Pasar al contenido principal

Dentro del corazón de Snøhetta, la firma de arquitectura noruega que creó la Ópera de Oslo y la Biblioteca de Alejandría

Snohetta
Alberto Iglesias

Havnepromenaden (un paseo de 9 kilómetros que, de este a oeste, recorre toda la cara visible de Oslo hacia el fiordo) es el eje articular de la nueva capital noruega, donde se concentran sus principales novedades urbanísticas: Sørenga, Aker Brygge, el Ayuntamiento, la Ópera o los nuevos museos Nacional y Munch, además de la ambiciosa nueva biblioteca de la ciudad. En su mayoría, esta zona estaba copada por muelles de carga, naves industriales y zonas degradadas por el paso del tiempo y la propia actividad del principal puerto del país.

El cambio protagonizado por el proyecto Fjord City, que pretende reinventar el concepto que tenemos de Oslo, tuvo como primer icono la famosa e icónica Ópera. Un edificio inaugurado en 2008 que sirvió para sentar las bases de una nueva arquitectura en la urbe, más abierta a la gente y al mar, inclusiva y participativa. Un símbolo de la modernidad de una nación enriquecida por el petróleo cuyos creadores, el prestigioso estudio de arquitectura Snøhetta, apenas se encuentran a unos pocos metros de distancia.

La principal oficina de Snøhetta (cuenta con delegaciones en Estados Unidos y varios puntos de Europa o Asia) no está precisamente bien indicada ni tan siquiera lo busca. Se trata, ni más ni menos, de una antigua nave industrial del puerto, que ha mantenido su esencia exterior -exceptuando algunos detalles de color en su entrada principal- pero que ha sido completamente remozada en su interior.

Te puede interesar