El desarrollo de los coches eléctricos abre vías de negocio a los fabricantes de componentes electrónicos

Una operaria en una cadena de producción de baterías para coches eléctricos en China.
Una operaria en una cadena de producción de baterías para coches eléctricos en China.

REUTERS

  • El desarrollo de los coches eléctricos abre buenas posibilidades de negocio a fabricantes de componentes para estos vehículos, anticipa Nikkei Asia.
  • Algunas empresas dedicadas al desarrollo de baterías o sistemas de transmisión ya están tejiendo alianzas con importantes compañías automovilísticas.
  • Se espera que para 2030 la venta de vehículos eléctricos suponga el 24% de las ventas totales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hay buenas perspectivas para los fabricantes de componentes de coches eléctricos. Empresas como Hyundai Motor y Stellantis, recuerda este martes Nikkei Asia, han empezado a buscar sistemas lejos de sus equipos de desarrollo. Se trata de una tendencia que podría abrir el sector del automóvil a grandes cambios.

Los sistemas de baterías demuestran que empresas ajenas a la industria automovilística pueden convertirse rápidamente en una fuerza en la cadena de suministro de vehículos eléctricos. Solo cuatro proveedores, la china CATL, la japonesa Panasonic y las surcoreanas LG Chem y Samsung SDI controlan ya el 75% del mercado de baterías, que representan entre el 30% y el 50% del coste de un vehículo eléctrico.

La división horizontal del desarrollo y la producción de la industria de los vehículos eléctricos, ya establecida en los ordenadores y otros productos electrónicos, está llamada a desafiar la integración vertical de la industria automovilística. 

El suministro de ejes eléctricos, difíciles de desarrollar, reducirá el obstáculo para los recién llegados a los vehículos eléctricos, entre los que se encuentra Apple. Hon Hai Precision Industry, el proveedor de Apple conocido como Foxconn, está entrando en la fabricación de vehículos eléctricos.

Se trata de un cambio profundo en la manera que ha tenido de funcionar el sector durante las últimas décadas. Hasta ahora, ha sido habitual que los grandes fabricantes de automóviles se ocuparan también del desarrollo de sus motores de gasolina.

Los vehículos eléctricos, sin embargo, han venido a alterar esa pauta y han creado buenas oportunidades para que tanto los fabricantes de piezas ya instalados en la industria como nuevos participantes se hagan con una cuota de participación de un mercado creciente.

Así por ejemplo, recuerda este medio, el grupo Hyundai Motor comprará sistemas de propulsión al proveedor estadounidense BorgWarner para sus vehículos eléctricos compactos, que empezarán a fabricarse en 2023, y Peugeot, una marca del fabricante de automóviles europeo Stellantis, ha recurrido a Vitesco Technologies, una empresa derivada del gran proveedor alemán Continental.

Jatco, filial de Nissan y fabricante japonés de transmisiones automáticas, empezará a producir en masa ejes eléctricos en 2025. Los sistemas se destinarán a Nissan y a otros fabricantes de vehículos eléctricos nacionales y extranjeros. La italiana Marelli, resultado de la fusión entre Magneti Marelli y el proveedor japonés Calsonic Kansei, pretende suministrar un millón de ejes eléctricos al año a partir de 2025.

En España, sin ir más lejos, en marzo de este año el Gobierno, SEAT e Iberdrola anunciaron una alianza para impulsar la creación de la primera fábrica de baterías para coches eléctricos en el país. Esta, contó entonces el Ejecutivo, estará ubicada cerca de la localidad barcelonesa de Martorell.

"El proyecto va a permitir desarrollar un conjunto de actuaciones que garanticen que existan en España las infraestructuras, instalaciones y mecanismos necesarios para fabricar de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo", dijo entonces la ministra de Industria y Turismo, María Reyes Maroto.

Se trata, dijo la ministra, de "un compromiso del Gobierno para que España siga siendo líder en la industria del automóvil a nivel mundial apostando por una movilidad sostenible".

Este tipo de movimientos ofrecen una vía para que una tercera fuerza irrumpa en la industria automovilística después de décadas de entendimientos estancados entre los fabricantes de automóviles y ciertos proveedores bien ubicados en el sector. 

La empresa japonesa Nidec, por ejemplo, que construyó su fortuna con motores de precisión para la electrónica, se ha lanzado a esta aventura y ha empezado a suministrar sus sistemas a Guangzhou Automobile Group y Geely Automobile Holdings.

Se espera que el mercado de los ejes eléctricos crezca. El año pasado solo se vendieron 2,14 millones de vehículos eléctricos, lo que supuso el 3% de todas las ventas de automóviles nuevos, según la empresa británica de datos LMC Automotive. Pero está previsto que el volumen alcance los 23,3 millones de vehículos en 2030, es decir, el 24% de todas las ventas. Fuji Keizai, con sede en Tokio, prevé que el mercado de los ejes eléctricos crecerá hasta los 12,5 millones de unidades anuales en 2035.

Otros artículos interesantes:

El coche eléctrico del futuro era esto (y Kia venía avisándolo desde hace tiempo)

Este diminuto coche eléctrico de 4.000 euros con capacidad para 4 personas está vendiéndose más que el Tesla Model 3 en China

Por qué comprar un coche eléctrico ahora: esta infografía te da 7 razones para no dejar pasar el tiempo

Te recomendamos

Y además