Pasar al contenido principal

La demanda de energía se disparará en 2050 por el uso del aire acondicionado, según advierte un reciente estudio

Hombre frente a un edificio repleto de aire acondicionado en Singapore.
Reuters
  • Una nueva investigación publicada en la revista Nature Communications advierte que la demanda de energía se disparará en 2050 por el uso del aire acondicionado.
  • La subida de las temperaturas como resultado del calentamiento global, causado a su vez por el cambio climático, provocará un incremento de la demanda energética de entre un 11% y un 58% en los próximos 30 años. 
  • Los países menos desarrollados serán quienes se enfrenten a una escalada en la demanda de energía para paliar las consecuencias del cambio climático, lo que lejos de mitigar el problema, contribuiría incluso a empeorarlo. 
  • La tecnología usada hoy día aún depende en gran medida de los combustibles fósiles y por ende, al incrementarse la demanda energética para paliar las consecuencias del cambio climático, se estaría contribuyendo precisamente a amplificar sus consecuencias.  

Con los síntomas del cambio climático tan candentes (y nunca mejor dicho), las investigaciones sobre este fenómeno copan los medios de comunicación. 

Según las últimas investigaciones, 2018 fue el año más cálido en los océanos del planeta, y cuarto año más caluroso de todos los tiempos en lo que respecta a la temperatura de la superficie de la Tierra. Los científicos han alertado de que el deshielo en Groenlandia y la Antártida se está produciendo mucho más rápido de lo esperado, y que esto podría llevar la economía costera al desastre. Se apunta también hacia un incremento de las catástrofes naturales. En este contexto, no sorprenden los resultados de un informe reciente de la ONU, que advierten que los países en desarrollo serán quienes más sufran las consecuencias del cambio climático

Pues bien, los países menos desarrollados serán también quienes se enfrenten a una escalada en la demanda de energía para paliar las consecuencias del cambio climático, lo que lejos de mitigar el problema, contribuiría incluso a empeorarlo. 

Así lo advierte una nueva investigación publicada en la revista Nature Communications, según la cual, la demanda de energía se disparará en 2050 por el uso del aire acondicionado.

La subida de las temperaturas como resultado del calentamiento global, causado a su vez por el cambio climático, provocará un incremento de la demanda energética de entre un 11% y un 58% (dependiendo de si se logra ralentizar el proceso) en los próximos 30 años.

Según el estudio, en caso de que se logren ralentizar los efectos del cambio climático, asistiríamos a un incremento de entre el 11% y el 27% de la demanda de energía. No obstante, en caso de que no se consiga frenar el crecimiento exponencial del cambio climático, hablaríamos de un aumento de la demanda de energía de entre 25% y 58%.

Tal y como cabría esperar, este aumento de la demanda energética responde a un incremento en el uso del aire acondicionado, derivado del aumento de las temperaturas, pudiendo llegar a requerir un uso diario y constante durante todo el año en algunas zonas del mundo.

Leer más: Estas 10 grandes ciudades podrían dejar de ser habitables en 80 años, según los científicos

“Los cambios en la forma en que ajustamos la temperatura de nuestro hogar tienen un impacto directo en el consumo de energía, puesto que cada vez se prescinde más del gas natural, petróleo y electricidad para calentar el hogar, y se requiere de más electricidad para refrescar el ambiente", comentaba la coautora del estudio, Enrica de Cian, de la Universidad de Venecia y el Centro Euro-Mediterráneo para el Cambio Climático (CMCC).

En otras palabras, la demanda de energía sufrirá un incremento considerable en ciertas zonas del planeta en las que se prevé una subida de las temperaturas muy pronunciada, como pueden ser las zonas del trópico, Estados Unidos, China y el sur de Europa. 

Los resultados del estudio plantean un problema añadido en la lucha contra el cambio climático, puesto que la tecnología usada hoy día aún depende en gran medida de los combustibles fósiles y por ende, sigue contribuyendo activamente en el crecimiento exponencial del cambio climático.

De esta manera, al incrementarse la demanda energética para paliar las consecuencias del cambio climático, se estaría contribuyendo precisamente a amplificar sus consecuencias.  

Los investigadores afirman por tanto que es de vital importancia que la industria energética y los gobiernos se decanten por energías renovables y por abaratar los costes de las mismas. 

Y además