Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando trabajas en el turno de noche: fatiga crónica, déficit de sueño y más riesgo de accidentes, cáncer, obesidad o depresión

Trabajar de noche

Getty Images

  • Trabajar de noche acarrea nefastas consecuencias para la salud, avaladas por múltiples estudios científicos.
  • Conoce las consecuencias para tu cuerpo de tener turno de noche: abarcan desde la fatiga crónica y el déficit permanente del sueño a los trastornos digestivos y problemas circulatorios. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 13,2% de los trabajadores en España lo hizo en jornada nocturna en 2018: 2,55 millones de personas, según la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE). La mitad de ellas trabajó en turno nocturno de forma ocasional y el resto en más de la mitad de las ocasiones. 

Aunque alrededor del mundo no hay demasiadas cifras sobre la cantidad de gente que trabaja de noche, un estudio de la Universidad de Princeton estima que entre el 7% y el 15% de la población activa de los países industrializados realiza esta jornada. 

Pero, ¿qué consecuencias tiene para la salud trabajar de noche? Algunas de las más relevantes afectan al sueño y al estado de ánimo

Más papeletas de sufrir depresión, obesidad, cáncer, fatiga crónica o problemas intestinales

Trabajar de noche

JC Gellidon/Unsplash

Según My Healthline, puesto que la exposición a la luz suprime la secreción de melatonina, los trabajadores nocturnos acumulan déficit de sueño y pueden llegar a padecer fatiga crónica. La carencia de luz también puede implicar carencia de vitamina D y la falta de descanso hostigar la salud mental, elevando el riesgo de depresión.

En Better Health recopilan la evidencia científica en torno a los efectos negativos de trabajar en el turno de noche. 

Todas las funciones corporales fluctúan cada 24 horas, bajo los engranajes del reloj circadiano. De él dependen la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura, la digestión o la actividad cerebral. 

Los trabajadores nocturnos se ven amenazados por muchos más problemas de salud: obesidad, mayor riesgo de accidente por la somnolencia diurna, problemas cardiovasculares y trastornos digestivos como estreñimiento y malestar estomacal. 

En 2007, la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que el trabajo por turnos era una causa probable causa de cáncer. Según sus estudios, las posibilidades de desarrollar un tumor aumentaban trabajando en esta jornada, según recogía por aquel entonces el diario El Mundo. 

Observaron mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres que llevaban 30 años o más en horario nocturno y también detectaron el cáncer de próstata era más frecuente en varones que comenzaban su jornada con la caída del sol. No obstante, el organismo recalca que para tomar medidas hacen falta más evidencias científicas.

También se incrementa el riesgo de epilepsia en personas con predisposición a esta enfermedad que trabajan de noche. Aquellas personas con diabetes tienen más dificultades para controlar sus niveles de azúcar en sangre. 

Según declaraciones del profesor Rusell Foster a la BBC, anular o invertir el reloj biológico propicia que se active el estrés, aumentando el estado de alerta y la tensión arterial. 

Los niveles sostenidos y crónicos de estrés están ligados a anomalías metabólicas y enfermedades cardiovasculares. También a la depresión y debilidad del sistema inmunológico, incrementando el peligro de infecciones. 

A corto plazo, las consecuencias de trabajar de noche no son tan graves, pero si desagradables: cansancio, baja concentración, aumento de peso y del consumo de carbohidratos (debido al aumento de la hormona grelina, responsable del hambre) o la privación de una nutrición adecuada. 

La falta de sueño de los trabajadores nocturnos también se traduce en un coste económico: en Reino Unido el déficit de descanso le cuesta a la economía 40.000 millones de libras al año, equivalente al 1,8% de su PIB, según Marco Hafner, economista senior de la institución de investigación Rand Europe

Este alto peaje se debe a la mortalidad y a la pérdida de productividad de este segmento de trabajadores que duermen con el sol y trabajan bajo la luna. 

Otros artículos interesantes:

La técnica para dormir 4-7-8: cómo funciona, según expertos

Dos tercios de la población afirman tener sueños recurrentes: ¿qué explicación brinda la ciencia a este fenómeno?

Las almohadas de Airbnb son el mejor síntoma del cambio a peor de la compañía