Pasar al contenido principal

La demanda mundial de petróleo seguirá descendiendo en 2020 y 2021 ante el escaso tirón del sector de la aviación, según la Agencia Internacional de la Energía

Un trabajador con mascarilla en una refinería de petróleo
REUTERS/Essam Al-Sudani

  • La demanda mundial de petróleo continúa en sus niveles más bajos y uno de los principales motivos es el impacto del coronavirus en la demanda de combustible en el sector de la aviación. 
  • La demanda de petróleo se contraerá en 8,1 millones de barriles al día en 2020, según apunta la Agencia Internacional de la Energía en su último informe, y en 240.000 barriles diarios en 2021.
  • El organismo prevé un recorte en la demanda de queroseno del 39% para este año, hasta los 4,8 millones de barriles diarios. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los niveles de demanda de crudo serán inferiores de los previstos. La demanda mundial de petróleo continúa en sus niveles más bajos y el motivo no es otro que el impacto del coronavirus en la demanda de combustible en el sector de la aviación. El desplome en el consumo de queroseno conlleva una contracción de la demanda de petróleo de 8,1 millones de barriles al día en 2020, hasta los 91,1 millones de barriles diarios, según apunta la Agencia Internacional de la Energía en su último informe.

De cara al 2021, organización también estima un desplome de la demanda del crudo, que caerá en 240.000 barriles diarios, hasta los 97,1 millones de barriles diarios según estima la organización. El informe señala, de hecho, que la mayor debilidad se encuentra tras los recortes en el consumo de queroseno en el sector aéreo. 

Lo cierto es que el informe se ha publicado poco después de que las grandes energéticas hayan registrado pérdidas históricas  en el segundo trimestre del año por el impacto del coronavirus. Si bien el documento pone de relieve que se ha producido una recuperación de la actividad económica tras el confinamiento, en paralelo establece la senda que deberán tener en cuenta los mercados para el próximo año. Una senda en la que revisa a la baja las previsiones realizadas hace un mes.

Leer más: La otra cara del hundimiento del petróleo: las navieras convierten sus megabuques en almacenes flotantes alquilados a precios de oro a grandes energéticas

De esta forma, la Agencia Internacional de la Energía prevé un recorte en la demanda de queroseno del 39% para este año, hasta los 4,8 millones de barriles diarios. De cara al 2021, el organismo pronostica que habrá un incremento de un millón de barriles diarios en la demanda de combustible en el sector de la aviación. 

Los nuevos brotes de COVID-19 están implicando limitaciones a la movilidad. “Los datos más recientes de movilidad sugieren que la recuperación se ha estancado en muchas regiones, aunque Europa, por ahora, sigue una tendencia ascendente”, señala la agencia.

En lo que respecta al transporte por carretera, la demanda en el primer semestre del año fue algo más elevada de lo previsto, pero la organización muestra cautela en la segunda mitad del año y rebaja sus previsiones, principalmente, para el consumo de gasolina. 

El precio del petróleo arrastra una caída del 25% en lo que va de año por la crisis del coronavirus. La aviación redujo su actividad a dos tercios de lo habitual para julio, un mes en el que el tráfico aéreo suele registrar su máximo. 

Leer más: Comprar petróleo barato para venderlo más caro en el mercado de futuros, la táctica que ha salvado a los gigantes del crudo del golpe del coronavirus

También la OPEC redujo su proyección de producción de petróleo en su informe mensual de agosto. El grupo productor de crudo, que gestiona casi los dos tercios del total de la producción, espera que la demanda se contraiga en 100.000 barriles diarios este año, hasta unos niveles de consumo de  9,1 millones de barriles al día. De hecho, los países de la OPEC acordaron reducir su producción de petróleo durante determinados meses del año para evitar una nueva crisis de precios. Mientras, la producción de petróleo aumentó en Estados Unidos, Canadá y Brasil.

Con cautela, la Agencia Internacional de la Energía pone sobre la mesa que la actual incertidumbre en torno a la demanda causada por el coronavirus y la posibilidad de un aumento de la producción implica que el equilibrio del mercado de petróleo es todavía delicado. 

Y además