Los demócratas pasan la noche electoral comiendo y tratando de evitar la posición fetal: no han logrado una victoria rápida de Biden y mucho menos el atracón que soñaban

Joe Biden, candidato del Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de Estados Unidos.
Joe Biden, candidato del Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de Estados Unidos.
REUTERS/Brendan McDermid
  • Los partidarios del Partido Demócrata se irán a la cama en la madrugada del miércoles en Estados Unidos sin saber quién ganó las elecciones presidenciales.
  • Los demócratas no consiguieron la "ola azul" que esperaban para sacar del sillón presidencial a Donald Trump y dar un claro mandato de gobierno a BIden.
  • Incluso si Biden diera la vuelta a los resultados, es difícil que tenga la mayoría en el Senado que los demócratas esperaban y la cámara podría mantener el control republicano.
  • Después de los resultados de Trump, un trabajador demócrata se pregunta si su partido comprende realmente a Estados Unidos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los demócratas esperaban una ola azul masiva que ubicara a Joe Biden en la Casa Blanca antes de irse a dormir el martes, pero no lo han conseguido. En lugar de ello, viven una noche de ansiedad sin respuestas claras sobre si su candidato accederá a la Casa Blanca o si vivirán cuatro años más de Donald Trump.

"Es preocupante ver a tanta gente votando a este tipo, teniendo en cuenta lo que ha hecho", aseguró el estratega demócrata y exsenador Jim Manley a Business Insider. Durante la noche, el demócrata aseguró que el nivel de nervios era tal que estaba intentando "evitar ponerse en posición fetal en el sofá". 

Esta montaña rusa de emociones para los demócratas empezó por las encuestas, que en muchos casos mostraron un gran liderazgo de Biden en la mayoría de los estados clave que les daban cierta confianza para esperar un rechazo nacional a la gestión de Trump.

Pero los resultados comenzaron a mostrarse diferentes desde el cierre de las urnas y continuaron siéndolo en la madrugada estadounidense, con las victorias de Trump en Florida y Ohio, que oscurecen las posibilidades de Biden de llegar a la Casa Blanca.

Las elecciones de EEUU, en el aire por el resultado en un puñado de estados clave: Biden pide "paciencia" y Trump se considera vencedor acusando a los demócratas de promover un "fraude"

La campaña demócrata y sus partidarios han pasado la noche tratando de convencerse entre sí y a la prensa que Biden tiene todavía un camino claro hacia la victoria, pese a que el mapa electoral se va haciendo cada vez más complicado para el exvicepresidente. La victoria de Trump en Florida fue "un golpe en el gaznate", aseguró un partidario demócrata.

No obstante, los demócratas han insistido que no necesitan ganar Florida para llegar a la Casa Blanca y que Biden está consiguiendo buenos resultados en varias zonas del país. Incluso el propio Biden se mostró optimista en su intervención en Wilmington (Delaware) poco después del cierre de las urnas.

"Nos sentimos bien. Creemos que estamos en el camino de ganar estas elecciones. No han acabado hasta que el último voto está contabilizado, cada papeleta", añadió el demócrata, optimista sobre sus resultados en Wisconsin, Michigan y Pennsylvania.

"Probablemente los resultados tarden días"

Los demócratas calculan que tendrán que resistir la emoción durante varios días. Un veterano demócrata californiano, Roger Salazar, que colaboró en la campaña que Al Gore perdió en 2000 frente a George Bush, advirtió a sus partidarios que no esperen a tener resultados durante la madrugada del martes al miércoles.

"Probablemente los resultados vayan a tardar días", aseguró el demócrata. "Creo que no es el escenario que los compañeros querían, pero me parece que Biden está en buena forma", añadió.

Por su parte, el exsenador Manley también se mostró confiado en una victoria demócrata. "Pero será más ajustada de lo que habríamos imaginado", agregó.

Otro estratega demócrata con vínculos cercanos a la campaña de Biden afirmó que es moderadamente optimista, ya que la campaña del candidato demócrata calcula que no tendrán resultados en esta madrugada en estados clave del Medio Oeste, como Pennsylvania, Michigan y Wisconsin.

"Tenemos muchos más caminos hacia la victoria que ellos. Los demócratas que estén siguiendo la MSNBC y pendientes de Twitter tienen que recordar eso antes de entrar en pánico. No nos dimos cuenta por cuánto ganamos las elecciones en 2008 durante la noche electoral. Parece que ocurrirá lo mismo", consideró este estratega del partido de Joe Biden.

La pregunta que se hacen los demócratas: "¿Realmente entendemos a nuestro país?"

Un grupo de simpatizantes de Trump sigue la noche electoral en Bloomington, Minnesota Un grupo de simpatizantes de Trump sigue la noche electoral en Bloomington, Minnesota
Un grupo de simpatizantes de Trump sigue la noche electoral en Bloomington, Minnesota

REUTERS/Nicholas Pfosi

Una victoria republicana tendría que llevar a los demócratas a preguntarse si están preparados para otros cuatro años de Administración Trump. En este escenario, el partido debería afrontar una sacudida en su liderazgo y una estrategia de oposición para hacer frente a un presidente que en su primer mandato ha destrozado gran parte de las normas de lo que se espera de un comandante en jefe de Estados Unidos.

Incluso si Biden consigue la victoria una vez se cuenten todos los votos, los demócratas no habrán conseguido el mandato claro de gobernar que esperaban. Esas preocupaciones son aún más claras en los votos al Senado, donde se dirime quién tendrá el control de la cámara alta estadounidense.

Trump o Biden: los sectores que se pueden beneficiar en bolsa del triunfo de cada candidato en las elecciones de Estados Unidos

"El Senado está en peligro", admitió otro partidario demócrata, mostrando su preocupación respecto al fallo de los dirigentes de su partido si finalmente no consiguen tener el control de la institución que juega un papel crucial, no solo en la aprobación de leyes sino en la confirmación de cargos ejecutivos y jueces federales.

Los demócratas esperaban obtener un gran resultado en este 2020, pero las batallas clave en Georgia, Carolina del Norte, Maine, Michigan y Montana están muy ajustadas.

Teniendo en cuenta los buenos resultados de Trump, un cargo demócrata se hacía una pregunta clave: "Creo que los demócratas estarán pensando: ¿realmente entendemos este país?".

Optimismo entre los partidarios de Trump

Los republicanos, por su parte, han ido acumulando optimismo conforme ha avanzado la noche. Una fuente del partido cercana a la campaña de Trump describía el ambiente en la Casa Blanca como "cautelosamente optimista" antes de la medianoche estadounidense.

Los consejeros del presidente estadounidense ya habían advertido durante la tarde que sus datos en Florida y Ohio eran mejores de lo esperado, dos estados clave para conseguir la reelección.

"Ganaremos Florida y Ohio con una ventaja grande", anticipó la consejera de Trump Corey Lewandowski, un pronóstico que parece haberse cumplido con los resultados.

Este artículo fue publicado antes en BI Prime

LEER TAMBIÉN: 9 razones por las que Donald Trump podría ser reelegido en las elecciones estadounidenses de 2020

LEER TAMBIÉN: De Amazon a Walmart: quiénes están detrás de las multimillonarias donaciones a las campañas de Joe Biden y Donald Trump para salir elegido presidente de Estados Unidos

LEER TAMBIÉN: Cómo seguir la noche electoral en EEUU: en qué estados necesitan vencer Trump y Biden para ser el próximo presidente y cuándo se irán conociendo los resultados

VER AHORA: Instagram incorpora las pestañas de Reels y Tienda en su nuevo diseño

    Más:

  1. Estados Unidos
  2. Donald Trump
  3. Política internacional
  4. BI PRIME
  5. Top
  6. Trending