Por qué debes eliminar el pan blanco de tu dieta, según los expertos

mujer se niega a consumir pan blanca

Getty Images

  • El consumo per cápita de pan en los hogares españoles en 2020 se ha situado en los 38 kilos. 
  • Pese a que este número no es excesivo, preocupa el tipo de pan que se consume, ya que normalmente, la primera elección del consumidor es recurrir a las harinas refinadas, que dan lugar a lo que conocemos como: pan blanco. 
  • A continuación puedes leer por qué deberías pasarte al consumo de pan hecho a partir de otras harinas que son más amables con tu organismo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pese a que se suele pensar que España encabeza el consumo de pan por la tradición de acompañar las comidas con este producto, lo cierto es, que respecto a los datos de Europa, se encuentra a la cola. 

Las estadísticas de Bread Initiative recogidas por la Asociación Española de la Industria de Panandería, Bollería y Pastelería (Asemac) apuntan a que a principios de los años 90 el consumo per cápita de pan en los hogares españoles era de 56 kilos, una cifra que ahora se sitúa en los 38 kilos. A la cabeza del ranking europeo se encuentra Alemania, con 70 kilos en la actualidad.

Pan integral o de grano completo: qué es mejor, según la ciencia

Pese a la diversificación y el avance en la calidad de los panes, o la introducción de nuevas harinas que procedan de otros cereales que no sean el trigo, como centeno, maíz, avena o espelta, el pan que más se sigue comprando a diario es la tradicional barra o pistola, que acapara el 75 % de las ventas, seguida por la baguette (10 %), chapata (7 %) y el pan payés (4 %).

¿Qué tienen en común todos estos panes? Que están hechos a base de harinas refinadas, y de la misma manera que no debes excederte en el consumo de azúcares, tampoco debes hacerlo con el de  los carbohidratos de este tipo de pan. 

La explicación científica es que estos carbohidratos se simplifican a gran velocidad en el sistema digestivo. De hecho, Miguel Ángel Martínez-González, epidemiólogo de la Universidad de Navarra y autor del libro Salud a ciencia cierta explica para El Español que, prácticamente, el pan blanco se convierte en azúcar al contacto con nuestra saliva.

"Los carbohidratos del pan blanco se convierten rápidamente en glucosa y, de la misma manera, esta sustancia es absorbida por el torrente sanguíneo en un período muy corto de tiempo", asegura. 

Para estabilizar el nivel de glucosa en sangre, el páncreas debe producir una buena cantidad de insulina. Esto supone un esfuerzo importante para este órgano que puede tener consecuencias a la larga: o bien puede pasar que el páncreas deje de fabricar la insulina necesaria, o bien que las células pueden volverse resistentes a esta hormona.

Y en un resumen mucho mayor, esto se traduce en una patología: diabetes. Los alimentos que elevan mucho los niveles de azúcar en poco tiempo —los de alto índice glucémico—, además, favorecen el sobrepeso.

A la hora de elegir tu pan asegúrate de que mirar bien los ingredientes y que estos sean 100% integrales, mira las harinas y de donde proceden, te llevará un pelín más de tiempo en el supermercado pero estarás ahorrando en salud

Otros artículos interesantes:

El viaje del pan de ajo: desde Tutankamón, pasando por Italia y EEUU, hasta llegar a Mercadona

Pan integral o de grano completo: qué es mejor, según la ciencia

Los beneficios de la harina de almendras, según una nutricionista

Te recomendamos

Y además