Pasar al contenido principal

Descubren agua en un planeta potencialmente habitable, y es la primera vez que se encuentra un hallazgo de esta magnitud: su atmósfera reúne las condiciones necesarias para albergar vida

This artist's impression shows the planet K2-18b, its host star, and an accompanying planet in this system. K2-18b is now the only super-Earth exoplanet known to host both water and temperatures that could support life.
Representación del planeta K2-18b, actualmente el único exoplaneta conocido que alberga agua y temperaturas óptimas para la vida. ESA/Hubble, M. Kornmesser

Por primera vez un grupo de científicos ha descubierto vapor de agua en la atmósfera de un planeta potencialmente habitable.

K2-18b es dos veces más grande que la Tierra y multiplica por ocho la masa de nuestro planeta, por lo que se le considera una supertierra. Además, orbita alrededor de la zona habitable de una enana roja, justo a la distancia que permite la existencia de agua líquida en su superficie

"En este momento es el único exoplaneta conocido que cuenta con la temperatura correcta para albergar agua, también tiene atmósfera, dos condiciones que lo convierten apto para el desarrollo de la vida", ha afirmado Angelos Tsiaras (autor del artículo que explica el hallazgo), en una conferencia de prensa. "Este descubrimiento nos ha emocionado.", añadió.

El telescopio Kepler descubrió el planeta K2-18b, que se encuentra a tan solo 110 años luz de la Tierra, en 2015. Pero el pasado miércoles la revista Nature Astronomy publicó un nuevo estudio que analiza el vapor de agua encontrado en K2-18b, un paso de enorme importancia para comprender las características de los planetas potencialmente habitables fuera de nuestro sistema solar.

Leer más: El gran agujero negro del centro de nuestra galaxia de repente se iluminó mucho más de lo que los científicos habían visto antes, y nadie sabe por qué

Los científicos piensan que las supertierras son el tipo de planeta más común en la Vía láctea, y que las enanas rojas son las estrellas más frías, más pequeñas y más longevas, aparte de ser también las más comunes; lo que llevaría a la conclusión de que existen más exoplanetas habitables. Aunque esta posibilidad no ha sido todavía confirmada.

Así es K2-18b

La órbita alrededor de su enana roja es de 33 días. Los investigadores dudan de si es un planeta rocoso como la Tierra o un planeta helado con enormes concentraciones de agua en su interior. También podría tener nubes, pero en dicho caso no serían tan gruesas como las nuestras, según han señalado los científicos.

K2-18b sólo recibe un poco más de radiación solar que la Tierra, porque a pesar de estar muy cerca de su enana roja, la estrella es mucho más pequeña y fría que el sol. Los investigadores calculan que el planeta tiene una temperatura similar a la de la Tierra: entre 37 y 46 grados.

Para determinar la composición de la atmósfera de este nuevo planeta, los investigadores analizaron los datos del telescopio espacial Hubble. Así estudiaron las características de la luz que se refleja en su atmósfera, y también consiguieron detectar la existencia de moléculas de agua.

NASA's Hubble Space Telescope orbits Earth.
El telescopio Hubble orbitando alrededor de la Tierra. NASA/Getty Images

Los datos también señalan la presencia de hidrógeno y helio en su atmósfera.

¿Por qué es tan importante su atmósfera?

La presencia de una atmósfera es necesaria para mantener la temperatura de cualquier planeta, haciendo que su superficie reúnas las condiciones óptimas. La vida en la Tierra no sería posible sin nuestra atmósfera, que también proporciona algunos elementos químicos imprescindibles, como el carbón o el nitrógeno.

Los científicos seguirán estudiando las características de K2-18b durante los próximos años, ya que su vapor de agua no desaparecerá en mucho tiempo. Su estrella se encuentra inactiva y no ha producido llamaradas solares desde que los investigadores comenzaron a observarla.

Además, la atmósfera de este planeta contiene hidrógeno, que es un indicador positivo para la presencia de vapor de agua a lo largo del tiempo. Como el hidrógeno es mucho más liviano, sería el primer compuesto en desaparecer si K2-18b deja de recibir la radiación necesaria.

This image taken aboard the International Space Station shows the Earth's orange-colored stratosphere, the lowest and densest portion of its atmosphere.
Esta imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional muestra la estratosfera de nuestro planeta, la porción más baja y densa de la atmósfera. NASA/Marshall Space Flight Center

NASA/Marshall Space Flight Center

"El agua puede permanecer en el planeta durante largo tiempo porque las supertierras poseen una enorme gravedad, condición indispensable para mantener su atmósfera", relató Giovanna Tinetti, una de las investigadoras que participó en la conferencia de prensa.

La atmósfera de este planeta es diferente a la de Marte. El planeta rojo es mucho más pequeño y tiene una atracción gravitacional débil, por lo que no pudo mantener los compuestos de agua líquida, viéndose su atmósfera también afectada.

 K2-18b y otros planetas similares pueden ayudar a redefinir el concepto de habitabilidad

Earth-like planets have varying sizes and compositions.

La atmósfera de K2-18b es muy diferente a la de la Tierra, ya que está compuesta principalmente por hidrógeno, mientras que la nuestra es abundante en nitrógeno. Pero los científicos mantienen que la vida también puede surgir en este tipo de condiciones (teniendo en cuenta los conocimientos y la información de los que disponen ahora mismo).

"La habitabilidad es un concepto estrechamente relacionado con la Tierra. Conocemos un mundo donde el desarrollo de la vida es posible, nuestro planeta, y ahora hemos encontrado otro en el que se pueden cumplir esas mismas condiciones" señaló Ingo Waldmann, uno de los científicos que ha participado en la investigación. "Comprender cómo evoluciona la habitabilidad en una atmósfera que es rica en hidrógeno será tema de estudio durante los próximos diez años."

Los científicos afirman que ahora deben determinar el nivel de presión de la atmósfera de K2-18b y la cantidad exacta de agua que hay dentro de ella. Por ahora no es posible estudiar las características de su superficie.

"Con los datos actuales sólo podemos confirmar la existencia de atmósfera y agua", explicó Tsiaras .

The primary mirror of NASA's James Webb Space Telescope consists of 18 hexagonal mirrors.
NASA/Chris Gunn

Sin embargo, los investigadores de otro estudio publicado el pasado martes, (hay que aclarar que este estudio no está aún terminado), contaron en Space.com que los datos señalan la presencia de nubes con agua líquida en K2-18b, y por tanto la posibilidad de que se produzcan lluvias. También sugirieron que la atmósfera del planeta es demasiado gruesa y ejerce tanta presión en la superficie que la posibilidad de que exista una vida tal y como la conocemos es reducida.

Tsiaras también señaló que los telescopios que lanzará la NASA y la Agencia Espacial Europea en los próximos años (el James Webb en 2021 y el Ariel en 2028, respectivamente), arrojarán nuevos datos sobre el planeta K2-18b, ya que podrán observar la luz y las longitudes de onda de una forma mucho más amplia. Gracias a estos estudios los científicos esperan encontrar otros planetas similares al  K2-18b.

"Ojalá este sea el primero de los muchos que vamos a encontrar: una gran cantidad de supertierras que giren alrededor de estrellas enanas" indicó Waldmann . "Es en ese momento cuando podremos comenzar a estudiar las características de habitabilidad de estas supertierras y compararlas con las de nuestro planeta"

Y además