Por qué deberías tener un espejo en tu mesa de trabajo si quieres ser más productivo

Espejo para el trabajo

GettyImages

  • La llegada de los auriculares en el trabajo y en las oficinas ha conseguido que sea más fácil concentrarse y así acabar rápido las tareas, desarrollar más la creatividad...
  • Pero estas utilidades han traído un problema inesperado con ellos: los sustos que te llevas cuando alguien te toca o te grita fuerte para que te des cuenta de que lleva rato esperando a poder hablar contigo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las oficinas se han convertido en los últimos años en el reino de los auriculares. Desde mucho antes del confinamiento por COVID-19, empezó a ponerse de moda usar auriculares para evitar distraerse y para que, gracias a la concentración, sea más fácil ser productivo o desarrollar nuevas ideas.

Fue así como cada vez se utilizaron más los auriculares de cancelación activa de ruido. Son los que reducen los sonidos ambientales no deseados mediante el control del ruido activo.

Y entonces llegó el confinamiento y, con él, el teletrabajo. Lejos de dejar los auriculares en la oficina, los trabajadores siguieron usándolos en casa porque descubrieron que allí se generaban muchos más ruidos distractores: los niños jugando en la habitación de al lado, la pareja viendo Netflix, las obras intempestivas de los vecinos de arriba...

Los mejores auriculares que puedes comprar por menos de 100 euros

Cuando las empresas empezaron a usar aplicaciones de comunicación laboral como Slack, algunos trabajadores hasta utilizaban el icono de los auriculares para explicar que estaban concentrados en algo y no querían ser molestados.

Aunque el beneficio de los auriculares es evidente, su apogeo ha causado un problema colateral que nadie se esperaba: no sabrás que alguien quiere hablar contigo hasta que decida tocarte el hombro para que te gires, ya que no le has escuchado llegar y/o saludarte. 

Como resultado, en las primeras ocasiones te das un susto de muerte (de mayor o menor grado dependiendo de tu sensibilidad, claro). Pero luego ocurre algo peor: empiezas a desarrollar una intranquilidad inconsciente, una tensión que no sabes explicar. Son los nervios latentes de saber que, en cualquier momento, alguien te puede dar un susto mientras estás trabajando.

Quizás has hablado al respecto con tus compañeros de trabajo o jefes (si has vuelto a trabajar a la oficina) o con tu pareja o familiares (si sigues teletrabajando). Puede que les hayas pedido que no te toquen en el hombro porque te pone de los nervios. Has propuesto que te hablen más alto, o que golpeen más fuerte la puerta, tu mesa de trabajo. O que se queden esperando, que ya te darás cuenta.

Trabajador con auriculares

Lo que parecían soluciones sensatas no han hecho más que agravar los problemas. O sigues sin escucharles gracias a la calidad de los auriculares, y eso provoca que te asustes cuando te gires y veas una figura humana acechando. O hacen tanto ruido para que te des cuenta de su presencia que la intensidad del ruido te asusta o te estresa.

¿Cuál es la auténtica solución? Según LifeHacker, portal dedicado a la mejora y desarrollo personal, si no quieres sacrificar tus auriculares, debes comprarte sí o sí un espejito.

Parece una tontería, pero es una compra mínima que te cambiará la vida laboral a mejor. Si te lo pones en la oficina, detectarás rápidamente movimiento y sabrás cuándo alguien se te acerca. Tendrás hasta tiempo de quitarte los auriculares, darte media vuelta y saludar cordialmente, lo que te otorgará puntos como buen compañero de trabajo.

He probado la regla de los 2 minutos para realizar rápidamente tareas sencillas y aumentar mi productividad

En casa todavía hay más ventajas. Por ejemplo, si estás en plena reunión por videollamada, y atisbas por el espejo de que tu pareja entreabre la puerta y asoma para ver si te puede preguntar algo, basta con que establezcas contacto visual a través del reflejo y le hagas un gesto rápido de negativa para que se marche. Nadie en la reunión se habrá dado cuenta de lo ocurrido.

Así que ya sabes. Si los auriculares llegaron a tu vida profesional para quedarse, pero ahora siempre tienes la amenaza de un inesperado toque en el hombro, considera adquirir un espejito. Se acabarán los sustos y, al tener más visión de tu alrededor, te sentirás todavía más en control. Eso, a la larga, aumentará tu confianza y seguridad.

Otros artículos interesantes:

5 apps gratuitas para usar la técnica Pomodoro (y ser más productivo)

Cómo romper con tus viejos hábitos puede hacerte más productivo, según estas 3 pautas que sigue Elon Musk

5 errores que cometes cuando te despiertas (y cómo solucionarlos para tener un día productivo)

Te recomendamos