Pasar al contenido principal

Las vacas están adquiriendo mala reputación, pero renunciar a la carne no salvará el planeta

Vaca
Justin Sullivan/Getty Images
  • Los activistas instan a comer menos carne para salvar el medio ambiente; algunos activistas han pedido que se imponga impuestos a la carne para reducir su consumo.
  • Este concepto erróneo proviene de un informe de la ONU que afirma que el ganado estaba hacía más daño al medio ambiente que todos los medios de transporte juntos.
  • El informe ha resultado ser incorrecto y estudios posteriores demostraron que incluso si los estadounidenses eliminaran todas las proteínas animales de sus dietas, reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos en solo un 2,6%.

A medida que la escala y el impacto del cambio climático se vuelven cada vez más alarmantes, la carne es un objetivo popular para la acción. Los defensores instan  a comer menos carne para salvar el medio ambiente. Algunos activistas han pedido que se cobre impuestos sobre la carne para reducir su consumo.

Un reclamo clave que subyace a estos argumentos sostiene que, a nivel mundial, la producción de carne genera más gases de efecto invernadero que todo el sector del transporte. Sin embargo, esta afirmación es incorrecta, como demostraré. Y su persistencia ha conducido a suposiciones falsas sobre el vínculo entre la carne y el cambio climático.

Vacas
Associated Press/Carrie Antlfinger

Mi investigación se centra en las formas en que la agricultura animal afecta la calidad del aire y el cambio climático. En mi opinión, hay muchas razones para elegir proteínas animales u optar por una selección vegetariana.

Sin embargo, evitar la carne y los productos cárnicos anteriores no son la panacea ambiental que muchos nos harían creer. Y si se lleva al extremo, también podría tener consecuencias nutricionales perjudiciales.

Leer más. Así se imprime la carne sintética que comerás en el futuro y que ya se está probando en Barcelona

Aclarando los hechos con la carne y los gases de efecto invernadero

Una parte de la mala reputación de la carne se centra en la afirmación de que el ganado es la mayor fuente de gases de efecto invernadero (GEI) en todo el mundo. Por ejemplo, un análisis de 2009 publicado por el Worldwatch Institute con sede en Washington, DC afirmó que el 51% de las emisiones globales de GEI provienen de la crianza y procesamiento del ganado.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, las mayores fuentes de emisiones de GEI de Estados Unidos en 2016 fueron la producción de electricidad (28% de las emisiones totales), el transporte (28%) y la industria (22%). Toda la agricultura representó un total del 9%. Toda la agricultura animal contribuye con menos de la mitad de esta cantidad, lo que representa el 3.9% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos.

Eso difiere mucho de afirmar que el ganado representa tanto o más que el transporte.

¿Por qué el error? En 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó un estudio titulado Livestock's Long Shadow, que recibió una amplia atención internacional. Afirmaba que el ganado produjo un asombroso 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo.

Leer más: WeWork prohíbe la carne en sus eventos porque es mala para el medioambiente

La agencia llegó a una conclusión sorprendente: el ganado estaba haciendo más daño al medio ambiente que todos los modos de transporte combinados.

Granjero rodeado de vacas.
Nir Elias/Reuters

Esta última afirmación fue errónea, y desde entonces ha sido corregida por Henning Steinfeld, el autor principal del informe. El problema fue que los analistas de la FAO utilizaron una evaluación integral del ciclo de vida para estudiar el impacto climático del ganado, pero un método diferente para analizar el transporte.

Para el ganado, consideraron todos los factores asociados con la producción de carne. Esto incluía las emisiones de la producción de fertilizantes, la conversión de la tierra de bosques a pastos, el cultivo de piensos y las emisiones directas de animales (eructos y estiércol) desde el nacimiento hasta la muerte.

Sin embargo, cuando observaron la huella de carbono del transporte, ignoraron los impactos en el medio ambiente por la fabricación de materiales y piezas de vehículos, el ensamblaje de vehículos y el mantenimiento de carreteras, puentes y aeropuertos.

En su lugar, solo consideraron el escape emitido por automóviles, camiones, trenes y aviones terminados. Como resultado, la comparación de la FAO de las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado con las del transporte se distorsionó enormemente.

Señalé esta fallo durante un discurso ante colegas científicos en San Francisco el 22 de marzo de 2010, que llevó a una gran cobertura en los medios. En su defensa es justo reconocer que la FAO inmediatamente reconoció su error. Desafortunadamente, la afirmación inicial de la agencia de que el ganado era responsable de la mayor parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero ya había recibido una amplia cobertura.

Hasta el día de hoy, luchamos por deshacer el error. 

En su informe de evaluación más reciente, la FAO estima que el ganado produce el 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero de las actividades humanas. No existe una evaluación comparable del ciclo de vida completo para el transporte.

Sin embargo, como ha señalado Steinfeld, las emisiones directas del transporte frente al ganado pueden compararse y ascender a 14 versus 5%, respectivamente.

Leer más: Carne sintética: guerra a la vista entre Silicon Valley y los ganaderos de Estados Unidos

Renunciar a la carne no salvará el clima

Muchas personas siguen pensando que evitar la carne con una vez por semana marca una diferencia significativa en el medio ambiente. Pero según un estudio reciente, incluso si los estadounidenses eliminaran todas las proteínas animales de sus dietas, reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero de los EE. UU. En solo un 2,6%.

De acuerdo con nuestra investigación en la Universidad de California, Davis, si todos los estadounidenses adoptaran la práctica del "lunes sin carne", veríamos una reducción de solo el 0.5%.

Además, los cambios tecnológicos, genéticos y de gestión que han tenido lugar en la agricultura de Estados Unidos durante los últimos 70 años han hecho que la producción ganadera sea más eficiente y menos intensiva en cuanto a gases de efecto invernadero. Según la base de datos estadísticos de la FAO, las emisiones totales directas de gases de efecto invernadero de a ganadería de Estados Unidos han disminuido un 11,3% desde 1961, mientras que la producción de carne de ganado ha aumentado más del doble.

La demanda de carne está aumentando en las economías en desarrollo y emergentes, con Oriente Medio, África del Norte y el sudeste de Asia a la cabeza. Pero el consumo de carne per cápita en estas regiones aún está por debajo del de los países desarrollados.

Vacas
AP

En 2015, el consumo medio anual de carne per cápita en los países desarrollados fue de 92 kilogramos, en comparación con 24 kilogramos en el Medio Oriente y África del Norte y 18 kilogramos en el sudeste asiático.

Aun así, dado el crecimiento proyectado de la población en el mundo en desarrollo, ciertamente habrá una oportunidad para que países como  Estados Unidos pongan sobre la mesa sus prácticas sostenibles de cría de ganado.

Leer más: El mapa que muestra las muertes relacionadas con el exceso de emisiones diésel

El valor de la ganadería

Eliminar los animales de la ganadería de Estados Unidos reduciría las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero en un grado pequeño, pero también dificultaría el cumplimiento de los requisitos nutricionales.

Muchos críticos de la agricultura animal señalan rápidamente que si los agricultores cultivan solo plantas, podrían producir más alimentos y más calorías por persona. Pero los humanos también necesitan muchos micro y macronutrientes esenciales para una buena salud.

Es difícil hacer un argumento convincente de que Estados Unidos tiene un déficit de calorías, dados sus altos índices nacionales de obesidad en niños y adultos. Además, no todas las partes de la planta son comestibles o deseables. La cría de ganado es una manera de añadir valor nutricional y económico a la agricultura. 

Como ejemplo, la energía en las plantas que consume el ganado está contenida con mayor frecuencia en la celulosa, que no es digerible para los humanos y muchos otros mamíferos. Pero las vacas, ovejas y otros animales rumiantes pueden descomponer la celulosa y liberar la energía solar contenida en este vasto recurso.

Según la FAO, hasta el 70% de todas las tierras agrícolas del mundo son tierras de distribución que solo se pueden utilizar como tierra de pastoreo para el ganado rumiante.

Actualmente se estima que la población mundial alcanzará los 9.800 millones de personas para el año 2050. Alimentar a esta cantidad de personas planteará enormes desafíos. La carne es más rica en nutrientes por porción que las opciones vegetarianas, y los animales rumiantes crecen en gran medida con alimentos que no son adecuados para los seres humanos.

La cría de ganado también ofrece ingresos muy necesarios para los pequeños ganaderos  de países en desarrollo. En todo el mundo, el ganado proporciona un medio de vida a mil millones de personas.

El cambio climático exige atención urgente, y la industria ganadera tiene una gran huella ambiental general que afecta el aire, el agua y la tierra. Estos, combinados con una población mundial en rápido crecimiento, nos dan muchas razones convincentes para seguir trabajando para lograr mayores eficiencias en la agricultura animal.

Creo que el lugar para comenzar es con hechos basados ​​en la ciencia.

Te puede interesar