Una nueva investigación de Deloitte muestra cómo la pandemia ha afectado a la capacidad de los líderes empresariales para combatir el cambio climático

Michele Parmelee, directora general adjunta y directora general de personal de Deloitte, encargó el último informe de la compañía que analiza cómo la pandemia afectó sobre los esfuerzos de sostenibilidad empresarial.
Michele Parmelee, directora general adjunta y directora general de personal de Deloitte, encargó el último informe de la compañía que analiza cómo la pandemia afectó sobre los esfuerzos de sostenibilidad empresarial.

Deloitte

  • Una nueva encuesta ha medido los sentimientos de los responsables de las empresas respecto a sus compromisos para hacer frente al cambio climático. 
  • Alrededor del 65% de los ejecutivos han declarado que la pandemia les ha obligado a reducir sus esfuerzos medioambientales. 
  • La CEO adjunta de Deloitte, Michele Parmelee, afirma que, a pesar de ello, los dirigentes seguirán dando prioridad al cambio climático.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los líderes empresariales del mundo están preocupados por el cambio climático, pero la pandemia de coronavirus ha provocado que muchos de ellos hayan recortado sus iniciativas para combatirlo. 

Según un nuevo informe de Deloitte, que ha preguntado a 750 ejecutivos de todo el mundo, más del 80% de los encuestados afirma que sus organizaciones están preocupadas por los riesgos del cambio climático. Pero, pese a ello, el 65% de los ejecutivos han confesado que sus empresas necesitarán recortar las iniciativas de sostenibilidad ambiental de alguna manera debido a la pandemia.

"Creemos que está relacionado con lo que llamamos 'pensamiento a corto plazo'", explica a Business Insider Michele Parmelee, subdirectora ejecutiva y directora general de personal de Deloitte. 

El cambio climático puede haber jugado un papel importante en la aparición del coronavirus

En medio de una pandemia que ha apretado las cuentas de resultados, el nuevo informe destaca cómo las empresas siguen estando presionadas para cuidar su rentabilidad y retener y apoyar a sus empleados. Este enfoque en la salud financiera a corto plazo parece ser a costa de los esfuerzos a largo plazo, impulsados por el propósito. 

"Creo que se trata de una ralentización temporal y necesaria", razona Parmelee.

Parmelee espera que los efectos de esta ralentización sean limitados y que la actuación de las empresas en materia de cambio climático aumente probablemente en los próximos meses o años, según los resultados del informe.

Según el informe de Deloitte, más del 60% de los ejecutivos apoyan la adopción de medidas inmediatas en materia de cambio climático, y cerca del 50% afirman que la adopción de más medidas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) aumenta la satisfacción de los clientes y la moral de los empleados. 

De hecho, cada vez más clientes y trabajadores están exigiendo cambios a los ejecutivos. 

Casi el 70% de los estadounidenses quieren que Estados Unidos tome medidas "agresivas" para combatir el cambio climático, según una encuesta de Reuters/Ipsos de 2019. Y una encuesta de abril de 2020 de Food Dive a 1.000 consumidores destacó que casi la mitad de los encuestados consideraban que la pandemia los había preocupado más por el medio ambiente. 

Luego comienza a existir presión por parte de los inversores.

En Estados Unidos, los accionistas ya han presentado 79 resoluciones relacionadas con el clima en lo que va de año, en comparación con los 72 que se presentaron para todo 2020. Según los datos recogidos por el Instituto de Inversiones Sostenibles, compartidos con Reuters, el número total de resoluciones relacionadas con el clima podría llegar a 90 este año

En marzo, la Comisión del Mercado de Valores (SEC) estadounidense anunció la creación de un Grupo de Trabajo sobre Clima y ESG, cuya tarea es aumentar la atención de los inversores sobre la información y la inversión en ESG, y que también trabajará para identificar las conductas indebidas relacionadas con el gobierno ambiental, social y corporativo de las compañías.

"Hay todo un movimiento de informes de transparencia ESG", explica Parmelee, señalando que las empresas pronto tendrán más obligaciones para divulgar datos y objetivos. "La pandemia ha ralentizado los esfuerzos corporativos por el cambio climático", añade la directiva de Deloitte, "pero no vemos a nadie que diga que este desafío climático va a desaparecer". 

LEER TAMBIÉN: El cambio climático puede haber jugado un papel importante en la aparición del coronavirus

LEER TAMBIÉN: La historia de Javier Martí, el empresario que quiere revolucionar la gestión del agua: "Hay que combatir el cambio climático, pero también aumentar nuestra resiliencia"

LEER TAMBIÉN: Aumentan las tormentas extremas y las inundaciones repentinas con el calentamiento global

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica