El Gobierno impulsa la creación del defensor del cliente financiero y penalizará con 250 euros cada reclamación recibida por los bancos

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.
Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Pool Moncloa/Fernando Calvo

El ministerio de Economía da un paso más en la creación del defensor del cliente financiero. Esta figura es uno de los deberes pendientes del Gobierno, cuya puesta en marcha se ha ido retrasando gobierno tras gobierno, pero que los fondos europeos parecen haber puesto otra vez sobre la mesa. 

En el Consejo de Ministros de este jueves, se ha aprobado y lanzado a audiencia pública el anteproyecto de Ley de Defensa del Cliente Financiero. La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha explicado que acudir a este órgano de mediación será gratuito para los usuarios. 

Además, ha explicado que las resoluciones serán vinculantes para la entidad financiera cuando los importes reclamados sean inferiores a 20.000 euros. 

El defensor del cliente bancario, una tarea pendiente que se retrasa gobierno tras gobierno, que puede llegar con los fondos europeos

La ministra de Economía también ha dicho que las entidades financieras tendrán que pagar una tasa fijada inicialmente en 250 euros por cada reclamación, con lo que se quiere incentivar que los servicios de quejas y reclamaciones de las propias entidades financieras resuelvan los conflictos de los ciudadanos "de manera ágil".

Los objetivos del defensor del cliente financiero

El objetivo de esta institución es doble, por un lado, reforzar el sistema de resolución extrajudicial de reclamaciones entre las entidades y los clientes, y por otro, Impulsar la educación e inclusión financiera. 

Esta autoridad llega después de que se haya vivido una alta litigiosidad entre clientes y usuarios bancarios, una vez que la marea del gran boom hipotecario fue bajando y dejó a la vista algunas prácticas dudosas en el terreno de los préstamos de vivienda. Algo que se sumó también a la comercialización de productos excesivamente complejos para los particulares, como fueron las preferentes. 

El Gobierno de Pedro Sánchez incluyó la creación de la Autoridad Independiente de Protección del Cliente Financiero en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y ahora se da un paso más en su creación

Actualmente, los consumidores pueden reclamar contra los bancos y los productos comercializados por ellos ante el Banco de España, CNMV o la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Sin embargo, la resolución de estos organismos no es vinculante y los ahorradores acaban viéndose abocados a acudir a los tribunales. 

La creación de un organismo de esta naturaleza ya ha estado en la agenda de diferentes Gobiernos, pero nunca ha llegado a materializarse. En 2017, Ciudadanos y el Gobierno del Partido Popular resucitaron la creación de un organismo independiente que recordaba al que ya intentó poner en marcha Rodrigo Rato cuando era ministro de Economía en 2002 durante el Gobierno de José María Aznar en la Ley de Medidas de Reforma del Sistema Financiero.  

Otros artículos interesantes:

El defensor del cliente bancario, una tarea pendiente que se retrasa gobierno tras gobierno, que puede llegar con los fondos europeos

Te recomendamos