Descubren el agua más antigua del mundo en Canadá, un hallazgo que podría revolucionar la búsqueda de vida en Marte

Análisis de agua

Getty Images

  • Investigadores de Canadá han descubierto el agua más antigua del mundo. Tiene 1.600 millones de años y se encuentra en la mina Kidd Creek de Ontario. Han tardado 17 años de expediciones en localizarla.
  • Algunos expertos creen que este hallazgo puede ser un indicio prometedor de que también exista agua bajo las rocas de Marte, una condición imprescindible para la vida.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Investigadores de Canadá han descubierto el agua más antigua conocida del mundo, después de una intensa búsqueda cuyo origen se remonta 17 años atrás. 

El descubrimiento tuvo lugar en la mina Kidd Creek de Ontario, donde los científicos pudieron por fin obtener este líquido que ha estado atrapado entre las rocas durante 1.600 millones de años, según el equipo de la Universidad de Toronto (Canadá) a cargo de la expedición. 

Se trata del fin de un periplo iniciado en 1992, cuando tras visitar Kidd Creek, la geóloga Barbara Sherwood Lollar volvió en muchas ocasiones con su equipo para tratar de encontrar el agua atrapada dentro de las rocas del antiguo sitio minero.

En esta aventura con final feliz su equipo se aventuró a 2,4 kilómetros por debajo del suelo en la búsqueda, guiado por el característico aroma de esta agua antiquísima. 

Su alto contenido de solución salina la hace 10 veces más salada que el agua de mar. Tan salada es que la propia Lollar explica que dirigieron sus narices hacia las grietas y fracturas por las que se descarga el agua, guiados por el olor. 

El agua más antigua de la Tierra no solo es un hito en sí misma, sino que esta prueba es un material muy valioso para que los científicos comprendan la evolución de la vida y puedan estudiar la vida microbiana a tal profundidad, nunca hallada hasta el momento en un continente. 

Según detalla Euronews, también se encontraron microbios en las muestras agua, que sobrevivieron en pequeñas cantidades de hidrógeno y sulfato. 

Descubre estas 7 ciudades sumergidas bajo el agua que puedes visitar

El frasco obtenido, una joya para el estudio de la microbiología, se encuentra almacenado en el Museo Nacional de Ciencias de Canadá, convertido en su artefacto más antiguo. Además de salada, el agua era viscosa y con un tono amarillento.

Al comienzo resultó complicado determinar la verdadera edad del agua. Tras analizarla en busca de sustancias químicas y bacterias hallaron estos diminutos microbios que hasta entonces solamente se habían localizado en las profundidades insondables de los océanos. 

Las muestras se enviaron a la Universidad de Oxford y se analizaron con un espectrómetro de masas. Los verificadores creían que sus equipos, algunos de los más avanzados del mundo, se habían roto cuando descubrieron que la muestra, dotada de bacterias que jamás se habían visto en tierra firme, edad promedio de 1.600 millones de años.

De hecho, hicieron falta hasta 4 años de pruebas rigurosas para que los analistas pudiesen dibujar la edad precisa del agua, datándola como la más antigua del mundo. 

Las consecuencias de este hallazgo para la búsqueda de vida en Marte

Vehiculo nasa marte
NASA

Un hilo de esperanza acerca de la vida en Marte se cierne en torno a este descubrimiento, ya que el agua se considera la última frontera de habitabilidad para el planeta vecino. El equipo cree que las  rocas que contienen esta agua alguna vez existieron como fondos marinos hace millones de años.

Dicho de otro modo, podría existir agua con vida microbiana en las profundidades de las rocas marcianas. Los que esgrimen argumentos en contra dicen que su elevadísima concentración salina la inutilizaría, mientras que otros apuntan a que fuentes de calor en un planeta con una temperatura promedio de menos 62 grados para transformar este fluido en agua válida. 

El rover Perseverance de la NASA consigue convertir CO2 en oxígeno, una tecnología que podría ser clave para ayudar a los astronautas a respirar en Marte

En todo caso, la revelación de Ontario puede instar a la NASA a excavar más a fondo para encontrar agua en el Planeta Rojo, donde los microbios podrían estar viviendo bajo la superficie, albergados por un entorno estable y nutritivo que se remonta miles de millones de años atrás. 

Aunque la superficie de Marte es estéril por la falta de atmósfera, la fuerte radiación y las bajas temperaturas, el calor del núcleo del planeta podría conservar el agua líquida a bajas profundidades. 

Por lo menos por ahora, a nivel teórico es posible que en la época que surgió la vida en la Tierra también lo hiciese en Marte. 

El trabajo de Sherwood Lollar, durante más de 30 años, le valió la medalla de oro Gerhard Herzberg en 2019, que es el mayor honor de Canadá para la investigación no médica. Las personas más curiosas pueden acudir al Ingenium de Ottawa, los Museos de Ciencia e Innovación de Canadá, para admirar el líquido que precede toda la vida que conocemos. 

Otros artículos interesantes:

Así podría la NASA haber propagado la vida en Marte por accidente

Astroland, la empresa española ofrece a los astronautas una estación que emula la vida en Marte dentro una cueva de Cantabria

Consiguen producir agua potable utilizando tan solo los rayos del sol

Te recomendamos

Y además