Las rentas más bajas han reducido su consumo de gasolina, mientras que las mayores mantienen los niveles previos a la subida de precios

Varios coches en una gasolinera.

Pixabay

Antes de que comenzara la guerra en Ucrania, el precio de la gasolina y el gasóleo ya estaba en una imparable espiral alcista. 

Con el conflicto bélico y el hundimiento en la demanda de petróleo se acentuó esta línea ascendente. 

Llegó entonces la medida aplicada por el Gobierno de España de aplicar descuento de 0,20 euros por litros de combustible. 15 céntimos los soporta el Estado y 5 las propias petroleras.

Ante ello, hubo gasolineras que decidieron subir el precio para compensar esta rebaja, por lo que, a la postre, el precio final que paga el consumidor se queda igual (o muy similar). 

Este gesto que haces cuando echas gasolina al coche te puede costar 90 euros de multa

Lo anterior es, de manera muy somera, un resumen de lo que ha sucedido en los últimos meses con el alza en los precios de los carburantes

Lo que se mostrará a continuación es un análisis de cómo se han comportado los ciudadanos ante esta situación, puesto que no todas las personas han reaccionado igual. El estudio lo ha hecho CaixaBank Research.

Las personas con rentas más bajas gastan casi lo mismo en la gasolinera, porque han reducido su movilidad

Tal y como apuntan en el informe antedicho, para la mitad de los consumidores con mayor gasto, el tique en gasolineras era un 15% superior en marzo de 2022 respecto al mismo mes de 2019 (el consumo en el percentil 50 y en el 80 aumentó casi en la misma proporción)

Es decir, las personas con rentas más altas gastan más en las gasolineras, lo que indica que no han reducido su consumo de carburante por el alza en los precios. 

¿La gasolina barata es mala para el coche? Este es el motivo por el que su precio resulta tan económico y el dinero que puedes ahorrar

Lo contrario sucede con las personas de rentas más bajas. En el percentil 20, por ejemplo, el tique era solo un 2,3% superior, muy por debajo del aumento para el resto de clientes y del crecimiento del precio de la gasolina.

Ergo, los que menos dinero tienen han reducido su movilidad en transporte privado y, por ende, han comprado menos gasolina y gasóleo (aun así, han gastado más).

Estos resultados, concluyen en el estudio, son indicativos de cómo unos consumidores realizan un mayor ajuste en el consumo de carburante que otros tras un aumento de los precios de este, ya sea porque tienen un menor poder adquisitivo o porque pueden sustituir su consumo. 

Las rentas también afectaron a la movilidad durante el coronavirus

En el mismo informe, apuntan que durante la pandemia se redujeron todos los tiques de carburante, tanto los de menor importe (percentil 20) como los de mayor importe (del percentil 50 en adelante).

Esta evolución del tique, explican, estuvo lógicamente muy condicionada por las restricciones a la movilidad durante los meses de pandemia

Sin embargo, no todos reaccionaron por igual: en el mes con mayores restricciones a la movilidad (abril de 2020), el tique se redujo en un 13% en el percentil 20, un 23% en el percentil 50 y un 32% en el percentil 80. 

Otros artículos interesantes:

Europa no se pone de acuerdo para dejar de comprar gas y petróleo a Rusia, asegura Josep Borrell

Cómo ahorrar gasolina con el cambio de marchas mientras conduces

Esta app española para ver dónde están las gasolineras más baratas ya se descarga más que WhatsApp, Airbnb o Netflix

Te recomendamos