Pasar al contenido principal
logo ceca magan

Descubre cómo se aplica la movilidad geográfica en un contrato de trabajo

Business Insider para Ceca Magán

Las claves del concepto de movilidad geográfica de un contrato de trabajo
Jeshoots.com / unsplash

La sociedad es cada vez más cosmopolita, los transportes ganan en eficiencia y seguridad, y la globalización crece progresivamente en intensidad. Como consecuencia, en cierto sentido las distancias se hacen más cortas y el planeta perece empequeñecer. Ese dinamismo está transformando también el mercado laboral español, que ya se caracteriza por una flexibilidad nunca antes vista. En ese contexto destaca una figura que se ha vuelto común: la movilidad geográfica.

Si tienes un negocio, lo gestionas o ejerces un cargo intermedio, puede que ya te hayas visto envuelto en un proceso de cambio de ubicación de personal y quizá tengas una idea de cómo funciona. Si no es así o lo has vivido a cierta distancia, en las próximas líneas te explicamos cómo se aplica la movilidad geográfica en un contrato de trabajo.

Qué es la movilidad geográfica: diferencias entre traslado y desplazamiento

La movilidad geográfica se produce por el traslado o desplazamiento del empleado a un centro de trabajo que exija el cambio de residencia a otra localidad para la prestación de sus servicios profesionales.

Requisitos para un traslado de empleados

Así que deberás distinguir entre traslado y desplazamiento. El primero se da cuando el trabajador que no haya sido contratado específicamente en empresas con centros de trabajo móviles o itinerantes es destinado a otro distinto de la misma compañía que le suponga un cambio de residencia. Se considera traslado cuando el movimiento sea definitivo o cuando exceda los doce meses en un período de tres años. 

Traslado individual o colectivo

Se considerará una reubicación colectiva cuando afecte a la totalidad del personal de un centro de trabajo, siempre que éste ocupe a más de cinco personas o, cuando sin afectar a la totalidad de empleados en un plazo de noventa días, se aplique a al menos:

  • 10 trabajadores en empresas que ocupen menos de 100 trabajadores..
  • 10% del número de trabajadores de la empresa que ocupe entre 100 y 300 trabajadores.
  • 30 trabajadores en empresas que ocupen a más de 300 trabajadores.

Requisitos para un desplazamiento de empleados

Asimismo, las empresas pueden desplazar temporalmente a sus trabajadores a otras instalaciones propias. De nuevo, esa variación debe estar motivada por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción. El cambio de residencia a otra localidad debe ser por un periodo inferior a doce meses en tres años.

¿Puede la empresa aplicar la movilidad geográfica de forma unilateral?

Aunque puede colegirse de las frases anteriores, otra de las cuestiones que suele surgir de manera recurrente en este asunto es si la empresa tiene la potestad de obligar al trabajador a cambiar de residencia para ejercer su labor profesional. Efectivamente, siempre que exista alguna de las razones mencionadas, puede hacerlo desde 1994. Eso sí, este cambio en el lugar de prestación de servicios puede ser voluntario o forzoso, dependiendo de si ha sido o no consensuado entre las partes que figuran en el contrato.

No obstante, debes considerar que los representantes de los trabajadores tienen prioridad para permanecer en sus puestos. Asimismo, mediante convenio colectivo o acuerdo alcanzado durante el periodo de consultas previo a la movilidad geográfica podrán establecerse otras prioridades de permanencia. Es decir, que de forma prioritaria conserven sus puestos trabajadores con cargas familiares, mayores de determinada edad o personas con discapacidad.

Traslado voluntario o forzoso

¿Cuáles son las opciones del trabajador ante una propuesta de traslado? Básicamente tiene tres opciones, aceptar el traslado, concluir el contrato o impugnar la medida.

La primera opción pasaría por aceptar el traslado. En este caso tendrá derecho a una compensación por los gastos que se produzcan por este motivo, así como los de los familiares a su cargo, bien alcanzando un acuerdo con la empresa, bien en las condiciones fijadas en los convenios.

De la misma manera, el empleado cuyo cónyuge haya sido trasladado tiene derecho, si hubiese puesto de trabajo, a ser enviado al mismo municipio siempre que ambos estén contratados por la misma empresa.

La segunda opción es rechazar la propuesta y optar por la extinción del contrato. Es decir, cesar la relación laboral con la empresa, percibiendo una indemnización de 20 días por año de servicio con un máximo de 9 mensualidades. 

En último lugar, en el caso de que no opte por la extinción, podría optar por impugnar la medida ante la Jurisdicción Social, sin perjuicio de la efecividad de la medida.

Por otra parte, en caso de traslado grupal, los trabajadores tendrán la posibilidad de reclamar en conflicto colectivo, en cuyo caso se paralizará la tramitación de las acciones individuales iniciadas hasta la resolución del asunto.

Pasos que seguir para trasladar empleados

Mover a trabajadores es más sencillo para el empresario de lo que pueda parecer en un principio. El primer escalón es que esa acción debe estar justificada en algunos de los motivos ya mencionados. El segundo es dárselo a conocer al afectado o a los afectados. Sea cuando se trate de un solo empleado el que vaya a cambiar de localización o varios, el empresario debe notificárselo con una antelación mínima de treinta días a la fecha efectiva del traslado. En el caso de los desplazamientos, debes tener en cuenta que el plazo mínimo para comunicárselo al trabajador es de cinco días laborables de antelación para cambios de duración superior a tres meses.

Además, si es un traslado colectivo, como empresario debes abrir una apertura de un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores de una duración que no exceda los quince días. También te tocará notificar que has dado el paso anterior, así como de las posiciones de las partes tras su conclusión, a la autoridad laboral competente.