Un grupo de padres critican que sus hijos no comen, no duermen y no se duchan porque son adictos a 'Fortnite' y demandan a su propietaria, Epic Games

Jordan Hart
| Traducido por: 
Fortnite
  • Un grupo de padres se queja de que sus hijos están experimentando síntomas de adicción a Fortnite.
  • La Corte Suprema canadiense ha autorizado una demanda colectiva este miércoles.
  • "Pelearemos esto en los tribunales. Creemos que las pruebas demostrarán que este caso es infundado", ha defendido Epic Games en un comunicado.

Un juzgado de la Corte Suprema canadiense ha autorizado una demanda colectiva contra la responsable de Fortnite, presentada primero por un grupo de padres de Quebec, Canadá, que denuncian que sus hijos se han convertido en adictos del videojuego.

En julio, 3 padres explicaron al responsable del tribunal, Sylvain Lussier, que sus hijos se habían vuelto demasiado dependientes de Fortnite y habían dejado de comer, dormir y ducharse, según recogió la BBC.

Un auto de Lussier con fecha del miércoles pasado determinaba que la demanda no era "ni frívola ni infundada", según Global News.

"El tribunal entiende que hay un tema serio que discutir, respaldado con suficientes pruebas y la concreta denuncia de la existencia de riesgos e incluso peligros que están proliferando entre aquellos que juegan a Fortnite", determinó el juez Lussier en su auto.

Un abogado del bufete que ha montado el caso equiparó en una entrevista a Epic Games, la desarrolladora del videojuego, con un fabricante de tabaco. Adujo que su responsabilidad legal era "básicamente la misma".

"Los términos de nuestra demanda están firmemente inspirados en los términos de las acciones que se emprendieron contra el tabaco", aseguró ante los medios la abogada Alessandria Esposito Chartrand.

Niño jugando a videojuegos

Una comparación que fue recogida en el auto judicial. "Los efectos dañinos del tabaco no fueron reconocidos ni admitidos de la noche a la mañana", recogía el texto.

Sin embargo, el auto no acepta uno de los puntos de la demanda de los padres, que acusan a la propietaria de Fortnite, Epic Games, de haber hecho el videojuego adictivo de manera deliberada.

"El tribunal no ha hallado pruebas para esas afirmaciones sobre la creación deliberada de un videojuego adictivo", apunta. "Eso no excluye la posibilidad de que el juego en sí mismo sea adictivo y que su diseñador y su distribuidor lo sepan".

Epic Games, por su parte, ha rechazado la validez de la demanda en un comunicado que ha remitido a la BBC.

"Los padres pueden recibir informes sobre la cantidad de tiempo que sus hijos juegan al título a la semana, y se requiere de autorización paterna cada vez que se va a comprar algo en la tienda del videojuego", defiende la compañía.

"Lo pelearemos en los tribunales. Creemos que las pruebas demostrarán que este caso es infundado".

De media, Fortnite atrae a 80 millones de jugadores activos cada mes, según techacake.com. La demanda colectiva está atrayendo a otros usuarios del título que consideran sufrir los mismos síntomas como fruto de su supuesta adicción al videojuego.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.