Pasar al contenido principal

Daimler (Mercedes) lanza un 'profit warning' por la guerra comercial entre EEUU y China

Fábrica de Daimler
Daimler

La alemana Daimlermatriz de Mercedes-Benz, es una de las compañías del sector de la automoción que podría sufrir más inmediatamente los efectos de la guerra comercial que mantienen China y EE.UU, ya que la mayoría de los SUV que llegan al país asiático se producen el Alabama.

La compañía ha emitido un "profit warning" —una advertencia sobre beneficios de cara a su próxima presentación de resultados económicos— al considerar que el "factor decisivo" para que sus ingresos se reduzcan drásticamente es la implementación efectiva de los nuevos aranceles a los vehículos estadounidenses que anunciaba China la semana pasada.

El pasado martes, Donald Trump solicitaba a sus asesores que elaborasen una lista de productos chinos a los que aplicar nuevos aranceles por valor de 200.000 millones de dólares. Una respuesta a las tarifas impuestas desde China la semana pasada, que ascendían a 50.000 millones de dólares.

En concreto, uno de los productos a los que Pekín quiere gravar con un 25% son los coches estadounidenses. Según Trademap, en 2017 el valor total de las importaciones de vehículos desde EE.UU. ascendió a los 15.091 millones de dólares.

Una cantidad que podría verse sensiblemente mermada a partir del próximo 6 de julio, cuando los primeros aranceles entren en vigor tanto por parte de EE.UU. como de China.

Leer más: Trump eleva la tensión comercial con China mientras Tim Cook ejerce de diplomático

Desde Daimler advierten de que sus "efectos no pueden ser compensados con la relocalización hacia otros mercados" de sus vehículos, por lo que señalan que las ventas serán "menores de las esperadas", al tiempo que los costes serán "mayores de los presupuestados".

Los mercados reaccionan negativamente

El problema es que los efectos de esta situación ya se están notando en Daimler. Al menos, en el mercado de la automoción: la cotización de la compañía en la Bolsa de Frankfurt caía este jueves a las 14:30 (hora española) un 3,69%, mientras que el resto de índices retrocedían un 1,07% a la misma hora.

Contagiadas por el efecto negativo de Daimler ─y por su propio incierto futuro─, otras compañías del sector de la automoción también caían en Frankfurt a esa hora: BMW retrocedía un 2,46%, mientras que Volkswagen lo hacía en un 2%.

Mercedes tiene una planta en Alabama (EE.UU.) desde la que la mayoría de sus SUV son producidos, incluyendo los que posteriormente se exportan a China

Daimler no ha hecho público el volumen comercial con el país asiático. Sin embargo, las ventas de Mercedes en China ascendieron a 283.000 unidades de SUV en los primeros cinco meses de 2018, lo que supone un incremento del 17% respecto al mismo período del año anterior.

En cualquier caso, desde Daimler reconocen que la guerra comercial entre China y EE.UU. no es el único motivo de este descenso en las ventas y los ingresos de la compañía: los requisitos de la nueva homologación mundial para los vehículos eléctricos y el descenso de ventas de autobuses en Latinoamérica también influirán este año.

Te puede interesar