recoge ThoughtCo.

Las ventajas de los artificiales frente a los reales son su facilidad a la hora de transportarlos y que, normalmente, también son más baratos, pero su huella de carbono es mucho mayor.

5 árboles de Navidad que puedes comprar online por menos de 50 euros y con envío gratis

Según un informe de Carbon Trust, la de un abeto es bastante menor que la de un árbol de plástico, sobre todo si se deshecha de la manera correcta: los reales producen aproximadamente 3,5 kilogramos de CO2, mientras que la huella de los artificiales asciende a 40 kilogramos.

No obstante, el estudio especifica que, de no ser reciclado el abeto, podría llegar a producir unos 16 kilogramos de CO2.

"Si eliges un árbol de Navidad artificial, deberías utilizarlo durante unos 10 años para que su huella de carbono sea menor que la de los árboles reales", explica el informe.

Trabajadores de la ciudad de Yiwu, ChinaTrabajadores de la ciudad de Yiwu, China

REUTERS/Aly Song

Además, existe la falsa creencia de que comprando un árbol de Navidad real se talan seres vivos, mientras que en realidad los abetos son un cultivo más, al igual que muchas verduras. De hecho, la mayoría crecen en viveros.

El boom de los árboles de plástico se produjo hacia el año 2000, cuando mucha gente cambió el abeto tradicional por esta opción, según cuenta a Business Insider España el fundador de Avet Solidari, que cree que en los últimos años se está revirtiendo esta tendencia gracias al ecologismo y la mayor concienciación de la sociedad.

"El abeto natural está de 5 a 8 años creciendo y reduciendo emisiones y, además, se puede reciclar", incide Vidal.

La producción de adornos de Navidad de plástico es una industria que genera más de 4.600 millones de euros de ingresos al año en China, de acuerdo con Bloomberg, de los que 232 millones se facturan en la ciudad de Yiwu. Según CCTV, esta ciudad aglutina en torno al 80% de los productos de Navidad exportados.

Si bien el coronavirus no ha afectado gravemente a los productores de abetos españoles, sí ha impactado a los de árboles de Navidad artificiales procedentes de China, que no ven manera de salvar el año.

"No hay ningún flujo en absoluto. Los extranjeros no pueden venir [a China]. Es un mercado vacío", comenta Liu Jufang en su sala de exposiciones en declaraciones a Reuters. La mayor parte de compradores de otros países visita la ciudad en los meses de verano, antes de las vacaciones de Navidad, para prepararlo todo. Este año ha sido imposible debido a las restricciones para viajar.

Además, encontrar alternativas vender estos artículos es difícil en un país en el que no se celebra Navidad.

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020

Más: