Pasar al contenido principal

Descifrar el envejecimiento sería la clave para tratar el cáncer, Alzheimer, diabetes y otras enfermedades

An elderly couple sit on a bench next crocus flowers in a park in Duesseldorf
An elderly couple sit on a bench next crocus flowers in a park in Duesseldorf Thomson Reuters
  • Descubriendo la manera de manipular el envejecimiento, los investigadores esperan ser capaces de retrasar enfermedades asociadas con la edad como el Alzheimer, el cáncer, la osteoporosis, enfermedades del corazón o la diabetes.
  • Los investigadores del National Institute on Aging (NIA) están trabajando en descifrar cómo se produce el envejecimiento a nivel celular y desarrollar terapias basadas en esos descubrimientos.
  • El director de la división de envejecimiento biológico de la NIA se muestra optimista con dos tratamientos que están en fase de investigación.

¿Que pasaría si hubiera una manera de combatir el Alzheimer, las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer de una sola vez?

Detrás de todas esas causas comunes de muerte hay un factor en común: el envejecimiento. Una nueva aproximación al proceso de envejecimiento puede funcionar como una llave maestra que podría liberar la cura para todas esas enfermedades según Felipe Sierra, director de la división de envejecimiento biológico en el National Institute on Aging de Estados Unidos.

"No estamos intentando ser inmortales. Ese no es nuestro objetivo", explica Sierra a Business Insider Estados Unidos. "El objetivo del NIH es mejorar la salud de las personas mayores. Por supuesto, un efecto secundario de estar sano es que no vas a morir".

Las investigaciones sobre el envejecimiento han ganado un fuerte impulso en la última década. Pero de entre todas las medicinas que se están investigando para combatir las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, hay dos potenciales tratamientos que entusiasman especialmente a Sierra. El primero es una medicina llamada rapamycin, que bloquea un camino en el cuerpo relacionado con la energía, el metabolismo y el sistema inmune. El otro es un tipo de sustancia conocida como senolytics capaz de matar determinados tipos de célula en el cuerpo que causan inflamación y daños.

"La idea es que comprendiendo el envejecimiento, podamos hacer cambios. Haciendo eso, no solo retrasamos una enfermedad del envejecimiento, retrasamos todas", dice Sierra. "Es una alternativa mejor".

Todos los caminos llevan al TOR

En estudios con animales y con humanos, restringir el consumo calórico se ha demostrado como una ayuda para protegerse de la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, e incluso, extender el tiempo de vida.

Sierra explica que la medicina rapamycin puede producir un resultado similar al afectar a una vía señalizadora en el cuerpo llamada TOR (objetivo de la rapamicina por sus siglas en inglés) que está relacionada con el crecimiento celular y el envejecimiento.

"La rapamicina imita, en algunos de sus resultados, a la restricción calórica. Crea un estado en el cuerpo en el que hay una reducción de los nutrientes", explica a Business Insider Estados Unidos Manuel Serrano, autor de una investigación sobre el envejecimiento altamente citada. "Incluso aunque estés comiendo la misma cantidad de alimento, la maquinaria bioquímica de las células considera que no hay nutrientes y eso es bueno".

Leer más: 15 películas y series de ciencia en Netflix que te harán más inteligente

La rapamicina se usó en un principio como una medicina inmuno supresiva para pacientes de trasplantes de órganos. Pero después los científicos averiguaron que puede bloquear el camino TOR, los investigadores comenzaron a estudiar el compuesto en el laboratorio.

Un reciente estudio elaborado por Novartis ha sido especialmente revelador, explica Sierra. Observaba como un medicamento similar a la rapamicina que actuaba en el camino TOR afectaba al sistema inmunológico de pacientes en edad avanzada. Los resultados demostraron que el ratio de pacientes con infecciones respiratorias bajó un 65% durante el invierno y la época de la gripe.

"Esto es relevante porque está hecho en humanos y demuestra que las aproximaciones enfocadas al envejecimiento son útiles para combatir enfermedades de la tercera edad, que es el paradigma sobre el que estamos trabajando", detalla Sierra.

These potential treatments for aging could unlock cures to a range of age-related illnesses, from cancer to heart disease
Karoly Arvai/Reuters

Joan Mannick, la investigadora detrás del estudio de Novartis, dijo que de cara al futuro quería ver si la medicina ofrece beneficios frente a otras enfermedades relacionadas con la edad como las cardiovasculares o las dolencias neurodegenerativas.

"Novartis se ha dado cuenta de que la ciencia en el campo del envejecimiento ha progresado lo suficiente para empezar a usarla en humanos, hay evidencias de que el envejecimiento no es debido solo a factores fortuitos, sino que está regulado por vías de señalización", explica Mannick a Business Insider Estados Unidos. "Y tú puedes centrarte en esas vías de señalización que parecen contribuir al envejecimiento como una nueva manera de tratar las enfermedades que surgen con la edad".

Matando a las "células zombi"

El camino TOR es la principal vía de investigación en lo que a envejecimiento se refiere. Pero los científicos también están investigando un grupo de medicamentos conocido como senolytics (senolíticos), que de manera selectiva eliminan un tipo de células llamadas células senescent (senescentes).

Esas células, apodadas "células zombi" por algunos científicos, pierden muchas funciones a medida que envejecen pero no mueren de la forma en la que las células normales mueren. Las células senescentes pueden volverse cancerígenas y dañar a las células circundantes, causando que también se vuelvan senescentes.

Según el Doctor James Kirkland, físico e investigador de la clínica Mayo, nuestro sistema inmune elimina algunas de esas células senescentes. Pero las células zombi se pueden acumular en el tejido como consecuencia del envejecimiento, enfermedades crónicas, quimioterapia, o la exposición a la radiación. Las células senescentes están también estrechamente relacionadas con la osteoporosis, de hecho, la fragilidad en la tercera edad está relacionada con la acumulación de estas células.

Leer más: Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo si pasas mucho tiempo en el espacio

Para averiguar como matar a esas persistentes células zombi, Kirkland y sus compañeros usaron un análisis informático para señalar los mecanismos celulares que protegen al organismo de las secreciones tóxicas e inflamatorias. Posteriormente, los investigadores trataron de eliminar las células senescentes en experimentos de laboratorio, usando un medicamento contra la leucemia llamado Dasatiniband y un flavonoide llamado quercetina, presente en la piel de las manzanas.  

Esta combinación de sustancias ayudó aparentemente a alargar la vida de unos viejos ratones un 36% más.

These potential treatments for aging could unlock cures to a range of age-related illnesses, from cancer to heart disease

"Lo más impresionante para mi es que un ratón que era tan viejo viviera con todos los daños que ha ido acumulando con el paso del tiempo", dice Sierra.

Kirkland explica que eliminar las células senescentes alivió los daños causados por la radiación y la fragilidad en el ratón. También mejoró la salud cardíaca y la circulación, mejoró los síntomas de diabetes y eliminó la osteoporosis.

"Queremos usar los senolíticos en pruebas clínicas para tratar a aquellas personas mayores con serios problemas pulmonares como fibrosis u otras dolencias relacionadas con la edad. En el mejor de los casos, puede mejorar el funcionamiento pulmonar y de otras partes del cuerpo", explica Kirkland.

Uno de los pocos efectos de los medicamentos senolíticos de los que Kirkland se percató es que pueden retrasar el tiempo de curación de heridas. 

Un controvertido contendiente

Un en algunos casos controvertido pero importante tratamiento para la tercera edad es la versión moderna de la parabiosis, la transfusión de sangre de un animal joven a uno viejo. 

Aunque parezca una técnica sacada de la ciencia ficción, Sierra cree que es un importante acercamiento a la investigación, solo como un primer paso. 

Tony Wyss-Coray, profesor de neurología en la Stanford University que estudia el Alzheimer, tuvo la idea de usar esta técnica para tratar la enfermedad después de estudiar las diferencias en la composición sanguínea de los pacientes con Alzheimer y de gente sana.

La investigación de Wyss-Coray en ratones demostró que la sangre de un ratón joven rejuveneció el cerebro de un ratón viejo y que la sangre de un ratón viejo inflamó el cerebro de un ratón joven

"Averiguamos que las células no son las responsables de este efecto, sino que lo son los factores solubles presentes en la sangre, especialmente las proteínas. Y hemos encontrado unas pocas proteínas que tienen tanto efectos beneficiosos en los mayores como efectos perniciosos en los jóvenes", afirma.

 

These potential treatments for aging could unlock cures to a range of age-related illnesses, from cancer to heart disease
Getty Images/Joern Pollex

Otros investigadores han usado la parabiosis para reparar funciones del hígado, riñones, piel, huesos, de los músculos y del corazón. 

Leer más: 6 sencillas maneras con las que puedes ganar un dinero extra con tu cuerpo gracias a la ciencia

Wyss-Coray fundó una empresa llamada Alkahest, que usa partes específicas del plasma sanguíneo para tratar la enfermedad del Alzheimer. Después de un positivo periodo de prueba temprano a finales de 2017, el tratamiento está ahora en la segunda fase de pruebas.

Un nuevo paradigma ante una población envejecida

Desde el año 1964, los humanos han extendido su esperanza de vida un día cada semana — un logro impresionante.

Pero Sierra señala que ha habido un rápido aumento del número de enfermedades e incapacidades, lo que indica que no hemos estado haciendo un buen trabajo expandiendo la calidad de vida junto a la esperanza de vida.

"Imagina una persona de 75 años que estuviera a punto de morir de un ataque al corazón pero al que le hubiéramos dado estatinas y no hubiera tenido el infarto", explica Sierra. "Esta persona no muere de lo que supuestamente iba a morir, pero sigue vivo con el resto de enfermedades que tiene y que no estamos tratando".  

Debido a esto, ahora es más caro tratar a la población de tercera edad según explica.

Aproximadamente el 80% de los adultos tienen una enfermedad crónica, y el 77% tiene al menos dos. Las enfermedades crónicas suponen el 75% del dinero que se gasta en Estados Unidos en cuidados médicos, según el National Council on Aging.

Leer más: Las empresas españolas más innovadoras en biotecnología

Y en muchos países, la población de gente mayor está creciendo rápidamente. En 2016, había 49,2 millones de personas en Estados Unidos que tenían 65 años o más. Para 2035, ese número  habrá crecido hasta los 78 millones según las estimaciones del US Census Bureau. Lo que supondrá tensión adicional para el sistema sanitario.

Pero centrarse en el envejecimiento puede permitir a los científicos intervenir antes en la cadena de eventos que llevan a muchas enfermedades crónicas o a dolencias relacionadas con la edad como problemas cardiovasculares, cáncer, infartos y diabetes, enfermedades que causan casi dos de cada tres muertes cada año.

"Envejecer es el mayor factor de riesgo para casi todas las enfermedades crónicas. Y nunca entendimos que puede ser un factor de riesgo que se puede modificar con medicina", dice Mannick. "Creo que si las investigaciones futuras continúan siendo positivas, abrirán todo un nuevo área de la medicina".

Te puede interesar