Depresión y ansiedad: la pandemia tras la pandemia que ya está afectando a miles de profesionales sanitarios

Médico en hospital tratando paciente de COVID-19

Reuters/ CARLOS OSORIO

  • Los profesionales sanitarios están siendo las principales víctimas de la pandemia de salud mental que ha surgido como consecuencia del COVID-19. 
  • Aunque los expertos aseguran que los efectos también van a ser visibles en la población general, los sanitarios ya están viviéndola y aseguran sentirse abandonados por las administraciones. 
  • Mientras tanto, el foco en la salud mental está provocando un boom de startups y negocios en el sector que podrían revolucionar la atención en esta área. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia de coronavirus ha generado una situación de aislamiento, incertidumbre y estrés económico que ha deteriorado la salud mental de la población. 

Los expertos llevan tiempo advirtiendo de que los profesionales de salud mental recogerán las consecuencias de esta pandemia y la Organización Mundial de la Salud (OMS) está pidiendo a los países que refuercen sus servicios de salud mental para hacer frente a lo que se avecina. 

La depresión, la ansiedad y la ideación suicida son los trastornos que más preocupan a los profesionales de la salud mental, que aseguran que ya están viendo los estragos en los pacientes y, especialmente, entre los sanitarios. 

"Parece que tenemos que cargar con nuestra vocación como un lastre"

"Nunca se han evaluado los riesgos psicosociales, no hay prevención, no hay rehabilitación", lamenta Ángel Luis Rodríguez, responsable del Gabinete Psicológico de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), en una entrevista con Business Insider España. 

Al final, los profesionales sanitarios quedan con la única opción de pedir ayuda de forma particular y no existen soluciones estandarizadas en los protocolos. "Hay unas altas tasas de burnout, de ideación suicida, de deseos de abandono de la profesión", enumera. 

Los expertos advierten de que los suicidios podrían aumentar con el fin del confinamiento: qué medidas de prevención deben tomarse

Y eso, advierte, tiene un coste para todos. "Nos extraña que no haya más errores médicos. Parece que tenemos que cargar con nuestra vocación como un lastre", denuncia Rodríguez. 

"Desde la Administración ha habido una falta de ayuda y comprensión y un abandono en lo que se refiere a la atención y la rehabilitación", asegura, señalando que todas las iniciativas que se han desarrollado para ayudar a los profesionales sanitarios han sido a nivel particular. 

El responsable de AMYTS lamenta que la evolución de la solidaridad con los sanitarios no haya seguido la tónica inicial, cuando había aplausos porque se entendía que estaban haciendo de "dique de contención entre la vida y la muerte". 

Ahora, "la gente no quiere más medidas y los profesionales se han convertido en el pepito grillo de la sociedad", señala. "Se les ha apartado porque no nos interesa más ese mensaje de precaución", lamenta. 

El esfuerzo de Facebook para detener los suicidios revela una preocupante brecha entre las tecnológicas de Silicon Valley y los expertos en salud

Además, critica que el COVID-19 no esté reconocido como enfermedad profesional. "Se acusó a los sanitarios de estar contagiándose en su vida privada, cuando el 90% de infecciones se estaban produciendo en los hospitales y en la atención primaria", denuncia. 

"Tenemos las cifras más altas de médicos muertos e infectados", advierte. 

Los trastornos golpean de lleno a los profesionales sanitarios

A pesar de que los servicios de atención de salud mental todavía no están enfrentándose de lleno a la ola de trastornos que se avecina para la población general, sí que las palabras de Ángel Luis Rodríguez se ven confirmadas en las cifras de algunos de los primeros estudios sobre el impacto en los profesionales sanitarios. 

"Ahí sí que ya se ve el incremento de patología depresiva y ansiedad y de ideación suicida", señala Ana González-Pinto, presidenta de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM) y jefe de Servicio en Funciones del Hospital Universitario de Álava, en una entrevista con Business Insider España.

El informe Repercusiones de la COVID sobre la salud y el ejercicio de la profesión de los médicos de España realizado por la Organización Médica Colegial (OMC), la Fundación Galatea y Mutual Médica, confirma las palabras de González-Pinto. 

Uno de cada cuatro médicos han tenido que recurrir o se plantean recurrir a servicios de salud mental por las consecuencias de la pandemia, revela el documento. Más del 60% presentan indicadores de fatiga, estrés o dolor y en torno al mismo número presenta el síndrome del burnout o desgaste profesional. 

Ifeel, la startup española de psicólogos online, ofrece consultas gratuitas durante la cuarentena mientras su demanda se dispara un 70%

Al igual que se veía con respecto a la población general, también ha aumentado el consumo de fármacos entre médicos, especialmente los tranquilizantes, que han subido del 18,6% al 29,4%.

Psious, una startup española que utiliza la realidad virtual para tratar los trastornos mentales y que durante la pandemia puso la plataforma al servicio de los profesionales sanitarios, confirma la tendencia que desvelan los informes.

"Los profesionales sanitarios estaban bajo una presión descomunal", señala Xavier Palomer, CEO de la compañía, a Business Insider España. Palomer, además, subraya que han aumentado los problemas de ansiedad, estrés y estrés postraumático en este colectivo. 

Los trastornos también aumentarán en el resto de la población

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que los problemas psicológicos se dupliquen a raíz de esta nueva crisis. 

González-Pinto explica lo que los profesionales de salud mental están detectando ya. Desde su hospital, la psiquiatra participa en un estudio nacional que está investigando el impacto de la crisis del coronavirus en la salud mental. 

MINDCOVID cuenta con la participación de más de 20 centros repartidos entre las comunidades autónomas de Cataluña, País Vasco, Madrid, Andalucía, Castilla y León y la Comunidad Valenciana. Se han llegado a reclutar más de 10.000 profesionales sanitarios, 3.000 pacientes y 3.500 personas aleatoriamente, todos ellos residentes en España.

González-Pinto señala que los servicios ya han empezado a detectar y se están preparando para una ola de atención de patología mental en la que destacarán el abuso de sustancias y los trastornos depresivos y de ansiedad. 

Koa Health, la startup española de salud mental digital que quiere revolucionar la atención del bienestar y las terapias

Además, aunque parece que los intentos de suicidio disminuyeron durante el confinamiento, expertos consultados por Business Insider España ya anticiparon que aumentarían en los meses siguientes. 

A pesar de que todavía no tienen datos exactos, González-Pinto asegura que, desde el punto de vista clínico, sí que están detectando un aumento en los casos de intento de suicidio: "En 6 o 7 meses tendremos datos para ver la tendencia". 

La tendencia ya se está notando en el consumo de medicamentos: los psicofármacos crecieron un 20% en 2020. 

"Hay una enorme necesidad de atención psicológica derivada de la nueva situación", reflexiona el CEO de Psious, que cuenta con 2.000 clientes y ha sido utilizada para tratar a más de 15.000 pacientes. 

Con su tecnología, trata trastornos como "ansiedad, estrés, depresión, TDH, acoso, dolor, desórdenes alimenticios, entre otros", explica Xavier Palomer, CEO de la compañía, a Business Insider España

"Los índices de ansiedad y estrés están disparados", añade. 

La situación económica, factor de riesgo para los trastornos de salud mental 

"Si económicamente vamos mal, habrá un aumento sí o sí en las consultas de salud mental porque siempre ha pasado así", advierte Oriol Lafau, coordinador de Salud Mental de Baleares, en una entrevista en el Periódico de Ibiza.

"Pienso que la situación económica es un buen termómetro para la salud mental. Siempre que ha habido problemas económicos potentes y graves, la salud mental se ha visto muy repercutida", añade.

"Las consecuencias de la paralización de un país, de su actividad económica y laboral, en forma de quiebra económica futura de empresas y familias pueden ser devastadoras a largo plazo para la población", anticipaba ya el verano pasado la Fundación Española para la Prevención del Suicidio y la Sociedad Española de Suicidología. 

Este joven de 25 años ha creado Aimentia, una clínica virtual que utiliza inteligencia artificial para proteger la salud mental de los españoles

"Según estudios internacionales de ámbito europeo, la tasa de suicidios aumenta un 0,8% por cada 1% de aumento en la tasa de desempleo. A la vista de la crisis económica que se avecina (de hecho, en la que ya estamos), el desempleo aumentará considerablemente, con su repercusión en la tasa de suicidios", explica Andoni Anseán, presidente de la Sociedad Española de Suicidología (SES), en una entrevista anterior con Business Insider España

"Hay que reactivar la economía y el empleo lo antes posible", asegura Anseán. 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el suicidio es "multicausal y multifactorial", por lo que no se puede establecer una relación causal con un único fenómeno. 

Del boom de los servicios de terapia y bienestar digital a las muestras de saturación del sistema de salud

"Si hay un aspecto positivo de la pandemia, al menos en términos de salud mental, es que ha demostrado que la terapia virtual y los servicios digitales pueden desempeñar un papel importante en apoyar a las personas", señala Ollie Smith,  director de Estrategia de Koa Health, una startup de salud mental. 

"Esto ha hecho que se invierta mucho más en el sector. En general, creemos que esto es enormemente positivo; hay tanta necesidad de salud mental insatisfecha que necesitamos esta inversión adicional y los nuevos servicios que apoya", sostiene Smith. 

La película 'Joker' establece una peligrosa e incorrecta conexión entre las enfermedades mentales y violencia

Mientras, la atención en salud mental en España sigue teniendo una de las inversiones más bajas de Europa. En España, solamente se dedican 80,7 euros por persona a la salud mental, frente a los 316 euros de, por ejemplo, Alemania.

Edgar Jorba, ingeniero de formación, lamenta esta situación y decidió crear Aimentia, una aplicación que utiliza algoritmos para traducir en datos útiles para los profesionales la actividad que realizan los pacientes.

"La salud mental es la hermana coja de la medicina", asegura Edgar Jorba, cuya herramienta está diseñada para "ayudar a reducir el error de diagnóstico que existía en consulta, que es del 50%; ayudar a mantener la adherencia terapéutica durante todo el proceso; reducir el abandono; y facilitar el seguimiento una vez terminado". 

El ingeniero señala que la pandemia ha traído un boom de plataformas que han detectado la necesidad de atención a la salud mental, pero advierte de que no todas estas iniciativas van a suponer una mejora en las condiciones de los profesionales o una mejor experiencia para el paciente. 

"Son marketplaces que ofrecen psicólogos y psiquiatras como si fueran coches y precarizan nuestro sistema y a nuestros profesionales de la salud mental", denuncia. 

Jorba argumenta que el boom de las plataformas de psicólogos está "quemando el mercado" y reduce "la posibilidad de que adopten una solución digital". 

Otros artículos interesantes:

Día Mundial para la Prevención del Suicidio: los expertos piden más inversión tras la pandemia ante el previsible aumento de casos de depresión, pero el plan nacional del Gobierno está paralizado

Menos tabúes y más recursos: los jóvenes necesitan que se hable del suicidio

Las investigaciones científicas desmontan que los videojuegos y la enfermedad mental tengan relación con la violencia armada: estos son 8 factores que sí influyen

Te recomendamos

Y además