Pasar al contenido principal

Decentraland, la ciudad virtual en la que puedes ganar 70 millones de euros vendiendo terrenos que no existen en el mundo real

La realidad virtual es un aliciente de Decentraland
Reuters
  • Decentraland es una plataforma virtual en la que se puede comprar espacio para crear, experimentar y monetizar tanto contenido como aplicaciones.
  • La compraventa de espacio virtual en la plataforma está generando beneficios elevados a los inversores más tempraneros.
  • Su funcionamiento está basado en Ethereum para ofrecer un entorno plenamente descentralizado, a diferencia de Facebook o Second Life.

¿Qué valor tiene un terreno de 100 metros cuadrados instalado en un entorno de realidad virtual que todavía no permite acceso a todos los públicos? En Decentraland, una plataforma virtual creada a partir de tecnología blockchain Ethereum, el solar más barato costaba casi 350 euros, según aseguraba la semana pasada uno de los propietarios de este tipo de terreno a la BBC.

Según sus creadores, un equipo de programadores y expertos en blockchain argentinos, Decentraland es una ciudad virtual dividida en 90.000 parcelas en las que los usuarios pueden crear, experimentar y monetizar sus contenidos, juegos y aplicaciones en un entorno descentralizado en el que poder desarrollarse libremente.

Leer más: 5 usos del blockchain más allá del Bitcoin

Los terrenos, llamados LAND, están a la venta a través de pago en MANA, la criptodivisa oficial de Decentraland, que hoy se cambia a 6,7 céntimos de euro la unidad, lo que sitúa su capitalización de mercado por encima de los 71 millones de euros. Algunas parcelas están organizadas en distritos temáticos, pensados para facilitar la navegación una vez que este mundo virtual se abra al público.

El valor de estos terrenos no ha dejado de incrementarse desde la primera subasta pública de Decentraland, en la que se recaudaron más de 24 millones de euros. Algunos de los que invirtieron en esta plataforma a finales de 2017 han conseguido beneficios que superan el 500% de lo invertido a través de la compraventa de LAND, según informa Marketwatch.

De hecho, el LAND más caro cuesta actualmente 1.000 millones de MANA o unos 70 millones de euros, debido a su proximidad con el centro de la ciudad virtual, a pesar de que hace apenas siete meses, según Marketwatch, ese mismo terreno se vendió por unos 430 euros, antes de ser revendido de nuevo dos meses después, en este caso con un beneficio del 340%.

El valor de estos espacios virtuales se explica por su naturaleza finita, dado que sólo hay 90.000 parcelas en total, y por las posibilidades que ofrecen. Así, un terreno puede albergar un videojuego, una tienda, contenidos audiovisuales o proyectos de realidad virtual, lo que convierte a Decentraland en un espacio codiciado, siempre y cuando se consiga atraer público a este mundo virtual.

De hecho, los videojuegos podrían tener un protagonismo destacado cuando Decentraland se abra al público. CCN publicaba el mes pasado que la plataforma invertirá 4,3 millones de euros en financiar proyectos de desarrollo de  contenidos en el que los desarrolladores pueden presentar propuestas para crear juegos de blockchain y experiencias interactivas pensadas para este entorno.

A diferencia de otros espacios virtuales ya conocidos, como Facebook o Second Life, la particularidad de Decentraland radica en que la plataforma no depende de nadie ni existe una organización que lo gobierne, sino que son los propios usuarios los únicos responsables del contenido de su espacio, de la propiedad del entorno y de las normas de convivencia de esta ciudad virtual.

Te puede interesar