Así debes preparar tus finanzas ante la llegada de una nueva crisis

Crisis financiera
Gettyimages
  • La llegada de una crisis financiera es un evento que puede dilapidar las esperanzas sobre tus finanzas personales.
  • El año 2000, el 2008 o el reciente 2020 son ejemplos de momentos económicos complicados para muchas familias. Sin embargo, hay una serie de recomendaciones que te pueden ayudar a prepararte de una crisis financiera. 
  • A continuación, puedes ver algunas posibilidades que puedes llevar a cabo para estar preparado ante la llegada de una recesión económica. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La llegada de una crisis financiera es un evento que puede dilapidar las esperanzas sobre tus finanzas personales.

Si no se ha llevado la planificación adecuada es muy probable que tu salud financiera haya quedado muy mermada con los efectos de una recesión. Eso sí, la realidad es que se pueden tomar medidas con anterioridad para que no tengas especiales problemas económicos cuando la situación global sea adversa. 

El año 2000, el 2008 o el reciente 2020 son ejemplos de momentos económicos complicados para muchas familias. Sin embargo, hay una serie de recomendaciones que te pueden ayudar a prepararte de una crisis financiera

Leer más: 21 maneras de ganar dinero sin hacer prácticamente nada

Es cierto que nadie cuenta con una bola de cristal para averiguar si puede producirse una nueva crisis, es un hecho que la economía se mueve por ciclos y tras uno alcista vendrá uno de contracción.

Por eso, desde el punto de vista de tus finanzas personales se pueden tomar ciertas medidas y estrategias para contener los efectos negativos de estas situaciones que pueden afectar negativamente a tu bolsillo. 

A continuación, puedes ver algunas posibilidades que puedes llevar a cabo para estar preparado ante la llegada de una crisis financiera. 

1. Aligera tus deudas al máximo posible

Un saneamiento de las cuentas es clave tanto en una empresa como a nivel personal. Tener un mínimo apalancamiento proporciona contar con margen de maniobra si vienen malas épocas económicas. En escenarios negativos, los bancos suelen cerrar el grifo de la financiación.

Navegar en un momento crítico con un endeudamiento sumamente elevado no es nada positivo, por lo que lo que recomiendan siempre los asesores patrimoniales es que liquides tus deudas lo más pronto posible y que no asumas más préstamos. Al menos hasta que se clarifique el escenario de fondo. 

2. Elabora un presupuesto

Un presupuesto te puede ayudar a mejorar tus finanzas personales. Además, también podrás llegar a crear un plan de ahorro si tienes toda tu economía en orden. Y esto, como ya vamos señalando, se consigue con un presupuesto.

Generalmente, el presupuesto (o presupuesto personal) te permite planificar un mejor uso de tu dinero y, además, te sirve de ayuda para adquirir una disciplina necesaria para poder cumplir lo que has planificado.

3. Controla tu capital

Uno de las primeras acciones previas que puedes hacer para proteger tus finanzas ante la eventual llegada de una crisis económica es que establezcas mecanismos de control sobre tu dinero. Dicho de otro modo, que tengas conocimientos del dinero que entra y que sale cada mes. Es vital para poder anteponerse ante fuertes contingencias. 

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

Si no sabes lo que ganas y lo que gastas, tendrás dificultades de cuadrar tus números cuando llega un momento económico complicado. Para ello, hay algunos métodos como aplicaciones móviles que te pueden facilitar la tarea de ajustarte a un presupuesto mensual. Es fundamental tener tus cuentas bajo control.

4. Cuándo comprar tu casa es fundamental

No es lo mismo comprar tu vivienda habitual en el momento en el que se está en el pico de una burbuja que hacerlo cuando los precios más deprimidos. Es un factor que puede afectar a tu capacidad de gasto y que puede proporcionarte un mayor margen de maniobra cuando vienen mal dadas. Y es que la hipoteca te acompañará durante varias décadas.

Aguardar a que se produzca la próxima crisis para invertir en inmuebles no tiene por qué ser una buena decisión, ya que quizás en la siguiente recesión los precios se encuentren estancados y no puedas encontrar chollos. Además, los precios pueden bajar, pero los tipos de interés se pueden disparar

Por eso, el momento ideal de adquirir un inmueble no es ni más ni menos que aquel en el que seas capaz de hacer frente a las cuotas del préstamo hipotecario sin que tu economía doméstica quede especialmente dañada. Con esta planificación será mucho más sencillo moverse en etapas más negativas. 

5. El ahorro personal es clave

De igual manera, el hábito del ahorro resulta fundamental para afrontar cualquier etapa adversa. Por muy poco que consigas ahorrar, es vital para ir construyendo un pequeño colchón del que poder sobrevivir en caso de un revés económico inesperado.

Los expertos en planificación financiera recomiendan guardar entre el 10% y 20% de tus ingresos mensualmente. Hay varios métodos como automatizar transferencia, recorte de gastos o tratar de no gastar más de lo que se ingresa. 

6. Reducir los gastos al máximo

En muchas ocasiones gastas más dinero del que debes en conceptos que son absolutamente prescindibles. Es el momento de que te sientes para visualizar en qué estás destinando tu patrimonio. Probablemente tengas una capacidad de ahorro mayor de la que te habías planteado inicialmente.

Uno de los motivos principales para conocer cuáles son todos tus gastos es poder revisarlos y analizarlos con el fin de encontrar maneras de disminuirlos. El factor diferencial para lograrlo es encontrar en qué categorías estás gastando más dinero y encontrar métodos para gastar menos sin que eso repercuta sobre tu estilo de vida. Elimina los gastos superfluos y, especialmente, recuerda vivir dentro de tus posibilidades. 

7. Crea un fondo de emergencia

Es muy probable que hayas escuchado varias veces la relevancia que tiene contar con un fondo de emergencia que cubra entre 3 y 6 meses de gastos básicos mensuales. No obstante, cuando la economía está funcionando bien y tú no ves problemas a la vista, es fácil que lo vayas posponiendo hasta que te olvides por completo.

Por eso es importante ser metódico y hacerlo desde ya. Crea un buen fondo de emergencia que te permita que en momentos complicados tengas un margen de actuación para recomponer tus finanzas. 

LEER TAMBIÉN: 7 consejos que te pueden ayudar a crear el hábito del ahorro

LEER TAMBIÉN: 9 detalles clave que tienes que comprobar antes de elegir el banco donde guardar tu dinero

LEER TAMBIÉN: Cuánto dinero necesitas ahorrar exactamente para poder jubilarte a los 60 y vivir de las rentas hasta los 90 años

VER AHORA: Los 10 vídeos más vistos en Youtube en España este año 2020