Pasar al contenido principal

Descubren cómo usar bacterias intestinales para convertir sangre tipo A y B en donantes universales

La ciencia logra transformar sangre del tipo A y B en donantes universales
Getty Images
  • España superó el millón y medio de donantes de sangre durante el 2017, pero la cifra ha ido en disminución desde 2015.
  • Los bancos de sangre precisan en especial de los grupos sanguíneos que pueden transferirse de forma universal.
  • Un grupo de investigadores ha descubierto la fórmula para convertir sangre del tipo A y B en donantes universales gracias a las bacterias intestinales.

España superó el millón y medio de donantes de sangre durante el pasado 2017, sin embargo la cifra ha ido en disminución desde 2015, según los datos proporcionados por la Federación Española de Donantes de Sangre. Los bancos de sangre precisan en especial de los grupos sanguíneos que pueden transferirse de forma universal, por ello un descubrimiento científico reciente podría salvar numerosas vidas.

Una nueva investigación sugiere que es posible transformar los tipos de sangre más comunes, A y B, en sangre tipo O. Las bacterias que se encuentran en el intestino humano supuestamente son capaces de eliminar los antígenos A o B —las moléculas tóxicas que desencadenan la formación de anticuerpos y pueden causar respuestas inmunitarias— de los glóbulos rojos.

El proyecto liderado por un grupo de químicos de la Universidad de British Columbia (Canadá) fue presentado el martes 21 de agosto en el marco de la reunión anual de la American Chemical Society. "Esta técnica podría ampliar la utilidad del suministro de sangre actual porque la sangre del tipo O se puede donar a cualquiera", dijo uno de los investigadores, Steve Withers, a New Scientist.

Leer más: Las claves del liderazgo mundial de España en donación y trasplante de órganos

El equipo descubrió que era posible extraer las mucinas, los azúcares de las proteínas presentes en la pared intestinal que utilizan las bacterias que descomponen la comida en el estómago, y agregarles las enzimas de la sangre del tipo A negativa, transformándola en O negativa. La clave de la cuestión es que las mucinas son muy parecidas a los antígenos y pensaron que si las podían extraer, podrían hacer lo propio con los antígenos. 

Aunque el tipo de sangre O positivo es muy común y se encuentra en 1 de cada 3 personas, su demanda en los hospitales va en aumento. Los grupos sanguíneos que pueden administrarse universalmente son como oro líquido y la alquimia que es la medicina actual, tras décadas yendo en busca de la fórmula, ha acabado descubriéndola. 

No es la primera vez que se lleva a cabo una investigación en esta línea, pero los químicos de la British Columbia destacan debido a sus avances y rentabilidad. Todavía deben seguir haciendo pruebas, pero todo apunta a que si el descubrimiento se consolida, la mayoría de los grupos sanguíneos se podrán transferir de forma universal. 

Te puede interesar